¿Cómo ve un pájaro el mundo?

Un estudio nos acerca a la respuesta y nos devela un nuevo dato sobre la evolución de las aves y su mirada.

Los pájaros son maestros del asombro. La anatomía de sus plumas nos fascina, su vuelo milimétrico nos hipnotiza, y su canto tiene la capacidad de tranquilizarnos. Nunca hemos dejado de estudiar a las aves, ya que tienen capacidades que nos siguen sorprendiendo: por ejemplo, la de guiar su vuelo a partir de las “brújulas” que tienen en los ojos.

Pero, ¿alguna vez te has preguntado cómo ve un pájaro el mundo?

mirada-pajaros-como-ven-aves-ultravioleta

Estos seres alados pueden percibir rayos ultravioleta. Contrario a nosotros, que sólo tenemos tres células fotorreceptoras en la retina para captar ondas de luz que se convierten en los colores azul, rojo y verde, los pájaros tienen cuatro de estas neuronas oculares. Esto les proporciona la capacidad de percibir rayos ultravioleta.

Para saber por qué ha evolucionado así la mirada de los pájaros y otras especies, un equipo de investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia, diseñaron una cámara para capturar imágenes de la vegetación tal y como las vería un ave. La cámara recrea la sensibilidad espectral de distintas especies de pájaros, lo que permitió a los científicos comparar distintas miradas y sus variantes: por ejemplo, entre células que captan ultravioleta y violeta, y generando otra serie de imágenes de vegetación captadas en azul, verde y rojo.

mirada-pajaros-como-ven-aves-ultravioleta

Así, los investigadores descubrieron que la visión UV de las aves les permite ver mejor los contrastes de la vegetación. Dan-Eric Nilsson, profesor del Departamento de Biología de la Universidad de Lund, lo explicó de la siguiente manera:

Lo que parece ser un desastre color verde para los humanos, consiste en hojas claras y fácilmente distinguibles para los pájaros. Nadie sabía esto hasta que se realizó este estudio.

mirada-pajaros-como-ven-aves-ultravioleta

Esto le sirve a los pájaros para poder ver mejor entre las frondosidades de sus hábitats, que suelen ser selvas y bosques tupidos y oscuros; para que los pájaros puedan sobrevolarlos y encontrar comida, necesitan percibir los rayos ultravioleta que se irradian de las hojas.

Saber esto no sólo nos ayuda a comprender mejor la evolución de los pájaros y su mirada, sino que también es un ejercicio de empatía necesario para comprender a cualquier otro ser. Y qué mejor si es uno que nos encandila tanto como las aves.

 

* Imágenes: 1, 2) CC; 3, 4) Universidad de Lund



Tu nariz puede captar las buenas y malas vibras (la 💯cia te dice cómo)

Percibir las “buenas” y “malas” vibras puede ser una forma de comunicación inconsciente, e incluso una ventaja evolutiva.

¿Has sentido un extraño escalofrío al entrar a una casa o habitación, como si de pronto algo cambiara en el ambiente, pero no puedes explicar por qué? Muchas veces la gente nos agrada o nos disgusta sin que medien palabras, y lo mismo pasa con ciertas situaciones o lugares: despiertan en nosotros una breve aunque potente reacción emocional

La “energía” de los lugares o personas (la “vibra” o la energía de las cosas, si prefieren un enfoque mágico) podría explicarse científicamente como un conglomerado de señales químicas mediante el cual los humanos transmitimos y recibimos señales de otros a través del olfato y los aromas, incluso a través del tiempo. 

Esas vibras son algo así como fantasmas de las emociones de alguien más, captadas a través del olfato. Las reconocemos, incluso pueden afectarnos psicosomáticamente, pero no podemos explicar de dónde salieron.

Esta es la hipótesis publicada en la revista Psychological Science por un equipo de investigadores de la Universidad de Utrecht, en Holanda. Desde 2012 intentan determinar si los humanos producimos señales químicas que, a su vez, otros pueden detectar e interpretar.

Sincronización emocional olfativa

Los aromas son capaces de despertar en nosotros todo tipo de emociones, de la atracción al asco. Tomando eso en cuenta, los investigadores hicieron un experimento en el que un grupo de hombres observaba una serie de videos aterradores o desagradables, utilizando un tipo de playera particular (o remera, para nuestrxs lectorxs fuera de México).

