Mercurio, podría decirse, es el elemento introvertido de la personalidad del universo. Y es que se trata del planeta más próximo al sol, el cual se encuentra, junto con Venus y Marte, en el centro de nuestro sistema solar, lugar donde se agazapa y se oculta de nuestra vista.

Contrario a Venus y Marte, Mercurio siempre ha sido más difícil de ver debido a su cercanía al sol. Por ello es el planeta más misterioso de nuestra galaxia, aunque no sea el más lejano. No por nada su órbita permaneció siendo un enigma durante siglos, hasta que fue explicada por Albert Einstein y su teoría de la relatividad.

Pero la elongación máxima de Mercurio, este 26 de febrero,
nos permitirá conocer más de este planeta y apreciarlo más brillante que nunca.

maxima-elongacion-mercurio-26-febrero-2019-como-ver-mercurio-observar

Desde el 30 de enero, este misterioso planeta apareció en el cielo nocturno. Pero sólo desde el 26 de febrero, fecha en la cual estará en su máxima elongación, podremos ver a Mercurio en su máximo esplendor, sobre todo desde latitudes septentrionales. Y es que la elongación implica que se encontrará a la mayor distancia posible del sol.

Para los astrónomos aficionados y amantes del cosmos en el hemisferio norte, esta máxima elongación de Mercurio será muy favorable, ya que el planeta permanecerá visible por más tiempo después del atardecer.

Mercurio aparecerá en su punto más alto al oeste, una media hora antes del atardecer local. Algo así como unos 11 grados sobre el horizonte, o algo más que la anchura de la mano extendida.

Si utilizas un telescopio, es posible que puedas ver el disco medio iluminado de Mercurio, que hará parecer a este planeta una versión en miniatura de un cuarto de luna.