Las erupciones de un volcán en México pudieron haber dado origen al maíz (y a toda una cosmovisión)

Un hallazgo para comprender cuán inseparable es la naturaleza de lo mexicano.

La historia del maíz es la metáfora perfecta para resumir la historia de las culturas mesoamericanas, y especialmente la de México. Porque el maíz constituyó el centro de las cosmovisiones y fue el elemento fundante de la civilización. No sólo en los mitos de la creación, en los cuales los primeros seres humanos fueron formados a partir de granos de maíz, sino en la realidad, ya que esta gentil planta fue el principal alimento de las comunidades.

maiz-origen-mexico-volcan-donde-origino

Pero hay otro factor común entre la civilización y el maíz. La historia de ambos es larga y no siempre coherente. Es tan difícil asegurar cualquier cosa sobre el pasado de este milenario cultivo como sobre el pasado prehispánico mexicano. Aun así, algunas pistas parecen estar acercándonos a la génesis del maíz (y con ello, a la génesis de la cosmovisión mexicana).

Al parecer, el origen del maíz está ligado a la actividad del Nevado de Toluca durante el Holoceno.

Nuevas evidencias botánicas, arqueológicas y genéticas así lo indican.

maiz-origen-mexico-volcan-donde-origino

Las evidencias botánicas apuntan a que el teocintle (en náhuatl grano de Dios) es el ancestro directo de todas las variedades de maíz. Éstas comprenden más de 60: una constelación de diversos colores, formas y tamaños que son usados en todo tipo de rituales –desde los culinarios hasta los religiosos– y que pueden ser cultivados bajo decenas de condiciones topográficas y climáticas.

Esta gran diversidad, junto con las diferencias morfológicas del maíz y el teocintle, había hecho dudar a los expertos de que este último fuera el ancestro directo del maíz. Algunos creen que más bien existió un proceso de hibridación, y que los teocintles son los parientes silvestres del maíz.

 

La cosmovisión mexicana: inseparable de lo natural

Pero según el investigador Jean Philippe Vielle-Calzada, el teocintle y el maíz son subespecies que se pueden cruzar entre sí, y las semillas resultantes son fértiles. Esto indica la posibilidad de que el teocintle no sea sólo un pariente, sino el ancestro directo del maíz.

maiz-origen-mexico-volcan-donde-origino

El teocintle estudiado por el Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (LANGEBIO) pertenece a la cuenca del Balsas. Fue comparado por los investigadores con el maíz más antiguo hallado hasta ahora en México, que se estima que tiene 5 mil años de antigüedad y que se hallaba ya en proceso de domesticación por las comunidades que habitaban la región que ahora se conoce como el Valle de Tehuacán, en Puebla.

Ambos, el teocintle y el maíz antiguo, compartían un gen particular, llamado tb1. Éste permitió la adaptación del maíz al ambiente del Nevado de Toluca, cargado de metales pasados. Es decir que el volcán habría afectado a la tierra y a las poblaciones originales de plantas con sus erupciones, favoreciendo a los organismos con el gen tb1, como el teocintle y el protomaíz que, en teoría, habría surgido de estas condiciones.

Aunque según Vielle-Calzada, es probable que la actividad volcánica hubiese más bien acelerado un proceso de domesticación del maíz, ya puesto en marcha a partir de una especie preexistente de esta planta. Como sea, ambas son hipótesis que están acercando a los investigadores a la génesis del maíz, que al parecer está en México.

Así que encontrar la génesis del maíz –insistiendo con la metáfora– sería encontrar una génesis de la cosmovisión mexicana.

maiz-origen-mexico-volcan-donde-origino

Esto no sólo transformaría los libros de biología, sino que anclaría a los mexicanos en un pasado común de algo que seguimos compartiendo: el maíz. Porque esta milenaria planta sigue formando un contínuum hasta nuestros días, manteniéndose como un poderoso símbolo que, de alucinante manera, logra sintetizar lo mexicano a lo largo del tiempo –y pese a la diversidad que implica “lo mexicano”–.

Y si esto, como indican las investigaciones de Vielle-Calzada y su equipo, está ligado al Nevado de Toluca, sería todavía más significativo. Y es que los volcanes son otro elemento de importancia simbólica dentro de la cosmovisión mexicana, pues estos masivos habitantes del territorio fueron actores de la historia mítica y deidades que controlaban la producción agrícola.

Todo esto no haría sino confirmar que lo mexicano tiene un vinculo que aún hoy es inseparable de la naturaleza, lo cual no está de más recordar –y reafirmar– no sólo para salvaguardar las raíces, sino para reinventar el futuro. En ese sentido, nos recuerda también la importancia no sólo medioambiental, sino cultural, de salvaguardar el maíz contra los transgénicos.

 

* Imágenes: 1) Axayacatl; 2 y 4) CC; 3) biodiversidad.gob.mx



Una metáfora cuántica para entender el amor de nuestros tiempos

Amar a alguien es un acto tan violento como lo fue la creación del cosmos.

El Universo emergió cuando el vacío fue perturbado.

Según las teorías de la cuántica de campos, el “falso vacío” es una zona en el espacio que está “vacía” y cuyo estado de energía está en el punto cero, es decir: el nivel de energía más bajo que puede existir.  No obstante, el vacío nunca puede estar del todo desprovisto de materia. Según la cuántica, en su interior contiene formas de energía; fluctuaciones cuánticas.

