No es un secreto que los mayores defensores del medio ambiente son los pueblos indígenas. Aquellos que han vivido de manera sostenible incluso desde antes de que el término existiera. Desde la antigua China, pasando por los pueblos mongoles, la gente de la Amazonía y los pueblos ancestrales de Australia, entre muchos otros, se han encargado de lanzar lecciones valiosas al hombre moderno. Situándonos en el caso específico de Australia, sus pueblos indígenas han logrado una gran victoria ahora que el gobierno ha cedido ante sus esfuerzos y han recuperado la gestión de la selva tropical más antigua del mundo.

La selva más antigua vuelve a sus guardianes tradicionales

Tras años de continuos esfuerzos para recuperar su hogar, finalmente el gobierno de Australia ha devuelto a sus guardianes tradicionales el Parque Nacional Daintree. El parque ostenta el título de Patrimonio Natural de la Humanidad ya que se cree que es la selva tropical más antigua del mundo. Ha estado habitada desde hace más de 60 mil años por el pueblo de los Eastern Kuku Yalanji, a quienes se les ha escuchado por fin y ahora tendrán participación en la gestión de la selva.

indígenas selva de Australia

El comité de negociación de los guardianes indígenas del pueblo Eastern Kuku Yalanji, llegó finalmente a un acuerdo histórico con el gobierno de Australia. Los representantes indígenas se reunieron con la ministra del Medio Ambiente, Meaghan Scanlon y acordaron la participación de los pueblos indígenas en la gestión de cuatro parques nacionales. Christine Grant, miembro y representante de los Eastern Kuku Yalanji hizo hincapié en la importancia de estas negociaciones luego de cuatro años de pláticas con el gobierno australiano.

Gestión conjunta 

Además del Parque Nacional de Daintree, el gobierno australiano también cedió en la gestión de otros tres parques en el estado de Queensland. Ngalba-bulal, el Kalkajaca y las Islas Hope, serán ahora gestionados por sus guardianes ancestrales. Mismos que han recorrido una larga trayectoria para seguir en pie de lucha y así, salvaguardar a su hogar. El acuerdo cubre en total más de 160 mil hectáreas de tierra que serán administradas en conjunto por sus guardianes indígenas y el estado.

aborígenes australia
Chritine Grant y Leslie Shirreffs, presidentas de Wet Tropics Management Authority.

“Nuestro objetivo es establecer una base para brindar a las personas seguras y competentes caminos. Así como oportunidades de tutoría, capacitación, aprendizaje, experiencia laboral y empleo para nuestro Eastern Kuku Yalanji Bama”, dijo Grant. De esta manera, planean tener el control sostenible de los parques que son destinos turísticos importantes. La gestión planeada cubre áreas terrestres y marítimas para salvaguardar a la naturaleza.

Este hecho histórico se concreta en tiempos complicados para el medio ambiente, si queremos salvar al planeta debemos escuchar a los pueblos tradicionales. Son ellos quienes poseen la sabiduría para gestionar las tierras de una manera sostenible e inocua para todas las partes. Hay que celebrar la devolución de la selva más antigua a sus guardianes indígenas en Australia, un triunfo para la naturaleza.