Los humanos estamos corriendo directo hacia nuestra propia destrucción, desde la Revolución Industrial hemos estado intoxicando la atmósfera con emisiones de carbono provenientes de los combustibles fósiles. Pero hoy en día no son la única opción para la obtención de energía y es urgente la transición hacia energías limpias no contaminantes. Quizá comprar la autodestrucción humana con la extinción de los dinosaurios puede sonar un poco catastrófico, sin embargo, sirve para hacer consciencia. El Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) ha lanzado una curiosa campaña en donde un dinosaurio advierte a la humanidad sobre su camino en picada hacia la autodestrucción si no se actúa a tiempo.

“Sé unas cuantas cosas sobre la extinción”

Para hacer visible el daño que estamos ocasionando al planeta y la necesidad urgente de darle un revés a la postura carbonocentrista, la ONU lanzó un video como recurso para su campaña contra la crisis climática. En él, un dinosaurio llamado Frankie, que es un amigable ejemplar de tiranosaurio rex, se presenta ante la sala principal de la sede de la ONU en Nueva York. El pequeño metraje está pensado para emitirse como un mensaje hacia todos los países y por ello, está traducido a en 35 idiomas. La versión en español está protagonizada por la actriz mexicana Eiza González.

dinosaurio frankie en la ONU
ONU

Frankie se para en el podio para dar su contundente discurso ante los líderes de todo el mundo en la Asamblea General. “Escuchen todos”, comienza el ejemplar de la especie extinta hace 65 millones de años. “Sé unas cuantas cosas sobre la extinción”, continúa. “Extinguirse no es nada bueno”, aclara con un tono determinante. Y suelta una serie de verdades que hemos escuchado por demás en los últimos años, pero que, parecen no resonar en las mentes de quienes están al mando del mundo. Frankie advierte sobre la ya mencionada en múltiples ocasiones, quema de combustible que si no para, nos guiará directo a la autodestrucción.

El sector energético, el más dañino 

Los datos no mienten, el último reporte de la PNUD advierte que “por cada dólar comprometido en la lucha contra la crisis climática, se gastan cuatro dólares en subvenciones a los combustibles fósiles”. Por lo que estas subvenciones anulan la efectividad y van en contra de los esfuerzos para combatir la crisis climática, que a su vez comienza a abrir más la brecha entre clases sociales. Se ha reconocido ya que el cambio climático está afectando en primera línea a aquellos con menos recursos que están al borde de la hambruna.

cambio climático

Según la campaña llamada ‘Don´t choose extinction’ (No elija la extinción), anualmente se invierten 423 mil millones de dólares en subvenciones para combustibles fósiles. Mismos que están destinados a los consumidores en forma de petróleo, electricidad, gas y carbón. Una cantidad cuatro veces superior a la que recientemente David Beasley del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, dijo que se necesita para resolver la crisis alimentaria por la que atraviesan 42 millones de personas en el mundo.

Llegar a todas las consciencias 

El dinosaurio de la ONU, hace aparición justo cuando más se necesita hablar del tema de la reducción de emisiones de carbono. “Con Frankie el dinosaurio, es posible que salgamos con algo un poco diferente, un poco atractivo y con un gran mensaje, que es un mensaje de esperanza. Ya sabes, hay una crisis, tenemos que actuar. Tenemos las soluciones, sabemos qué hacer y podemos hacerlo”, destacó la directora de comunicaciones del Programa durante la presentación de la campaña.

Pero el tiranosaurio rex no es el único recurso de la ONU para llegar hasta las mentes que más se pueda. Prepararon un sitio web que permite leer un libro orientado hacia los niños, sobre el cambio climático. Además de que se puede descargar una herramienta llamada Saurus Rex, que explica conceptos complejos sobre el cambio climático, descritos en lenguaje cotidiano.

Finalmente, también se lanzó una plataforma de inteligencia colectiva llamada Global Mindpool. Donde todo público podrá acceder para rellenar una encuesta donde se les pedirá que hablen sobre sus opiniones, miedos, esperanzas y soluciones ante la creciente crisis climática.