6 increíbles lecciones de la película “Luis y los marcianos” para los niños (y los adultos)

Ir al cine con los más pequeños puede ser más que un imperativo paternal y convertirse en un momento de aleccionadora recreación.

Para muchos podría ser tentador dejarlo todo para empezar una nueva vida. Pero, ¿y si en lugar de dejar sólo nuestra casa o el país en el que residimos, pudiéramos marcharnos para siempre del planeta que habitamos?

Esa es la posibilidad que Luis, un solitario niño de 11 años, debe sopesar en Luis y los marcianos, una película alemana dirigida por los hermanos Wolfgang Lauenstein y Christoph Lauenstein, quienes ganaron un Premio de la Academia por su corto Balance en 1989.

En Luis y los marcianos todo gira alrededor de un carismático niño, Luis, quien vive con su padre, un ufólogo dormilón y despistado que aunque quiere mucho a su hijo, está muy ocupado en su trabajo.

 

luis-y-los-marcianos-pelicula-animada-estreno-mexico-cinepolis

Por su parte, Luis se ocupa en ir a la escuela, pero es evidente que su padre está tan obsesionado con buscar vida extraterrestre que a veces se olvida de él. Eso hace a Luis presa fácil de una extraña mujer interesada en mandarlo a un internado, de quien tendrá que huir, no sin la ayuda de unos curiosos seres extraterrestres recién llegados del espacio exterior.

Si bien Luis y los marcianos es una película para niños, no dejará indiferente a los adultos, lo cual demuestra que ir al cine con los más pequeños puede ser más que un imperativo paternal, y convertirse en un momento de entretenida reflexión para niños y adultos.

Luis y los marcianos es una película original donde la amistad, el compromiso y la ayuda mutua son valores presentes, en una sencilla pero atrayente narrativa que no te puedes perder.

Por mientras, aquí te dejamos seis lecciones de esta tierna película que se estrenará el 10 de agosto en salas Cinépolis.

¿Qué nos enseña Luis y los marcianos?

 
 
 
¿Qué esperas para reconectar con tus hijos, hermanos o sobrinos (y de paso, con tu infancia)?


Alexandria Ocasio-Cortez cerró su Facebook (una fresca invitación al minimalismo digital)

“Las redes sociales son un riesgo para la salud pública”, dijo la joven congresista.

Si algo resultó decisivo en el triunfo de Alexandria Ocasio-Cortez el año pasado fueron las redes sociales. No es de extrañarse que una mujer joven como ella haya sabido navegar hábilmente los entornos digitales para saltar de ahí al Congreso estadounidense, convirtiéndose en la mujer más joven en ocupar una legislatura.

Pero lo que pocos saben es que Ocasio-Cortez también salió al mundo real para hablar con la gente a la que quería representar. Durante su candidatura, la neoyorquina salía a repartir folletos puerta por puerta. Así que no existe incongruencia en la reciente decisión que tomó de cerrar su cuenta de Facebook, lo que justificó en entrevista para Yahoo News con el argumento de que:

Las redes sociales son un riesgo para la salud pública.

De paso, Ocasio-Cortez enumeró los riesgos que implican las redes sociales para la salud y el bienestar:

Tienen muchos efectos: ansiedad, depresión, adicción, aislamiento, escapismo.

ocasio-cortez-facebook-cierra-minimalismo-digital-adiccion-redes
Andres Kudacki

Poco hace falta para comprobar cada punto en esta lista de –buenas– razones para dejar Facebook, pues la mayoría de nosotros somos pruebas vivientes de que las redes sociales están trastocando la psique y los cuerpos. Además, Ocasio-Cortez sabe que hacer política en estas plataformas tiene su riesgo, ya que sujetos como Donald Trump han vuelto a las redes sociales entornos repletos de ira y odio –emociones funcionales a sus intereses, tanto online como offline.

Y lo peor es que la adicción va más allá de las redes sociales

Lo cierto es que, yendo más allá de las redes sociales, podemos asegurar que el propio Internet es ya una adicción. Esto se intuía desde 1998, cuando algunos científicos vieron en Internet “la emergencia de un nuevo desorden clínico”. Y ni siquiera es sólo una adicción, como se creía, similar a la que generan las apuestas. Es, más bien, una adicción tan potente como la generada por sustancias psicoactivas.

