La luna azul es un acontecimiento tan importante e intenso que inspiró una de las canciones más populares que existen. “Blue Moon” fue un éxito estadounidense escrito en 1934 y que fue cantado por decenas de artistas, como Billie Holiday, Frank Sinatra y Elvis Presley. ¿Quieres saber por qué la “luna azul” inspiró esta y otras creaciones artísticas? Descúbrelo observándola.

 

¿Por qué es “luna azul”?

La noche del 18 de mayo la luna estará llena. Pero, ¿azul? No exactamente. El fenómeno de la luna azul no designa el color que tendrá nuestro satélite; más bien, se le conoce así a la segunda luna llena ocurrida durante un mismo mes, lo que llega a pasar cada 2 años y medio, en promedio.

En realidad, se le conoce como “azul” porque proviene del inglés blue, que a su vez proviene de una deformación del inglés antiguo, belewe, que significa “traidor”. Y es que una luna llena más en el mes implicaba extender el ayuno de la cuaresma, aunque el verdadero “traidor” es el mes de 31 días en el que puede ocurrir este fenómeno: 1 día adicional debido al cual podemos observar dos lunas llenas en el mismo mes.

 

Luna azul de temporada

Aunque esta vez será aún más especial, pues esta luna azul será la tercera de cuatro lunas llenas en la temporada de primavera, lo cual es sumamente raro –y nos hace afortunados–. Sin embargo, y según el Farmer’s Almanac, nadie está seguro de por qué  la tercer luna llena de la temporada es la que es llamada luna azul, y no la cuarta. Pero según Earth Sky, este es un acontecimiento que sólo ocurre siete veces en 19 años.

Así que no se trata de un fenómeno astronómico como tal, sino de un acontecimiento cultural que, no obstante, puede ser una excusa para comprobar los efectos hechizantes que la luna tiene sobre nosotros y, ¿por qué no?, para salir con alguien a quien amemos y que nos haga recordar lo que dice la canción “Blue Moon”:

Luna azul

Ahora ya no estoy solo

Sin un sueño en mi corazón

Sin un amor para mí.

Mira la luna azul este 18 de mayo. Hazlo apenas anochezca, para que puedas verla más abajo en el horizonte y observar su trayectoria en la bóveda celeste. Si puedes, ve a algún lugar sin tantas luces –un parque, o algún área natural cerca de la ciudad– y aprovecha el momento para respirar, escuchar algo de música o relajarte como prefieras. Claro, si llevas música, no puedes dejar de escuchar “Blue Moon” en homenaje a la luna azul.