La composición de los planetas es uno de los misterios más explorados por el humano. Ya sea por su composición o en busca de formas de vida, siempre estamos atentos a cómo se formó el universo y sus objetos. El descubrimiento más reciente fue el corazón de Marte, el núcleo del gigante rojo.

Gracias a la nave espacial InSight de la NASA se logró analizar la energía de las ondas sísmicas del corazón de Marte. Ese núcleo misterioso, que ahora se sabe que tiene un radio de entre 1,810 a 1,860 kilómetros, mide aproximadamente la mitad de la Tierra.

marte planeta rojo

De acuerdo con la publicación de la revista Nature, los científicos consideran que el núcleo todavía podría estar fundido. El ardiente nacimiento de Marte hace unos 4,500 años revela que ese corazón podría contener elementos ligeros como el oxígeno, hierro y azufre.

Incluso el hallazgo sugiere que Marte, al igual que la Tierra, es un planeta rocoso que se divide en capas. Cada una de estas capas fundamentales (corteza, manto, núcleo) tienen un espesor definido, pero todavía se desconoce de cuánto.

nucleo marte

Para comprender cómo se formó Marte y toda su evolución es necesario determinar con certeza la composición de su corazón y los metales en él. Una vez que esto se sepa los científicos tendrán una mayor comprensión del crecimiento del planeta rojo.

¿Por qué conocer el corazón de Marte?

Revelar la composición profunda de un planeta como Marte devela una nueva etapa en la exploración cósmica. Por primera vez se tiene registro del núcleo de un planeta que no sea la Tierra o un objeto cósmico que no sea la Luna.

El ser humano está llegando lejos con la exploración marciana, pero ¿de qué sirve todo esto? Además de satisfacer una necesidad de respuesta sobre el origen del universo y sus objetos, reconocer la estructura de un planeta distinto permite comparar y registrar la evolución de los planetas.

marte nucleo
NASA

Esto quiere decir que hay más elementos para armar el rompecabezas del universo. Cada planeta nos brinda pistas y señales sobre la creación del cosmos. Parte de entender cada elemento se reduce a la idea de esclarecer nuestra propia existencia.

¿Qué tiene el planeta Tierra que los demás no? ¿Qué elemento fue fundamental para crear la vida? ¿Qué otros tipos de vida podrían existir? Y las preguntas podrían continuar sin final. Hoy se tiene claro que Marte tiene un núcleo, después tal vez se descubran las capas que lo forman y al final podríamos incluso llegar a pisar su superficie.

Sigue leyendo: Alyssa Carson: la astronauta adolescente que se prepara para ir a Marte