Por primera vez los astrónomos han podido determinar la forma de la heliosfera en un mapa 3D, esta es el límite que marca el final de la capa más externa del Sol y uno de los límites del Sistema Solar. El descubrimiento sin precedentes podría ayudarnos a comprender de mejor manera la interacción entre nuestro sistema y el espacio más allá de este, es decir el espacio interestelar.

sistema solar

Nuestro Sistema Solar, al igual que la Tierra, tiene su propia burbuja magnética que lo resguarda del espacio interestelar. A esta se le llama heliosfera y está compuesta por iones procedentes del Sol, que viajan a través de todo el sistema hasta instalarse en los límites de este. Desde hace varias décadas conocemos la existencia de esta capa solar que se extiende por todo el vecindario cósmico. No obstante, poco se conocía sobre su forma, lo único que los astrónomos podían asegurar, era que no se trataba de una estructura uniformemente perfecta con forma de esfera.

Un mapa 3D de los límites del Sol 

Ahora, gracias a datos recabados por el satélite Interstellar Boundary Explorer (IBEX) de la NASA, los astrónomos han logrado un mapa 3D de la heliosfera. Lo que significa que por primera vez han podido determinar y medir la forma de uno de los límites del Sistema Solar.

mapa 3D heliosfera
Mapeo de la heliopausa, que es el límite entre la heliosfera (marrón) y el espacio interestelar (azul oscuro). Crédito de la imagen: NASA / IBEX / Adler Planetarium.

Pero la humanidad ya ha tenido encuentros con el borde de la heliosfera anteriormente. De hecho, tanto la Voyager 1 como la 2, han logrado cruzar este límite conocido como Heliopausa, atravesando hacia el espacio interestelar. La Heliopausa, es un lugar cósmico fascinante para los investigadores ya que aquí se gesta un fenómeno extraordinario.

Como ya hemos dicho, el Sol emite constantemente corrientes de partículas cargadas de iones. Este viento supersónico de plasma ionizado viaja a través de todo el Sistema Solar, no obstante, va perdiendo fuerza paulatinamente. Así, alcanza un punto tal que ya no es suficiente para empujar contra la presión del espacio interestelar. Este es el punto en el que la fuerza del Sol que nos protege, se funde con el cosmos.

Choque de vientos cósmicos 

Dan Reisenfeld del Laboratorio Nacional de los Álamos y su equipo de investigación, utilizaron datos del satélite IBEX que está en órbita terrestre. Observaron las partículas arrojadas desde la Heliovaina, que es la región externa de la Heliosfera. Algunas de estas partículas son lo que los expertos llaman átomos neutros energéticos (ENA). Se generan a partir del choque de partículas del viento solar y del viento interestelar.

mapa 3D heliosfera

Así, decodificaron estas señales para mapear la Heliosfera. La fuerza de la señal y el lapso de tiempo entre el envío y la recepción, tal como la ecolocalización que utilizan los animales, reveló la forma y la distancia del límite del Sistema Solar. No obstante, cuando se trata del espacio exterior y tener que esperar, el tiempo se vuelve una eternidad por las distancias tan colosales. En captar una partícula, IBEX tarda aproximadamente entre dos y seis años.

Pero con los datos recabados durante 2006 y 2019, los científicos tienen información suficiente para formular el primer mapa 3D de la heliosfera. Su forma parece ser más como un cometa con una cola de al menos 350 Unidades Astronómicas, aunque este es límite del IBEX, así que podría ser incluso mucho más larga. Por otro lado, la distancia radial mínima a la ‘nariz’ de la Heliopausa parece alcanzar las 110 o 120 Unidades Astronómicas, que es consistente con los cruces de las Voyager.

mapa 3D heliosfera

Finalmente y tras largos años de investigación, podemos darnos un esbozo de cómo se vería el límite de la Heliosfera desde el espacio interestelar. Aunque es para nada consistente con la forma de croissant que se creía antes, sino que más bien, tiene una forma de bala más parecida a la forma de un cometa.

Sigue leyendo: La NASA estudia una enorme explosión en el Sol nunca antes vista