La luna es nuestro fetiche favorito. Y es que ni con toda la tecnología, ni con todos los saberes astrofísicos con los que contamos, hemos sido capaces de develar sus misterios. Quizá por eso es que la luna influye tanto en nosotros, convirtiéndose en objeto de nuestra devoción, como si poseyese una magia intrínseca o fuese una suerte de amuleto.

No obstante, el fotógrafo Andrew McCarthy ha logrado develar un gran secreto de la luna: los colores que oculta bajo su superficie. Este artista de la imagen nos ha regalado esta preciosa imagen que podría parecer cualquier planeta o satélite en el sistema solar.

Cual todo un alquimista de la fotografía cósmica, lo que hizo McCarthy para obtener esta mítica imagen fue combinar 150,000 fotografías de la luna a través del programa AutoStakkert!. Así pudo mostrar los colores que crea la concentración de minerales presentes en capas subterráneas, y que podríamos ver si nuestras células fotorreceptoras en la retina pudiesen captar otras ondas de luz.

 

Sin duda, esto nos da más razones para seguir idolatrando a la luna…