A veces la vida nos regala arrobadoras escenas que implican una perfecta sincronía de fuerzas o elementos. Un buen ejemplo de lo anterior es lo que recién ocurrió sobre los cielos británicos, justo encima del Castillo de Clun, en Shropshire (al oeste de Inglaterra). Durante la lluvia de estrellas Oriónidas –que se genera a partir de la estela del cometa Halley–, un meteoro explotó y se desintegró justo arriba del edificio medieval.

cometa-castillo-meteoro-inglaterra

Para fortuna de quienes no estuvimos ahí en persona, el fotógrafo Nick Jackson tuvo oportunidad de documentar el espectáculo. 30 imágenes fueron ensambladas en un breve video, que muestra cómo el meteoro pasa pintando el cielo y luego se desintegra en una poética explosión. El Castillo de Clun sirve como marco para embellecer la escena y ofrecer un paisaje en el que la historia y la naturaleza convergen con sorpresiva belleza.