El congreso más influyente a nivel mundial en la defensa del medio ambiente, aprobó que el 80% de la Amazonía y el 30% de la superficie terrestre y marina, sean designadas como áreas protegidas para 2025. Un triunfo para los pueblos indígenas, quienes se han encargado de cuidar de los bosques incluso a costa de sus vidas.

La Unión Internacional para al Conservación de la Naturaleza (UICN), se reúne en Marsella bajo el Congreso Mundial de la Naturaleza. Este es uno de los congresos más importantes a nivel mundial donde autoridades de todo el mundo se reúnen para definir las prioridades e impulsar las líneas de acción que debe tomar la humanidad para salvaguardar al planeta en materia de conservación y desarrollo sostenible. Más de 1400 organizaciones, miembros de gobiernos, pueblos indígenas y la sociedad civil, se reúnen para votar sobre las iniciativas a tomar en cuenta en los próximos años. Y esta vez, un avasallador voto unánime definió que el 80% de la Amazonía debe designarse como área protegida.

amazonía áreas protegidas

Pueblos indígenas: Impulsores de la iniciativa 

COICA, un grupo que representa a más de dos millones de indígenas de nueve naciones, presentó ante el congreso una iniciativa que pide que cuatro quintas partes de la Amazonía se declaren como áreas protegidas para 2025. El congreso aprobó la moción con un avasallador voto unánime por lo que se buscarán los medios para que la iniciativa se cumpla. Pese a que la UICN no establece políticas legales, es un referente muy grande para establecer la agenda de la ONU.  

“Los pueblos indígenas han venido a defender nuestro hogar y, al hacerlo, defender el planeta. Esta moción es un primer paso”, dijo José Gregorio Díaz Mirabal, coordinador general de COICA y líder del pueblo Curripaco de Venezuela. La moción llega justo cuando la Amazonía está atravesando por una crisis de pérdida crítica de ecosistemas. Durante las dos últimas décadas, la selva ha estado perdiendo alrededor de 10 mil kilómetros cuadrados anualmente. La deforestación causada por los incendios deliberados para dar paso a plantaciones de monocultivos o ganadería, se ha convertido en una verdadera emergencia. Además, la tala ilegal sigue aumentando en regiones circundantes a la selva amazónica.

Por si fuera poco, el cambio climático también ha estado haciendo de las suyas. Miles de especies vegetales y animales han llegado al punto crítico de la extinción. La pérdida de biodiversidad es un derivado de la crisis climática que vive el mundo y no un asunto aislado como a veces se le mira. Tanto el calentamiento global como la pérdida de hábitat son las principales causas de que las especies estén en peligro de desaparecer.

pueblos indígenas amazonía

La Amazonía requiere áreas protegidas 

La iniciativa lanzada por la COICA y aprobada por la UICN, concuerda que las zonas protegidas deben incluir ‘puntos críticos de biodiversidad’ que combinan vida vegetal y animal. Así como el respaldo riguroso de monitorización y aplicación de resoluciones. Incluso, muchos científicos acérrimos defensores de la vida, abogaron por elevar la apuesta a la ‘mitad de la Tierra’. Por ahora, el congreso sólo aprobó buscar la designación de área protegida para el 80% de la Amazonía.

Se espera que, en la próxima Conferencia de Biodiversidad de la ONU (COP15) del mes de mayo, la iniciativa cobre relevancia y se llegue a un estatuto más serio. “La aprobación de esta moción envía una señal clara a los líderes mundiales de que el objetivo de ‘30 para 30’ (30% de superficie terrestre y marina) y el respeto por los derechos de las comunidades indígenas y locales, deben acordarse en la COP15”, dijo Brian O’ Donnell, director de Campaign for Nature.