Podría decirse, entonces, que un vacío es al Universo lo que el corazón al cuerpo humano. El corazón nunca puede estar del todo desprovisto de fluctuaciones emocionales.

El “falso vacío” cuántico contiene energía cuántica: ondas electromagnéticas que fluctúan de manera permanente, así como partículas que saltan dentro y fuera de él. Se trata de un estado peculiar en el espacio cargado positivamente y sumamente inestable. Cuando es perturbado por un desbalance, el vacío se desintegra, dando lugar a la creación del cosmos.

El vacío deja de ser vacío y da paso a la expansión de la materia.

De esta forma, para la física cuántica la creación es producto de un desbalance cósmico: del azar y las circunstancias cuánticas. ¿Acaso no lo es también el amor? Por lo menos eso es lo que plantea Slavoj Žižek.

Quizá no hemos entendido lo que el filósofo esloveno quiere decir –no sería raro–. Pero probablemente su punto sea este: que lo primordial surge del azar y del caos. De las grandes explosiones.

El corazón humano –como eufemismo de amor– es inestable, pero jamás puede estar vacío. Cuando sucede un choque circunstancial y azaroso con otro ser, cuando un encuentro inesperado se convierte en una relación amorosa que transforma la vida de las dos personas implicadas, es cuando podemos decir que el amor es como un fenómeno cuántico.

El amor surge de un desbalance cósmico: de una perturbación.

En ese sentido, el amor tiene siempre algo de violento, como el propio cosmos. Amar es un riesgo latente, un miedo constante. La extinción de la pasión es inminente, como la de un astro, y cuando muere se produce una masiva supernova que deja restos estelares.

Pero tal y como, pese a todo, el Universo se empecinó en existir… nosotros insistimos en amar.

fisica-cuantica-amor-valso-vacio-cuantico

Quizá el problema del amor en nuestros tiempos es que vemos esto como un problema. Ya no nos atrevemos a aceptar que el amor es entregarse, afirmarse, comprometerse, al tiempo que implica aceptar que todo lo que conocemos pueda desaparecer de un momento a otro. Tememos tanto a que algo perturbe nuestro sagrado vacío –en realidad inexistente–, que ya no dejamos fluir en él la energía ni a las azarosas partículas cuánticas.

Estamos deteniendo el proceso de creación caótica que desata el verdadero amor. Y eso puede tener graves consecuencias para la existencia, a niveles cósmicos.

Pero el propio Universo y la física cuántica nos demuestran que el vacío no está en realidad vacío, y que el amor no es sólo amar, en abstracto. En ese sentido, debemos volver a atrevernos a amar, pese –e incluso debido a– los riesgos y la violencia implícita. Como dice Žižek, el amor es malvado.

 

 

*Imágenes: 1) imgur; 3) plástica graphic artist / øjeRum

Sandra Vanina Greenham Celis
Autor: Sandra Vanina Greenham Celis
Colaboradora del proyecto político Colectivo Ratio. Le gusta potenciar la depresión en su psique consumiendo productos culturales de las postrimerías del siglo XX. Cree teleologicamente en el arribo de la humanidad al comunismo.


En cada glaciar, río o cuenca se oculta un universo (mira estas imágenes 3D)

Paisajes geológicos capturados con láser nos dejan observar sus formas secretas; una belleza.

Los sinuosos surcos de color en estas imágenes parecen trazos de pintura, pero no vienen de un lienzo. Estas curvas son montañas y ríos del estado de Washington, captados con láser por medio de la tecnología Lidar. Gracias a una intrigante unión entre la luz y el radar, el Departamento de Recursos Naturales convirtió los paisajes geológicos del estado en mapas 3-D que roban el aliento.

Los rayos Lidar penetran a través de los árboles para revelar imágenes de la tierra ocultas a la vista humana. En cada glaciar, río, o cuenca se oculta un universo de texturas que puede ser captado con precisión. Esta exactitud le viene bien a los geólogos y a la comunidad: mapas como estos revelan la ubicación de fallas en la tierra, facilitando las predicciones sísmicas. 

Además de proyectar una belleza indiscutible, estas tomas áreas cuantifican el grado al que se derrite el hielo en la cima de las montañas, registran la disminución de los glaciares y miden la erosión. En otras palabras, visibilizan la forma en que el calentamiento global modifica los paisajes del planeta.

Estas imágenes nos recuerdan que los mapas no sirven sólo para ubicarnos en el mundo, sino para entenderlo mejor:

capas de lava laser
Capas de lava en el Parque Nacional Gifford Pinchot
marcas inundaciones 1
Ondas causadas por inundaciones.
rio quinault
El Río Quinault.
mima mounds
Montículos naturales en el condado de Thurston.
glaciar de mt rainer
Glaciares del Monte Rainer.
resbaladilla-del-diablo
La “Resbaladilla del Diablo” en Whatcom.
rio chehalis y rio negro
Confluencia entre Río Chehalis y Río Negro
glaciares canales condado pierce
Canales en el glaciar del condado Pierce.
la falla scarp isla bainbridge
La falla Scarp en la Isla de Bainbridge.