Para encontrar resonancias más allá de la incertidumbre y la extrañeza de las circunstancias actuales, queremos compartir contigo algunos de los mejores álbumes de lo que va de 2020, porque en la música podemos explorar nuevas propuestas para mirar el mundo y encontrarnos con él. 

Empezamos la segunda mitad del año y es momento de hacer un recuento de la mejor música que se ha producido en este 2020. No se trata de enfocarnos en ningún género en particular sino de hace una combinación de estilos distintos para que, sin importar tus gustos, puedas encontrar algo para ti. 

También te puede interesar: Música fresca para escapar de la nueva normalidad (con gusto y estilo)

 

(Algunos de) los mejores álbumes de 2020 

Wilma Archer, A Western Circular

Una gran combinación entre lo casero y lo sofisticado del sonido. Este álbum es una gran mezcla de texturas que dejan su sello en cada canción. Los sintetizadores psicodélicos y las guitarras electroacústicas son una de las contantes. En A Western Circular colabora un fantástico equipo de artistas invitados que incluye a MF DOOM, Samuel T. Herring (Future Islands), Sudan Archives y Laura Groves. Will Archer (1991), antes conocido por su nombres artístico Slime, y ahora Wilma Archer, es un productor discográfico inglés e instrumentista múltiple de Newcastle. Actualmente reside en Londres. 

 

Tim Burgess, I Love the New Sky

Para ánimos de angustia, este disco es una celebración optimista del sonido. Es una invitación a una fiesta sin ningún tipo de expectativa o pretensión más que la de pasarla bien. La ligereza de su composición no la hace poco profunda y ser divertida no le quita el ángulo contemplativo. Timothy Allan Burgess (1967) es un músico inglés, cantante y compositor y dueño de un sello discográfico. Es mejor conocido como el cantante principal de la banda de rock alternativo The Charlatans.

 

Lido Pimienta, Miss Colombia

Lido Pimienta (1986) es una cantautora colombocanadiense. Su música incorpora una gran variedad de elementos, incluyendo estilos musicales indígenas y afrocolombianos, al igual que synth pop y música electrónica. Miss Colombia es un álbum bastante representativo de las reflexiones identitarias contemporáneas, sobre cómo honrar un pasado que no ha tenido un discurso dominante. Es fresco y sin duda invita a mover el cuerpo y a cantar, incluso sin conocer la letra.  

 

Car Seat Headrest, Making a Door Less Open

Car Seat Headrest es una banda estadounidense de indie rock formada en Leesburg, Virginia, y actualmente ubicada en Seattle, Washington. La banda está compuesta por Will Toledo (voz, guitarra, piano, sintetizadores), Ethan Ives (guitarra, bajo, coros), Seth Dalby (bajo) y Andrew Katz (batería, percusión). Este nuevo álbum, sin embargo, es un distanciamiento de la fama en la que está montada la banda. En este extraño disco Will Toledo busca nuevos sonidos y texturas, y logra con éxito transmitir una sensación mundana que se deja habitar muy bien. 

 

EOB, Earth

Este álbum de 2020 es una diáspora bella y exitosa. Ed O’Brien ha sido una parte (a veces) subestimada pero crucial de la banda Radiohead desde sus inicios. No obstante, su voz no había encontrado un tono para independizar su mensaje y proceso creativo. Pero este año O’Brien finalmente abrió la puerta para compartir una mirada única con el lanzamiento de su excepcional debut en solitario, bajo el apodo de EOB. 

 

070 Shake, Modus Vivendi

Nacida de una madre inmigrante dominicana, Danielle Balbuena (1997) creció con influencias de Lauryn Hill y My Chemical Romance. Mejor conocida por su nombre artístico, 070 Shake, es una artista estadounidense de hip hop de North Bergen, Nueva Jersey. Compone con los ojos de frente y no parece tener la necesidad de mirar atrás. Modus Vivendi es un álbum con sonidos futuristas e hipnotizantes que tienen distintas dimensiones.  

 

Mac Miller, Circles

Circles es el sexto álbum de estudio del rapero y cantante estadounidense Mac Miller. Fue lanzado póstumamente el 17 de enero de 2020 por Warner Records, y Miller lo estaba trabajando antes de su muerte en septiembre de 2018. El nuevo álbum es la fusión más cohesiva de los intereses en el rock, el soul, el rap, el jazz y el folk que la estrella de Pittsburgh persiguió a lo largo de su vida. Jon Brion fungió como productor durante todo ese proceso. Este álbum queda como un gran recuerdo de la intersección entre la melancolía, la compasión y el dolor. 

 

Kate VN, Room for the moon

Dos mundos distintos se encuentran en un mismo espacio que se vuelve impredecible. Por un lado, la artista nacida Ekaterina Shilonosova canta y toca la guitarra en la vibrante banda de pospunk G (Glintshake). Por el otro, trabaja con la Orquesta Scratch de Moscú, un conjunto inspirado en la improvisación musical. Este gran álbum de 2020 se inspira en las fantasías de hadas y en los imaginarios de comedias infantiles rusas y japonesas de los años 70 y 80. Entre la adulta que busca a la niña se abre un canal directo para diluir la ilusión que separa a la parte mental y emocional de la experiencia humana. 

 

Koreatown Oddity, Little Dominiques Nosebleed

Koreatown Oddity es un productor de Los Ángeles especializado en raw hip hop shit. Su talento no se agota, pues también es humorista y guionista. Little Dominiques Nosebleed es su cuatro LP y en él explora temas autobiográficos que narran la historia de su familia desde la mirada íntima de la ventana de un vecindario. Las memorias son cálidas y la música se deja escuchar muy bien.

 

Fiona Apple, Fetch the Bolt Cutters

Después de varios años, Fiona Apple regresó en un momento crítico, en medio de una pandemia mundial. Elocuente, provocador y novedoso, Fetch the Bolt Cutters hace del hogar un actor ineludible. La introspección forzada se refleja en la letra, pero también en la textura de los sonidos. Es un bricolaje casero y transparente que invita a la autorreflexión en torno a los roles sociales y cómo nos desdoblamos en ellos. Sin duda, uno de los mejores (e inesperados) álbumes de 2020. 

 

Sigue leyendo: Música fresca: Krautrock, el fénix de las ruinas