Mantequilla Gloria te lleva al Corona Capital, acá los pasos para ganarte un boleto doble ✨🎧

Si te gusta reinventar tus platillos con mantequilla (y disfrutas la buena música), acepta el Gloria Challenge y gana boletos para el Corona Capital.

Alimentar espíritu y cuerpo con los mejores y más estimulantes ingredientes es algo que la generación millennial sabe hacer muy bien. Hablamos no sólo de comida, sino de esa diversidad de hábitos y placeres que nutren la existencia de las nuevas generaciones, y que involucran el uso de la tecnología, el gusto por la lectura, la curiosidad por “probar” el mundo y, por supuesto, el amor por la buena música y la buena comida. Uno de estos ingredientes “redescubiertos” es la mantequilla, que además no sólo es deliciosa, sino que no es ningún pecado… ¡Al contrario, es supernutritiva!

Nunca la mantequilla te había premiado como el día de hoy:

Resulta que no sólo es un gran antidepresivo natural; también fortalece tu sistema inmune, te da energía y…

¡Te lleva al Corona Capital!

mantequilla gloria boletos corona capital-2

Van los detalles para ganarse un pase doble al festival:

1. Prepara tu platillo favorito con mantequilla Gloria y tómate una foto con éste y la mantequilla que usaste.

2. Sube tu foto a Facebook y cuéntanos por qué te late esa mantequilla (avísanos cuando lo hagas por mensaje directo a nuestra página de Facebook).

3. Las tres fotos que tengan más likes para el 29 de octubre de 2018 serán las ganadoras.

¿De qué? Nada menos que de 1 boleto doble para asistir al Corona Capital.
Así de fácil.

 

El 29 de octubre, cuando termina el reto, podrás mandar el link a tu foto en Facebook a: contacto@ecoosfera. Ese mismo día publicaremos a los 3 ganadores y sus fotografías en nuestra página de Facebook. 

corona capital boletos gratis 2018

¿Que te encanta la mantequilla? Pues sigue leyendo, porque nos caes bien

La mantequilla es una gran fuente de energía… ¡comprobado!

mantequilla-millennials-cocinar-vives-solo

Y por eso, porque a las nuevas generaciones nos gusta comer bien, usamos mantequilla en muchos de esos sencillos pero deliciosos platillos que preparamos. Ya sea para el desayuno –un pan francés con mantequilla y fruta–, o para el brunch –un omelette con mantequilla y hasta para ponerle al café– o también para la comida –una pasta veggy con jitomates cherry y albahaca–, la mantequilla es imprescindible. Y seguro que no hay un ser sobre la tierra que no coma sus palomitas con mantequilla, ¿cierto? ¡El único límite es nuestro propio antojo!

Pero queremos que tú nos digas cómo te deleitas con la mantequilla… 

Si tienes entre 18 y 35 años, contesta este test:

 

Si contestaste SÍ, ¡no te vayas! sigue contestando la encuesta y acepta el reto…

 

 

 

Recuerda que tienes 1 semana para obtener likes y mandar el link con tu foto a nuestro mail.
 
¡Corre por tu mantequilla, y a cocinar se ha dicho!



Sobre mantequilla y yin yang: cómo utilizar las grasas naturales a tu favor

La dualidad existe también en la alimentación, y las grasas no son todo lo malo que nos han hecho creer.

Tu cuerpo está interactuando justo en este instante con los alimentos que has decidido consumir recientemente. Si eliges bien, entonces se consuma un equilibrio perfecto entre cuerpo y nutrientes; por eso, es esencial estar bien informado sobre lo que realmente es bueno para tu cuerpo y tu salud.

beneficios mantequilla-grasas-saturadas-buenas-salud

Se dice fácil, pero en realidad no solo hay que estar informados; también es imprescindible actualizar toda esa información que ya sabemos, y contrastarla con la realidad.

