Es oficial: los productos hechos a base de cannabis, o marihuana, ya podrán ser adquiridos legalmente en México, sumándose a la ola transformativa que ha llegado a países como Canadá y, más recientemente, Tailandia.  

El pasado miércoles, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) concedió 38 permisos que permitirán la venta de artículos por parte de empresas privadas mexicanas y extranjeras en el país. 

 

¿Qué clase de productos?

Los artículos cuentan con menos de 1% de THC (ingrediente activo de la marihuana) y fueron sometidos a lineamientos cautelosos, pues se espera su uso responsable y regulado.

¿Cuándo se iniciará la venta? Dentro de 1 mes podrás adquirir cannabis en la forma de suplementos, tés, gotas, aceites y cosméticos.

 

¿Para qué sirven? 

Los productos aprovecharán los efectos relajantes y analgésicos de esta planta, sin conservar sus efectos psicoactivos. Más bien, funcionarán como una alternativa natural para el tratamiento de la artitris, la epilepsia, la ansiedad, el insomnio y el dolor menstrual.

El titular de la COFEPRIS, Julio Sánchez y Tépoz, no descarta que pronto sean aprobados productos con concentraciones más altas de THC, aunque éstos tendrán que ser controlados, tal como se hace con muchos otros medicamentos. 

 

¿Cuánto costarán?  

Pueden llegar a costar 800 dólares, pero al parecer no habrá que vaciar por completo los bolsillos: los costos de los productos se reducirán en más de cinco veces, aunque aún no contamos con cifras exactas.

Esta noticia representa un importante cambio de paradigma para el país. Es el resultado tangible de las reformas para el uso personal, medicinal y recreativo de la planta que pronto se implementarán, uniéndose a la tendencia mundial que busca descriminalizar esta sustancia.