Estamos de acuerdo en que el cuidado de una mascota puede ser una tarea demasiado grande para los niños. Pero tener un gato, perro, conejo, hámster u otro compañero de vida que forme parte de la familia le otorga grandes beneficios a los niños.

Anteriormente ya se había demostrado que los niños que tienen mascotas desarrollan de mejor manera su inteligencia emocional. Pero en distintos estudios recientes se ha comprobado que en los niños, aparte de la inteligencia, se fomentan otro tipo de cualidades al tener una mascota.

niños-bebes-beneficios-animales

Cualidades que fortalecen los niños que crecen con una mascota

Autoestima

Actividades como llenar el plato de comida o pasear a la mascota ayudan a los niños a sentir que cumplen con ciertos logros, lo cual incrementa su satisfacción, además de mejorar su sentido de independencia.

 

Menos estrés

En las encuestas que incluye un libro del Instituto WALTHAM sobre la interacción humano-animal, las respuestas de los niños en torno al apoyo emocional de las mascotas indicaron que los animales mitigan las emociones negativas y el estrés.

 

Desarrollo cognitivo

Los juegos entre niños y perros o gatos no son en vano. Estas dinámicas parecen respaldar la comunicación entre especies. Esto provoca que los niños tengan un mejor desarrollo verbal, gracias a que perciben a su mascota como un receptor interesante.

 

Compasión

En ocasiones toda la familia suele participar en el cuidado de la mascota, lo cual reafirma los lazos de trabajo en equipo. En edades tempranas, los cuidados hacia la mascota enseñan a los niños la importancia que tiene la vida de un ser, además de que estimulan una relación de cuidado y protección natural.

 

Después de todo, tener una mascota puede no ser una opción tan mala. Los niños desarrollan habilidades y cualidades que los preparan mejor para vivir en sociedad, para convivir mejor y ser mejores seres humanos.

perros-niños-beneficios

 

Sigue leyendo: 6 formas en que las mascotas impactan en tu salud