El aislamiento por la pandemia ha sido un duro golpe para muchos, pero la realidad es que hay ciertos beneficios. En uno de los principales corredores corporativos de la CDMX, Santa Fe, las oficinas lucen vacías y, aunque esto supone una pérdida, para los trabajadores se traduce en descanso mental.

Muchos aseguran que las oficinas no volverán a ser las mismas. Los lugares de trabajo deberán adaptarse a los nuevos tiempos y necesidades, quienes no lo hagan en definitiva podrán sufrir las consecuencias.

oficinas-pandemia-trabajadores-beneficios-salud-mental

El objetivo para los corporativos es garantizar la productividad sin sacrificar la salud. Además de motivar un regreso seguro a las actividades. No obstante, por ahora nada está escrito. Hasta que no se asegure el desarrollo de una vacuna es posible que no se vuelva a las oficinas por completo.

De acuerdo con la inmobiliaria internacional Cushman & Wakelfied, Santa Fe en Ciudad de México aumentó 40% de disponibilidad de metros cuadrados. Mientras tanto, en San Pedro Garza, Monterrey, la disponibilidad aumentó un 32%. Pero ¿cómo se traduce esto en beneficios para la sociedad?

El descanso mental que otorgó la Covid-19 a los trabajadores de la CDMX

Uno de los factores que tomó más relevancia al inicio del aislamiento es el cuidado mental. Permanecer en el mismo sitio durante varios meses puede mermar el pensamiento. Sin embargo, para algunos el hecho de permanecer en casa fue una oportunidad de descanso tanto físico como mental.

A pesar de que estar en aislamiento implica grandes esfuerzos, tener la oportunidad de hacer home office es una forma de descansar del riguroso ritmo de la vida moderna. Los largos trayectos, el tiempo en medio del tránsito y las condiciones del transporte público muchas veces se traducía en un gran cansancio y estrés. Hoy miles de personas volvieron a casa y a la experiencia de una vida pacífica.

home-office-pandemia-oficinas-trabajadores-salud-mental
futurelearn

Han encontrado un lugar de serenidad que implica alejarse del transporte, gastos extra, traslados y mucho más. Desde hace mucho tiempo el hogar no era un refugio para el alma y ahora es el principal espacio de equilibrio y seguridad mental. El confinamiento ha sido la principal estrategia para evitar contagios. No obstante, es posible que el trabajo en casa se vuelve una práctica nueva y común que garantice una mayor productividad por parte de los trabajadores.

Es verdad que el tiempo en casa nos otorgó algo que la sociedad pedía a gritos: una pausa. Gracias a este tiempo muchos tuvieron la oportunidad de replantearse nuevas prioridades, evaluar su postura en el mundo y por qué no, recuperar aquello que añoraban.

Sigue leyendo: Hikikomori: el síndrome de los jóvenes que viven en aislamiento por años