Esta adicción, mucho antes de que las redes sociales se volvieran pilares de la vida contemporánea, ya ha creado inusitadas patologías. Por ejemplo, la adicción a la pornografía en línea. Ahora, decenas de personas padecen el llamado “miedo a quedarse afuera”, un síndrome que surge como consecuencia de estar desconectado de la red, y que produce un miedo irracional a ser excluido o “perderse de algo”. 

ocasio-cortez-facebook-cierra-minimalismo-digital-adiccion-redes-3
Fillum Pro

Por eso, el planteamiento de Ocasio-Cortez es como un respiro: nos permite salir a la superficie del mundo digital, el cual se ha vuelto imperioso, y nos deja ver que allá afuera existen quienes quieren trascender los límites del Internet. La propia Ocasio-Cortez lo ha hecho poco a poco, apoyada en libros con hacks para dejar poco a poco la dependencia a los gadgets y lograr un minimalismo digital.

Y a todo esto, ¿qué es el minimalismo digital?

Se trata de una propuesta del profesor de ciencias computacionales Cal Newport, quien ama tanto la tecnología digital que está resuelto a ayudar a los jóvenes a librarse de la adicción al mundo virtual, para que así puedan sacar de él verdadero provecho. Según lo define el propio Newport, el minimalismo digital:

“Es una filosofía del uso de la tecnología donde concentras tu tiempo en línea en un pequeño número de actividades óptima y cuidadosamente seleccionadas, que respalden las cosas que valoras, y luego te desentiendas felizmente de todo lo demás”.

Eso es lo que hará de ahora en adelante Ocasio-Cortez, a quien podrás seguir en Twitter e Instagram, pero cuyas cuentas no estarán demasiado activas. ¿Y si lo intentas tu también? Acá tienes algunos hacks para dar los primeros pasos y recuperar la realidad.



Los gemelos astronautas que ya no son iguales (después de que uno viviera un año en el espacio)

Un inédito estudio de la NASA comienza a indagar en lo que la falta de gravedad produce en el cuerpo a nivel celular.

Crecer con el sueño de ser astronauta es una cosa. Lograr cumplir el sueño es otra. Pero tener un gemelo que tiene el mismo sueño y que también logra cumplirlo es una auténtica lotería. Es el curioso caso de los gemelos Scott y Mark Kelly, quienes protagonizaron uno de los estudios más curiosos y apasionantes que ha conducido la NASA en los últimos tiempos.

Scott vivió durante 340 días en el espacio, entre 2015 y 2016, mientras que su hermano se quedó en la Tierra. En agosto de 2017, Scott aterrizó en nuestro planeta, con la sorpresa de que ya no era igual a su gemelo.

Ahora, Scott mide cinco centímetros más que Mark:
la falta de gravedad provocó la expansión de sus discos espinales.

Pero, ¿hay más cambios?

Lo que los científicos de la NASA quieren saber es qué cambios provoca la ausencia prolongada de gravedad en el cuerpo, más allá de las variantes naturales o de aquellas producto de cambios en la dieta –mismos que también se presentan en los astronautas por estar éstos sujetos a dietas y ejercicios estrictos–.

Aunque las primeras pruebas de laboratorio se realizaron desde el año pasado, la NASA aún no tiene todas las respuestas. Pero indagar al respecto ayudará no sólo a saciar nuestra curiosidad, sino también a mejorar las condiciones de viaje para los astronautas y prevenir situaciones que pongan en riesgo su salud.

El cambio más importante que pudo verse a nivel celular, según dijo recientemente la doctora Francine Garrett-Bakelman para Wired, está ligado a un efecto de longevidad que podría tener la falta de gravedad sobre el organismo.

Los cambios más importantes se vieron en las capas de telómeros de los cromosomas, que se volvieron más largas durante el viaje espacial. Eso era inesperado.

Los telómeros son capas que se encuentran en los extremos de los cromosomas, y que protegen nuestro material genético de daños. Es por eso que están asociados a la longevidad, pues suelen ser más largos en personas que viven más. No obstante, los telómeros de Scott volvieron a su tamaño normal al poco tiempo de su aterrizaje en la Tierra.

En general, y según la doctora Garret-Bakelmann, todos los cambios a nivel celular de los que se tiene registro suelen volver a la normalidad una vez que el cuerpo está otra vez bajo fuerzas gravitatorias. Eso es algo que la NASA aún no se explica, pero cuyas dudas este inédito estudio podría ayudar a despejar en un futuro.

¿Qué pasaría si un ser humano pudiera vivir más tiempo en un entorno sin gravedad? Nadie lo ha hecho por más que Scott Kelly. Pero eso podría brindar oportunidades inusitadas para la exploración del universo.