Existen muchos mitos alrededor de numerosos alimentos, producto de la desinformación o debido a modas pasajeras, que nos llevan a modificar nuestros hábitos –algo extremadamente importante si recordamos que los hábitos son muy fáciles de aprender–.

Pero a los alimentos no se les puede simplemente etiquetar como “buenos” o “malos”. En realidad, tienen un cierto dualismo: una suerte de yin y yang que nos confronta con la disciplina que se debe tener a la hora de elegir cómo alimentarnos y obtener cada uno de los elementos necesarios para nutrir cuerpo y mente. Este es el caso de la mantequilla y otros productos de origen animal.

mantequilla-beneficios comer

Durante mucho tiempo, las grasas animales han sido condenadas: mucha gente –buscando huir del colesterol e incluso de enfermedades como el cáncer– las ha suprimido de su dieta. Pero lo cierto es que las grasas, como aquellas de origen animal presentes en la mantequilla –que no es lo mismo que la margarina–, son vitales para el organismo.

Y en realidad, las grasas no sólo realzan el sabor de los alimentos…

Su alto contenido de ácido grasos nos ayuda a transportar vitaminas liposolubles esenciales, y prolongan la sensación de saciedad.

El consumo de ácidos grasos debe ser un 20% del total de la ingesta diaria, según la FAO.

La mantequilla es uno de los alimentos que nos pueden ayudar a obtener los ácidos grasos necesarios en la dieta, desde formas más puras. Más de la mitad de su grasa contiene ácidos grasos monoinsaturados o “de cadena corta y mediana”. Éstos ayudan a mantener el sistema inmune, nos protegen de infecciones gastrointestinales e incluso contribuyen a bajar de peso.

mantequilla-grasas-saturadas-buenas-salud

De ahí que la mantequilla es el alimento perfecto para develar los mitos que rodean a las grasas, pues aunque se trata de un ingrediente vital presente en la dieta humana desde siglos atrás, hubo una campaña de condenas injustificadas que han hecho que la gente prescinda de su delicioso sabor y de todos sus beneficios.

 

¿Qué grasas contiene la mantequilla y por qué son buenas?

beneficios-mantequilla-grasas-saturadas-buenas-salud

La grasa de la mantequilla es la llamada “grasa saturada”, que se encuentra en productos de origen animal, así como en la grasa del coco. ¡Pero espera! Sigue leyendo: la cuestión a tomar en cuenta con este tipo de grasa es que su exceso puede ser malo, como cualquier exceso.

Por eso, se recomienda un consumo que no exceda el 11% del total de la dieta, pero no su total supresión. La deficiencia de grasas como la que está presente en la mantequilla tiene consecuencias para la salud que van desde diabetes hasta hipertensión, según la FAO. Al no consumir suficientes grasas nuestro cuerpo no estará metabolizando vitaminas como la A, la E y la K. Además, una deficiencia de grasas saturadas implica una deficiencia de colesterol bueno.

mantequilla-grasas-saturadas-buenas-salud

El colesterol es necesario para mantener un correcto funcionamiento de los sistemas digestivo y nervioso. Sólo es “malo” cuando es excesivo o cuando proviene de grasas trans.

¡Pero la mantequilla contiene lecitina, una sustancia que regula el colesterol en la sangre!

 

Así que te proponemos algo…

Si quieres seguir disfrutando de alimentos de origen animal como la mantequilla pero sin excederte en el consumo de grasa saturada, te proponemos algo: consume menos carne de res y de cerdo, que son las que más grasa aportan –y que más dañan el medioambiente y a la biodiversidad–.

mantequilla-grasas-saturadas-buenas-salud
Erica Lea

Mejor consume más grasas como las presentes en el aguacate, las nueces o el salmón, que junto a la mantequilla forman un combo de distintas grasas que equilibrarán tu organismo (y deleitarán tu paladar).

