La nuestra es una era hiperbólica. Existe un culto por lo exagerado y lo descomunal, y el prefijo mega –palabra griega para expresar lo grande– antecede ahora a muchas palabras. Una de ellas es la palabra “megaproyecto”, que refiere a proyectos de infraestructura de escalas tan gigantescas que su gasto representa el 8% del PIB a nivel mundial.

El problema de la hiperbolización contemporánea es que está causando catástrofes sociales y ambientales de magnitudes, precisamente, enormes. Por eso la palabra “megaproyecto” se ha vuelto sinónimo de otras palabras como “destrucción” y “despojo”, algo que los pueblos indígenas de México y el mundo tienen muy presente, ya que son quienes sufren la destrucción y el despojo promovido por los megaproyectos.

megaproyecto-sustentable-captador-pluvial-cheran-mexico

Sin embargo, los megaproyectos son también una respuesta a las necesidades de un mundo en constante revolución y crecimiento. El problema es que son una respuesta que, mal gestionada, se ha vuelto completamente insustentable, y que sólo ha beneficiado a los pocos que monopolizan el mercado de estas megaestructuras.

Pero lo grande no es malo per se: los megaproyectos pueden ser sustentables, como lo demostró el pueblo purépecha de Cherán, en México.

Los pobladores de esta región tarasca frenaron el asalto a sus bosques por parte del crimen organizado en el 2011. A raíz de su levantamiento comprendieron la importancia de autogobernarse, no sólo para salvar la vida, sino para volverla sustentable.

megaproyecto-sustentable-captador-pluvial-cheran-mexico

En términos ambientales, Cherán no sólo ha logrado reforestar sus bosques y ser un municipio libre de basura, sino que también han demostrado, con su proyecto de captación de agua en el cerro Kukundicata, que los megaproyectos pueden ser sustentables.

A través del Consejo de Mayores, y con el financiamiento de la Fundación Gonzalo Río Arronte y del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), los habitantes de Cherán iniciaron hace 4 años la construcción de su propio megaproyecto sustentable.

Se trata del sistema de captación de agua de lluvia (SCALL) en un cráter del cerro Kukundicata. Ahí los cheraneses construyeron un tanque recubierto con una geomembrana para recolectar el líquido, el cual es captado y transportado posteriormente a una planta purificadora a través de un sistema de líneas de conducción y cisternas que se alimenta de energía solar.

El antiguo cráter es capaz de almacenar 20 millones de litros de agua.

Constituye el captador de agua pluvial más grande de América Latina.

megaproyecto-sustentable-captador-pluvial-cheran-mexico

Este megaproyecto sustentable no implicó la construcción de grandes infraestructuras, sino que aprovechó un espacio ya provisto por la naturaleza. Así, se realizó una gran obra que no implicó los grandes impactos sociales y ambientales que han tenido los megaproyectos en general.

Al contrario: este megaproyecto sustentable ayuda a ahorrar agua y a reducir el problema de la escasez de este líquido, abasteciendo a 15 comunidades aledañas al municipio de Cherán.

Así, si algo nos demuestra este municipio autónomo es que las comunidades indígenas no sólo son capaces de autogobernarse, sino que no le temen a la vorágine hiperbólica de nuestros tiempos. Nos han demostrado que podemos seguir pensando y viviendo en grande, sin que eso implique devastar el entorno.

megaproyecto-sustentable-captador-pluvial-cheran-mexico

 

* Imágenes 1, 2, 3 y 5) Flickr kinoluiggi