Deforestación COP26En Glasgow, Escocia se está llevando a cabo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021, donde los líderes del mundo están decidiendo el rumbo de la humanidad. Ya se han desprendido las primeras medidas para lograr mantener el incremento de la temperatura global por debajo del 1.5°C desde los niveles industriales. Ampliación de reservas naturales, presupuesto destinado completamente para que pueblos indígenas gestionen el cuidado de los bosques y otras medidas han desfilado por los micrófonos. Ahora, se han puesto las cartas sobre la mesa en cuestión de deforestación y la COP26 ha llegado a un acuerdo mundial, que busca alcanzar la deforestación cero para 2030.

Alcanzar la deforestación cero 

Países como Colombia, Indonesia, Estados Unidos, Noruega, Australia, Brasil, China, Costa Rica, la Unión Europea, Ecuador, Honduras, Guatemala, Perú, Rusia, Turquía, Uruguay y Reino Unido, han adquirido la obligación durante la COP26, de financiar los programas con los que se pretende alcanzar la deforestación cero para 2030. En total, 28 países firmaron el acuerdo que desembolsará 12 millones de dólares de inversión pública para tales fines.

amazonas-deforestacion-cambio-calimatico-brasil-destruccion-2064
Vinícius Mendonça/Ibama

“Tenemos que detener la devastadora pérdida de nuestros bosques”, dijo Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido y anfitrión de la conferencia. Hizo hincapié en que es imperante “poner fin al papel de la humanidad como conquistadora de la naturaleza. Y, en cambio, convertirnos en custodios de la naturaleza”.

Parte de esta financiación se destinará a países en desarrollo para restaurar sus bosques, así como para combatir los incendios forestales. Pero sobre todo, las naciones implicadas se comprometieron a eliminar la deforestación del comercio mundial de la industria alimentara. Como es el caso de la destrucción de la tierra para generar monocultivos destinados a la producción de aceite de palma, soja, cacao, la ganadería, entre muchos otros.

Los gobiernos de diversas naciones no fueron los únicos en adquirir responsabilidades que van acorde con la eliminación de la deforestación durante la COP26. Más de 30 de las empresas financieras más grandes del mundo, han prometido no destinar inversiones en actividades vinculadas a la destrucción de los bosques. Entre los nombres más destacados de dichas empresas se encuentran Aviva, Schroders, East Capital Group y Axa.

deforestación de Amazonía

Del papel a la acción 

Los acuerdos a los que se están llegando durante la conferencia más importante sobre el cambio climático son vitales para redirigir los esfuerzos de la humanidad hacia los directrices correctas. Sin embargo, con anterioridad ya se ha mostrado una brecha enorme entre los planes y programas de papel, y la acción misma. Con anterioridad, en la Declaración de Nueva York sobre los Bosques de 2014, ya se habían tomado decisiones para frenar la deforestación. No obstante, el objetivo no se logró y, por el contrario, las tasas de destrucción aumentaron desde entonces.

El desafío mayor es brincar de las políticas de papel a la acción, sólo de esta manera se garantizará la subsistencia de los bosques. Biomas de suma importancia para aminorar las consecuencias del calentamiento global y el cambio climático, que son una realidad.