Y a la par, cuídate de alejarte de las grasas trans, como las presentes en la margarina y en otras imitaciones de productos lácteos, pues éstas son grasas modificadas que no contienen los beneficios de las grasas naturales y que elevan el colesterol malo. Abstente también de consumir productos que usen aceite de palma, pues aunque es de origen vegetal, esta grasa es utilizada en exceso en los productos industriales, los cuales además contienen altos niveles de azúcares, harinas refinadas y otros ingredientes nocivos.

Usa las grasas naturales a tu favor, y devuelve a tu paladar el placer de la mantequilla.



Muchos dicen que a los millennials no nos importa lo que comemos: demostramos lo contrario

Nos encanta comer bien y a nuestra manera: en pocos minutos te vamos a demostrar por qué comemos mejor que otras generaciones.

Qué comemos, cómo comemos, cómo cocinamos: probablemente no ha habido una generación que tenga tan presente la importancia de hacerse estas preguntas como los millennials. Y aunque no nos gusta que nos resuman en un término, ¡ninguna generación ha cambiado tanto los paradigmas sobre la alimentación con creatividad y nuevos hábitos como la nuestra! 

millennials-comida-alimentacion-cocina-4

Los millennials introdujimos en la conciencia contemporánea esta preocupación, y gracias a las redes sociales hemos logrado que hoy se hable de, por ejemplo, la importancia de los productos frescos, orgánicos y socialmente responsables en la dieta humana, e incluso hemos señalado la importancia de retomar el diálogo con la alimentación, de maneras originales, frescas y claro, deliciosas.

 

 

Esto ha significado aprender y reaprender sobre los alimentos: desmentir mitos, como que la mantequilla “es mala” ―cuando, en realidad, tiene un montón de beneficios―, o aguzar los sentidos para distinguir entre buenos y malos alimentos ―por ejemplo, la abismal diferencia entre mantequilla y margarina―.

millennials-invierten-sustentabilidad-futuro-medioambiente
Laurel Golio

Ahora sabemos que la mantequilla y alimentos como la pasta, el huevo o la leche son, de hecho, muy buenos. Es más: podemos probar que son mucho mejores de lo que creían las generaciones anteriores; por supuesto, dentro de una dieta balanceada. Además hemos reinventado la cocina con ingredientes que han mostrado ser superalimentos, como el aguacate, el cual hace de una simple tostada algo alucinante para el paladar.

 

 

Porque los millennials también cocinamos…

millennials-comida-alimentacion-cocina

¿Quién dice que la juventud no cocina? Por supuesto que lo hacemos: nos encanta comer bien y a nuestra manera. Sí, quizá muchas veces no alcanza el tiempo para nada, pero no por ello nos olvidamos de consentirnos con un buen brunch o una cena deliciosa preparada con nuestros ingredientes favoritos. 

alimentacion millennials cocina

Nuestra forma de cocinar a veces se distingue por ser sencilla, sin complicaciones, pero también sana, sustentable y original. Sabemos cómo mezclar sabores y crear nuestras propias recetas, utilizando el Internet para aprender y compartir sobre calidad de vida y mundo culinario.

Todo esto los millennials lo hacemos sin descuidar al planeta, porque ya estamos cansados de heredar malas noticias. Somos una generación informada y, entre otras cosas, evitamos los alimentos repletos de ingredientes nocivos para nosotros y el planeta.

Así que la próxima vez que te vuelvan a decir que los millennials no distinguen un cuchillo normal de uno para untar mantequilla (como destacó un tendencioso estudio) puedes responder que, afortunadamente, distinguimos otra cosa: la diferencia entre la mantequilla y la margarina en salud, calidad y sabor. Sin duda, eso es más importante.

millennials-comida-alimentacion-cocina-4

También puedes hablar de los muchos otros estudios que están demostrando que a los millennials nos importa lo que comemos y que sí, sí sabemos cómo (y nos encanta) cocinar.

Aquí te van tan sólo algunas pruebas:

 

Pero ante la duda, ¡comprobemos nosotros mismos cuánto amamos la cocina!

¿Eres joven del milenio? Responde esta pequeña encuesta: