Rachel Lindsay es una artista que enfrentó su enfermedad a través de la medicina gráfica. Diagnosticada con un trastorno bipolar y hospitalizada involuntariamente, Rachel decidió dibujar su visión sobre las enfermedades mentales y la atención médica.

Diversos dibujos animados y cómics florecieron de la mente de esta creativa mujer, quien después de abandonar el hospital se dedicó a crear el libro RX: A Graphic Memoir para expresar toda su experiencia.

medicina-grafica.salud-enfermedades-mentales
Rachel Lindsay/Grand Central Publishing

El libro forma parte de la tendencia llamada “medicina gráfica2, un movimiento que utiliza los cómics, novelas gráficas, ilustraciones o infografías como herramientas para la comunicación sanitaria. Es una actividad que sirve para que las personas  puedan explorar  y procesar adecuadamente la experiencia de estar internadas en un hospital. Además, la medicina gráfica puede servir como puente de traducción entre la vivencia de los pacientes y el personal médico. Si bien estas ilustraciones pueden parecer una mezcla amorfa entre ciencia y arte, se han convertido en una plataforma importante para poner sobre la mesa temas que generalmente no se discuten.

Estos cómics albergan infinidad de historias que narran, desde voces plurales, experiencias a veces dolorosas. Algunas historias retratan, por ejemplo, la experiencia de tener cáncer de mama. Este recurso suele funcionar como una especie de diario visual que hace más llevadero el pasaje médico.

salud-hospitales-medicina-enfermedades
Rachel Lindsay

Esta propuesta es importante porque los libros y dibujos expresan la visión de una persona y no la de un paciente. Estos dibujos son una “lucha en contra del poder de los expertos”, son las píldoras de vida.

En la medicina gráfica los artistas presentan sus cuerpos, sus tratamientos, sus enfermedades y sus dolores de la forma que consideran más amigable para el lector.

 

Medicina gráfica como “antídoto humanizante”

La medicina gráfica es la puerta hacia el lado positivo de los hospitales y lo que conllevan. Es una vía de expresión única y sensible que garantiza una perspectiva menos formal y más real. Aunque también es una posibilidad para dejar de ver el mundo médico como algo tan ajeno y sistemático.

Es una oportunidad para humanizar y mejorar las experiencias dentro de los hospitales. Ayuda a que veamos a los expertos como personas que podrían ser caricaturas divertidas y relajadas. Hay cosas, vivencias y situaciones que no se pueden expresar sólo con palabras, y eso es justo lo que hace que la medicina gráfica sea tan efectiva. 

Se trata de abandonar las letras y los ensayos para mostrar el lado gráfico de la medicina, que en ocasiones es crudo y doloroso, pero que puede ser sarcástico y también divertido. 

medicina-grafica-salud-enfermedades
@rlindsay_comics

 

Sigue leyendo: Hospitales de Noruega construyen cabañas para sanar pacientes con naturaleza