PUBLICIDAD

MEDIO AMBIENTE

Noruega, el primer país del mundo en prohibir la deforestación

La destrucción de los bosques se ha convertido en una de las mayores problemáticas a las que se enfrenta la humanidad. Si bien la obtención de recursos naturales parece ser un mal del que no podemos prescindir, la irresponsabilidad e irregularidad se ha apoderado de la industria. La tala indiscriminada ha estado acabando con los bosques primaros más importantes del mundo. Y con esto peligra tanto la salud de los ecosistemas, como el ciclo del agua y la captura de dióxido de carbono de la atmósfera, tan esencial para combatir el cambio climático. Noruega ha sido uno de los pocos países que ha mostrado gran interés en terminar con las prácticas irresponsables que conllevan a la deforestación y, de hecho, es el único país del mundo en prohibirla.

La historia de protección de los bosques en Noruega se extiende hacia atrás en el pasado. Desde el 2014 cuando se celebró la Cumbre del Clima en Nueva York, el país nórdico se comprometió a asumir la política ‘deforestación cero’. Política que otros países como Alemania y Reino Unido, también se comprometieron a adoptar. Dichas políticas ponían la mira en los productos provenientes de la tala, en especial de especies nativas de la zona. Se limitó entonces la industria procedente de tala ilegal. Misma que producía papel, madera de pino, aceite de palma, así como también el tráfico de pieles, entre otros más.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

También en años anteriores el país escandinavo había mostrado su interés en la conservación del medio ambiente no sólo para sí mismo, sino a nivel mundial. En 2008 donó un billón de dólares a Brasil para ayudar a conservar uno de los ecosistemas más importantes para el planeta, la Selva Amazónica. 

La creación de un círculo económico verde

Pero en un paso decisivo, se ha convertido en el primer país del mundo en prohibir la deforestación por completo. El gobierno noruego firmó un decreto en el que únicamente se permite ayudar y validar comercios completamente sostenibles. Con el objetivo de diseñar una economía verde dentro de su nación y contribuir a extenderla hacia los demás países, dicho decreto solamente permite la validación en el mercado a empresas con iniciativas medioambientales, es decir, se prohibió el ingreso desde otros países, así como la producción nacional de productos que no se apeguen a la obtención de recursos de manera respetuosa con la naturaleza. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La batalla contra el cambio climático no se limita a evitar que los bosques sean talados, sino a cambiar los círculos económicos. Únicamente si se impide la financiación de proyectos ecológicamente dañinos, es que puede lograrse avance en materia. La raíz es el consumo y por lo tanto, si se redirige el mercado hacia proyectos ambientalmente responsables, se puede lograr evitar la extracción indiscriminada de recursos. 

Pero la deforestación no es la única área que preocupa a Noruega. Las emisiones de gases de efecto invernadero de igual manera están en la mira en sus políticas a futuro. Se espera que para 2025 se convierta en la primera nación en prohibir por completo los vehículos que utilizan gasolina como combustible. Con el objetivo de contribuir a alcanzar la neutralidad carbónica, tan necesaria para combatir el calentamiento global. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD