Desde la superficie la Navidad tiene rostro de árboles navideños, regalos, chocolate caliente, una deliciosa cena y en algunos casos un portal de Belén. Sin embargo, haciendo una parada en los pequeños rincones de cada detalle encontramos a la microbiología navideña.

Más allá de la clara superficie, todo un mundo microbiano se esconde bajo los detalles más representativos de la Navidad. No se trata de un cuento de fantasía, sino de los verdaderos bichos que renacen durante las fechas más especiales de invierno y hacen de estas celebraciones algo muy especial.  

Si te estás preguntando de qué estamos hablando, pues entonces pon mucha atención. La microbiología navideña reconstruye la historia de aquellos organismos que viven en los adornos, cenas y momentos especiales de la Navidad.

Nos explica qué hacen y por qué son tan navideños. Tal vez no te interesen mucho los microorganismos, pero si te dijéramos que gracias a estos pequeños seres un árbol de navidad consigue su mágico aroma o que son el toque especial de cada cena navideña ¿querrías saber más?

Microbiología navideña en todo su esplendor

Árbol de navidad

Para que un bello árbol navideño llegue hasta tu casa (en el caso de que sea natural) antes pasó por un proceso único. Miles de microorganismos tuvieron que ponerse de acuerdo y colaborar para crear la rizosfera.

Esta es una zona del suelo que rodea la raíz de un árbol y ayuda a que estos crezcan sanos y alcancen un gran tamaño. Los organismo otorgan nitrógeno y otras sustancias al árbol para favorecer su crecimiento.

Además, estos organismos también ayudan a evitar enfermedades en el árbol, microbiología navideña al natural. Una mezcla de salinidad del suelo, calor y mucho trabajo microbiológico hacen todo lo posible para que al final de la temporada disfrutes de un hermoso árbol. (Esperamos que hayas adquirido algún árbol en maceta para mantener la vida de estos mágicos seres). 

arboles-navidad-organismos-microbiologia
Jay Stocker /Shutterstock

Chocolate caliente

Sin microorganismos simplemente no habría chocolate. Los hongos microscópicos que se encuentran en dos etapas de la producción de este delicioso y natural ingrediente son básicos para su desarrollo.

Primero son imprescindibles para hacer crecer el árbol de cacao y crear una simbiosis perfecta entre los azúcares y el agua. Después son indispensables para crear el delicioso saber del cacao a partir de su fermentación en dos hongos: geotrichum sp. y candida krusei

chocolate-caliente-microbiologia-navideña-organismos
fcafotodigital /iStockPhoto

Cena de Navidad

Ya sea champagne, vino, cerveza, etc…, las bebidas de estas épocas también son microbiología navideña pura. Gracias a la fermentación, es decir hongos y microorganismos al por mayor, es posible tener bebidas alcohólicas para brindar.

Para producir cualquier bebida espumosa y con un ligero toque de alcohol se necesita la fermentación de los azúcares. Distintas bacterias y hongos intervienen en este proceso, incluso en las bebidas que no contienen alcohol.

Además, también se encuentran los aperitivos, los cuales muchas veces también tienen la intervención de bacterias y hongos, tales como los encurtidos y quesos. 

microbiologia-navideña-organismos-comida-cena-bebidas-navidad
Vía Aefa

Portal de Belén

Por si faltara más, el portal de Belén también es parte de la microbiología navideña. En esta ocasión todo se lo debemos a los animales que aportan calor a esta escena de Navidad. Entre algunas mulas, un buey o tal vez vacas, los animales de este nacimiento aportaron con unos cuantos organismos al ambiente. 

portal-belen-microorganismos-animales-calor
Vía El Español

Sigue leyendo: Haz cerveza casera con tu árbol de Navidad (5 sencillos ingredientes)