Previo al estudio, cada hombre recibió un estricto protocolo de aseo corporal. Esto para no enmascarar el aroma particular que cada persona produce como resultado de un estímulo o refuerzo negativo, como ver una serie de imágenes desagradables.

Después, los investigadores le dieron las playeras a un grupo de mujeres, con el fin de captar sus reacciones inmediatas al olerlas. El estudio mostró una relación directa entre el gesto de las mujeres y el tipo de videos que habían visto los hombres. En palabras del propio estudio, las mujeres se “sincronizaban emocionalmente” con la emoción que había experimentado el portador de cada playera.

Pero eso no es todo. Unos años después reprodujeron el experimento, esta vez utilizando refuerzos positivos en los hombres. Como esperaban, las mujeres tuvieron una expresión positiva, acorde con el estímulo recibido por los hombres. En palabras del doctor Jasper H. B. de Groot, uno de los coautores:

“Nuestros descubrimientos sugieren que tanto los estados negativos como los positivos (como la felicidad) pueden transferirse a través de los aromas.”

como-alejar-malas-vibras
Las reacciones emocionales espontáneas (o “vibras”) pueden ser mensajes codificados que nuestro olfato detecta.

Más allá de la dicotomía buena/mala vibra

Este proceso es menos místico de lo que podríamos pensar, pero igualmente interesante. Tendemos a creer que somos “visuales” o “auditivos” según nuestra personalidad, pero nuestra impresión inmediata e inconsciente del mundo se compone de más cosas de las que vemos y escuchamos. De hecho, parece ser resultado de un escaneo constante de nuestro entorno, tanto en la vigilia como durante el sueño. A diferencia de nuestros ojos y nuestra boca, la piel, nariz y los oídos no tienen algo que los cierre del todo frente a estímulos exteriores. 

Cada sentido desencadena señales que nuestras neuronas interpretan como imágenes, sonidos, sabores y aromas, según sea el caso. El problema es que no es sencillo describir los aromas, mucho menos las sensaciones que nos producen. Piensa en tus reacciones corporales al oler olores agradables y desagradables.

buenas-vibras
Los animales reciben mucha información de su entorno a través del olfato.

Las señales químicas de De Groot y sus colegas encontraron, son apenas la punta del iceberg para entender el sentido de este tipo de comunicación o transmisión de información entre humanos. Los científicos sospechan que el olfato nos aporta un panorama perceptual que pudo ser relevante en la prehistoria de nuestra especie.

En la naturaleza se ha observado que muchos animales muestran respuestas colectivas frente a los peligros de su entorno. La presencia de un depredador se aprecia con el olfato antes que con la mirada. La reacción de alerta de un simio comienza con estímulos sensoriales: probablemente el olor de la leona fuera más fuerte que el ruido de sus zarpas entre la hierba. Además, al oler una señal de peligro, un individuo alerta al resto de los suyos, lo que aumenta las posibilidades de supervivencia colectiva.

Queda mucho por conocer todavía acerca del mecanismo de la “sincronización emocional” y las señales químicas que enviamos y recibimos. Tal vez lo que necesitamos es un lenguaje para comprender qué es lo que nuestro olfato trata de decirnos.



Mira el mundo como lo ven las aves; las fotos aéreas de Karolis Janulis (Fotos)

El sentido estético de este artista nos regala un atisbo de nosotros desde los cielos, en imágenes que proyectan casi movimiento.

Dicen que la realidad depende del punto donde se le vea. Nosotros los humanos, acostumbrados a ciertas perspectivas estéticas, inconscientemente hacemos de esas imágenes parte de nuestra forma de pensamiento. Pero, ¿si tuviéramos la oportunidad de observar la física cuántica o hasta las lejanías del universo? quizá pensaríamos distinto de como lo hacemos cada uno.

Con esto en mente, el fotógrafo lituano Karolis Janulis, recorre los paisajes desde el aire volando, o con drones, para regalarnos las más espectaculares vistas. 

Por el momento en las alturas, en el aire, tomando algunas fotos desde la vista de las aves para compartir contigo. ¡Disfruta! nos comparte desde su nutrida cuenta de instagram.

Quizá su mayor virtud es la elección de los elementos, que aparecen casi lúdicos en su acomodo terrestre. Montañas, lanchas, bañistas, ríos, carreteras, caminantes… Probablemente nunca los habías apreciado desde el punto de vista de las aves, y desde luego, desde la exquisites estética que derrama este fotógrafo.

[Boredpanda]