¿Sabes lo que es la microbiota? Quizá no sea muy agradable el tema, pero sí que es de interés conocer lo que puede aportar a nuestra salud. 

Si algún día te has planteado la pregunta sobre si eres totalmente autónomo, desde el punto de vista biológico, la respuesta sería un no rotundo. No lo parece, pero dentro de nuestro cuerpo viven millones de microbios que ayudan a mantenerlo sano. Paradójico, ¿no?

Trillones de microbios colonizan el cuerpo humano. Esta comunidad de agentes imperceptibles a la vista son bacterias, arqueas, virus, hongos y protozoos, que en conjunto reciben el nombre de microbiota humana. No te preocupes, no han invadido tu cuerpo de un día para otro, sino que se desarrollan desde el nacimiento, incluso antes, formando una relación simbiótica muy marcada.

microbiota microbios intestino

Se estima que los organismos microscópicos que habitan en nuestro cuerpo, constituyen aproximadamente la mitad de nuestras células. La más conocida y estudiada es quizá la microbiota del tubo digestivo, comúnmente conocida como flora intestinal y es de suma importancia, aunque no es la única que existe.

Se ha demostrado que cambios en la microbiota del tubo digestivo están asociados a enfermedades infecciosas e inmunomediadas. La susceptibilidad y el desarrollo de enfermedades responde a los cambios y variaciones de los microorganismos presentes en el tracto digestivo. Además, también tiene una incidencia directa en el sistema inmunológico y por ende, en la respuesta a las intervenciones terapéuticas.

microbiota humana microbios intestino

También está sumamente ligada a procesos relacionados con el funcionamiento del sistema nervioso y el cerebro. La microbiota produce sustancias que atraviesan el epitelio intestinal, llegan a la sangre y finalmente cruzan la barrera hematoencefálica, llegando al cerebro. Neurotransmisores necesarios para la generación de la sinapsis como la serotonina y la dopamina, depende directamente este cultivo de microorganismos.

La dieta influye en la composición de la microbiota

Sobra decir que mantener a nuestros microscópicos aliados en perfecto estado, es de vital importancia. Una dieta rica en azúcares y grasas saturadas puede modificar la composición de la microbiota en poco tiempo. Con esto se desata una serie de consecuencias que van desde enfermedades simples hasta el cáncer.

La alteración de la microbiota se conoce como disbiosis, cada día son más los estudios que la relacionan con el desarrollo de Alzheimer y otras enfermedades del sistema nervioso central.

microbiota afecta funcionamiento cerebro

Para evitar la disbiosis intestinal lo más recomendable es llevar una dieta saludable, rica en frutas y verduras. Es entendible que la vida acelerada de las grandes ciudades y los horarios laborales, a veces son un obstáculo para lograr mantener una dieta saludable. No obstante, es necesario replantearnos nuestra relación con la comida.

Además también se recomienda reducir el consumo de alcohol, tabaco y carbohidratos simples (como azúcares y harinas refinadas). No está de más reforzar las medidas con mínimo 30 minutos de ejercicios al día, para oxigenar correctamente al cerebro y de esta forma, se liberen sustancias que favorecen el buen funcionamiento del organismo.

Referencias: 

Maria Y Giovanni, Johanna S Schneider, Thomas Calder, Anthony S Fauci, Reenfocar la investigación de la microbiota humana en enfermedades infecciosas e inmunomediadas: avanzando a la siguiente etapa, The Journal of Infectious Diseases , 2020. DOI 

Sigue leyendo: Modifica tus bacterias intestinales con un poco de algas