Siempre el ejemplo son otros países, otros líderes, otros jóvenes, otras personas. Pero, ¿realmente cuánto tiempo de tu día has tomado para pensar qué es lo que podrías hacer (o está haciendo México) por el medioambiente?

Al parecer, a los mexicanos nos preocupan poco los recursos, el territorio y nuestra cualidad de país megadiverso. No es coincidencia que, a la par, tan sólo el año pasado el asesinato de defensores medioambientales (en su mayoría indígenas) aumentó un 400% en el país o que, en tan sólo 30 años, perdimos 1/4 de nuestras selvas y bosques. Pese a que estas cifras rayan en lo sombrío, seguimos tomando el tema como una preocupación que le concierne a unos cuantos, o como una responsabilidad que sólo recae en nuestros líderes políticos. Aunque sin pensarlo mucho, se trata de un asunto sustancial que la conciencia contemporánea de la época necesita.

huelga climatica-mexico-medioambiente-mexicanos
FFF México

 

Las estadísticas son un espejo: ¿qué tanto les importa el medioambiente a los mexicanos?

La consultora Kantar realizó un estudio en el que analiza la participación de las personas en la emergencia climática. La lista comprende 24 países de Latinoamérica, Asia y Europa en donde se realizaron encuestas a los consumidores para definir si tienen un papel activo o no en esta urgencia mundial.

En el caso de México, el resultado fue devastador: el 78% de los mexicanos no tienen interés alguno en el medioambiente ni toman acciones al respecto, mientras que un 5% de los mexicanos mantiene un pensamiento “eco” que sí lleva a la práctica. El resto del porcentaje se mantiene en la línea divisoria del “me importa, pero me cuesta hacer un cambio”.

Cada país alrededor del mundo tiene de qué preocuparse: Venecia por el nivel del mar, China por su contaminación, Estados Unidos por las emisiones de CO2 y México, con el desperdicio de agua, por la contaminación y la venta de nuestro territorio a empresas extranjeras. A pesar de ser un derecho humano, cerca de17,700 personas mueren al año por problemas relacionados directamente con la contaminación.

Pero realmente, ¿qué es lo que les preocupa más a los mexicanos en esta crisis ambiental? La encuesta revela que al 44% de los mexicanos le preocupa la escasez y desperdicio del agua, mientras que la emergencia climática sólo le preocupa al 16% de los mexicanos y la contaminación a un 12%.

Cada uno de estos factores es tan importante como los otros. Entender que el gasto de agua puede relacionarse con la conciencia ambiental, o que la quema de recursos naturales nos ahorraría contaminación, nos demuestra que la cadena de cuidado es funcional y que si tomamos en cuenta el actuar en un ámbito particular, cada uno de los demás mejorarían. 

También en Ecoosfera: Indígenas toman la iniciativa y se rebelan contra el plástico y la contaminación

mexico-medio-ambiente-cambio-climatico-encuesta

 

No todo son malas noticias: ¿qué hace México por el calentamiento global, la contaminación y la crisis climática?

De acuerdo con la encuesta, hasta ahora los mexicanos han optado por algunas acciones que ayudan directamente a no acrecentar la emergencia climática, como el uso de botellas reutilizables que utiliza un 46% de la población, el jabón en barra que se ubica en un 45% o incluso los trapos lavables que ya son usados por el 85% de los mexicanos.

Pese a que los indicativos arrojan luz sobre una transformación de la dinámica de consumo de algunos mexicanos, todavía faltan más. Pero un 79% ya eligió cocinar en casa con productos naturales y 48% ha optado por utilizar la bicicleta (lo cual implica avances extraordinarios en el sector salud y en la movilidad de la ciudad).

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura
Gittemary

Es cierto, gran parte del impacto ambiental que genera México se debe a grandes empresas como Pemex –que recientemente fue incluida en la lista de las 20 empresas petroleras más contaminantes del mundo–. Sin embargo, de nuestro lado es posible lograr que las decisiones políticas no sean un reflejo de nuestro modo de actuar como mexicanos. Estemos dispuestos a utilizar el civismo y la responsabilidad para detonar el cambio de nuestro paradigma desde cualquier trinchera.

El objetivo es aplicar acciones que ayuden a la metamorfosis del territorio para provocar cambios sustanciales que tarde o temprano se vean reflejados a nivel cultural. Es para nosotros. 

 

Sigue leyendo: El exceso de basura, lluvias y calles de la CDMX