Mariposas monarca aumentan 144% (la batalla contra su extinción valió la pena) 🦋👏👏

Con esto se cumple la meta establecida para 2020 en cuanto a ocupación de bosques por parte de estos insectos.

No todo en el mundo son malas noticias. Si bien la población de insectos ha decrecido dramáticamente en varias selvas del planeta, los esfuerzos por su conservación están rindiendo frutos. El ejemplo está en las mariposas monarca, que nos dan una muestra de tenacidad natural al no dejarse extinguir.

En las últimas décadas, esta especie experimentó una dramática reducción de más del 95% en su población, según diversas organizaciones ambientalistas, y el World Wildlife Fund (WWF) advertía ya en 2014 que la migración de la mariposa monarca estaba en riesgo fatal.

No obstante, en los últimos años se ha visto un paulatino incremento en la población de mariposas monarca, después de que en 2014 se registró la menor población migrante de este insecto. Esta vez, la presencia de la mariposa monarca es mayor en un 144%, registrándose una ocupación de más de 6 hectáreas en los bosques de Michoacán y el Estado de México, según la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y el WWF.

 

Se cumplió la meta antes de tiempo

mariposa-monarca-aumento-2019-conservacion-extincion

La meta establecida por el Grupo de Alto Nivel de Norteamérica consistía en lograr que las mariposas monarca ocuparan 6 hectáreas de bosque para 2020. Esto quiere decir que la meta para la conservación de las mariposas monarca se cumplió antes de tiempo, lo que da un margen que podemos aprovechar para que la mariposa monarca deje de poblar la lista de especies en peligro crítico de extinción.

Según Andrew Rhodes, encargado de la CONANP, esta es la mayor superficie que las mariposas monarca han ocupado desde el año 2007, mientras que en 2014 la ocupación fue la más baja, con sólo .67 hectáreas de bosques sirviendo como invernadero para las mariposas.

Sin embargo, las mariposas monarca ocupaban 18 hectáreas en 1997, por lo cual es indudable que aún queda mucho por hacer. Lo bueno es que este precioso insecto es aguerrido: no sólo nuestros esfuerzos por salvarlo cuentan, sino que las mariposas monarca están aplicando mecanismos resilientes para sobrevivir. Se ha comprobado que han encontrado nuevos nichos para hibernar, y se están alimentando de nuevas plantas, todo lo cual da esperanzas sobre la recuperación de esta especie.

No todos son malas noticias, y no todo está perdido. La mariposa monarca nos da un precioso ejemplo de ello.

 

* Imágenes: 1) Cuartoscuro; 2) SEMARNAT



Este año el arribo de la mariposa monarca a México aumentó 69%

Cada año, miles de ejemplares de esta especie realizan un poético trayecto para huir del invierno y llegar a los bosques templados de oyamel y pino en el centro de México

Una de las leyendas de las mariposas monarca cuenta que estas son las almas de los niños que han muerto y regresan. Curiosamente, las mariposas comienzan a llegar a sus santuarios el 2 de noviembre (cuando se celebra el Día de Muertos en México).

Para hacer un cuadro más completo, hasta el año 1997, en su llegada anual a México, la mariposa monarca ocupaba hasta 18 hectáreas de bosque. Por su parte, el año pasado los ambientalistas y personas preocupadas por el medio ambiente quedaron atónitos cuando se registró la llegada más baja desde 1993, año desde el que se hace el monitoreo de la mariposa, con sólo 0.67 hectáreas de bosque ocupadas. 

Desde hace años los ambientalistas han señalado el uso de pesticidas en el área del Cinturón del maíz en Estados Unidos como el causante de la baja en la población de la monarca, pues estos aditamentos han provocado la casi extinción del algodoncillo, que es el principal alimento de las mariposas. 

Este año, por su parte, en relación al pasado, la población de mariposa monarca en México aumentó 69%, ocupando 1.13 de hectáreas. Aunque se trata de una buena noticia, esta estadística pareciera infinitamente lejana a las 18 hectáreas que ocupaba la mariposa en los 90. 

Aún así el aumento de la especie en la región, después de una drástica caída como la del año pasado, ha arrojado nuevas esperanzas para las personas preocupadas por este tema. 

Cada año la mariposa monarca recorre, desde Canadá y Estados Unidos hasta México, al menos 4 mil 200km. El anterior se trata de un poético trayecto que hacen las mariposas para huir del invierno y llegar a los bosques templados de oyamel y pino en el centro de México.



La migración de la mariposa monarca disminuyó 96.5% en sólo 2 décadas

El Servicio de Pesca y Fauna de Estados Unidos ha pedido formalmente al gobierno de su país que se proteja a esta especie

Definitivamente, existe un factor reciente que ha hecho que la mariposa monarca esté disminuyendo súbitamente su población. Aunque la desaparición de la monarca podría atribuirse a fenómenos globales como el calentamiento del planeta, en realidad su sorprendente disminución, por las condiciones abruptas en que se ha dado, pareciera responder a un fenómeno . 

La zona conocida como el Cinturón del Maíz en el medio oeste de Estados Unidos, asociada con la disminución de las mariposas, cada vez es más confirmada como el fenómeno fatal para la especie. Cada vez más organizaciones sociales y científicos han referido que los insecticidas y fertilizantes empleados en esta zona de cultivo están terminando con el algodoncillo, alimento principal de las mariposas. 

Siendo la mariposa monarca un símbolo cabalmente identitario de Norteamérica, no sólo de México, y considerando la preocupante disminución de su especie, el Servicio de Pesca y Fauna de Estados Unidos envió hace unos días una petición solicitando la protección federal para las mariposas monarca: si el gobierno federal de Estados Unidos se comprometiera, entonces se tendrían que tomar acciones contundentes para la eliminación de pesticidas en el Cinturón del Maíz.  

El ecólogo Marcus Kronforst, de la Universidad de Chicago, quien ha estudiado las mariposas durante años, calcula que en 1996 unas mil millones de monarcas migraron a México, mientras el año pasado se registraron apenas unos 35 millones de elementos de esta especie, una abrupta caída que ha levantado el interés mundial por este bello y poético ejemplar.