El bienestar del medioambiente es una preocupación común. La deforestación, la extinción de especies, la contaminación de mares y suelos y las emisiones de gases efecto invernadero son el resultado de la tergiversada relación que el ser humano ha desarrollado con la naturaleza. Los datos respaldan estos descuidos; el problema es que muchas veces queremos ayudar, pero no sabemos cómo. Por eso, hoy queremos compartir tres proyectos que pueden transformar buenas intenciones en acciones concretas. 

Lo que tienen en común estos proyectos, que apuestan por el medioambiente, es que las comunidades están al centro de sus modelos de negocio.  Además, son una muestra de que la innovación de alto impacto no tiene que ser muy compleja. Te invitamos a conocer su trabajo, a que los integres en tu vida o a que te sirvan de inspiración para que tus preocupaciones tengan una salida práctica. 

 

Sistema Biobolsa 

Sistema Biobolsa es una empresa que desarrolla biodigestores que transforman los desechos orgánicos en energía mientras reducen las emisiones de gases de efecto invernadero. Su tecnología fue diseñada principalmente para apoyar a agronegocios y tienen presencia en México, Colombia, Kenia y la India. Se trata de darle un valor agregado a los desechos cotidianos. 

El biodigestor, además, permite obtener un potente fertilizante orgánico a bajo costo que se produce durante el proceso de descomposición. El biogás que resulta de este proceso se puede utilizar para las estufas de cocina o para maquinaria. 

El modelo de trabajo de esta compañía garantiza que las y los usuarios reciban información y un entrenamiento para que puedan sacar el mejor provecho del biodigestor. Aunque en general está pensado para funcionar a gran escala, cualquier persona puede instalar un biodigestor, siempre y cuando tenga el volumen necesario de desechos. 

 

Isla Urbana

Isla Urbana es un proyecto dedicado a contribuir a la sustentabilidad en México a través de la captación de lluvia. El agua es uno de los pilares para el bienestar medioambiental y actualmente enfrentamos una crisis hídrica. Millones de personas carecen de acceso digno y seguro al agua. Así lo ha diagnosticado el Banco Mundial y la Conagua, pues proyectan enormes déficits de agua para el año 2030. Actualmente, al menos 250,000 personas en la Ciudad de México no tienen siquiera una conexión a la red hídrica. 

Es una especie de paradoja que caigan del cielo millones de litros de agua al año y que, aún así, mucha gente no pueda tener acceso a este recurso vital. El diseño de captación pluvial de Isla Urbana es una forma sencilla de recuperar agua sin destruir acuíferos, ríos o a los ecosistemas que dependen de ellos.

La sostenibilidad y el bienestar del medioambiente no dependen necesariamente de innovaciones tecnológicamente complejas. A veces sólo hace falta aprovechar de forma efectiva y eficiente a los sistemas para darles una nueva cara. Se trata de aprovechar un elemento que actualmente se desperdicia: la lluvia. 

 

Iluméxico 

Esta empresa tiene la misión de brindar energía limpia y confiable a miles de familias que no tienen acceso a electricidad. A través del uso de la energía solar, Iluméxico cuida al medioambiente con energías limpias, mientras ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas. En México y muchas partes del mundo miles de familias dependen de formas de iluminación como velas o diésel que, además de ser costosas, son dañinas para la salud y el medioambiente. 

Sus equipos solares se diseñan para responder a las necesidades de las personas en tres dimensiones: el hogar, actividades productivas y servicios comunitarios. Ofrecen diferentes esquemas de financiamiento para que el acceso a su tecnología sea económico y garantizan asistencia técnica para que todo funcione de forma adecuada. 

 

Sigue leyendo: Energías renovables: lo que oculta el capitalismo verde