“Los adioses”: un poema visual dedicado a todas las mujeres (Cine)

Esta película es una invitación a leer a una de las escritoras más valientes y famosas de nuestros tiempos: Rosario Castellanos.

¡Que cese esta asfixia

de respirar con un pulmón ajeno!

-Rosario Castellanos

 

Esta es una petición para todas las mujeres: no tengan miedo de brillar. Las palabras de la actriz mexicana Karina Gidi no pueden ser más congruentes en tiempos como estos, ni más honestas cuando se le pregunta sobre la película donde interpreta a Rosario Castellanos: Los adioses.

Quienes ya tuvieron la fortuna de ver la película antes de su estreno oficial (este 24 de agosto) se han arriesgado a decir que Los adioses es un poema visual dedicado a todas las mujeres, al eterno femenino, pero también a todos los hombres que quieran abrir un poco más su conciencia. 

los-adioses-pelicula-rosario-castellanos-feminismo-cine

La película dirigida por Natalia Beristáin es una ofrenda a la vida –a la intimidad– de una mujer que hizo historia en Latinoamérica, y que no deja de parecernos muy familiar en la actualidad: Rosario Castellanos

Muchos hemos oído su nombre, pero pocos sabemos lo profunda, valiente, cursi, muchas veces tormentosa y sobre todo justa que es la pluma de esta, una escritora mexicana que no tuvo miedo de señalar el mundo femenino que para la mayoría, incluidos grandes intelectuales de su época y la nuestra, era o es inexistente.

Castellanos fue poeta, maestra, diplomática y activista. Durante su juventud no dudó en trabajar e inspirar sus obras en favor de los estratos menos privilegiados, concretamente los indígenas y la figura de la mujer. Así que podríamos afirmar con toda seguridad que estamos ante una escritora feminista –la primera de México– que se encargó, además, de educar a varias generaciones durante sus años como profesora de la Universidad Nacional Autónoma de México, entre otras escuelas de Estados Unidos. 

los-adioses-pelicula-rosario-castellanos-feminismo-cine

Lo nostálgico (y admirable) de ser mujer

Las mujeres tienen que elevar su conciencia y re-conocer su identidad para poder cambiar su realidad. Esa era la premisa que Castellanos llevaba consigo y que ha sido perfectamente ilustrada en Los adioses, una pieza fílmica del nuevo cine mexicano, donde podemos observar, entremezcladas, dos de las etapas más importantes en su vida: su juventud, cuando empezó a escribir, y su madurez, con la voz de una mujer consolidada.  

Los adioses no es una réplica de la vida de esta escritora. Muy al contrario, es una cinta que pone alfileres en cada parte fundamental en la vida de una mujer muy humana; por ejemplo, la relación de pareja –tan pasional como catastrófica–, los demonios mentales de una depresión retroalimentada, el éxito, la marginación (principalmente por parte de su esposo), el acto férreo de la obstinación por la escritura y por ser madre; la feminidad.  

los-adioses-pelicula-rosario-castellanos-feminismo-cine

Así que en esta película, que podrás ver muy pronto en las salas Cinépolis, no encontrarás la biografía cuadrada de un personaje, ni tampoco un feminismo sin fundamentos… Esta es una invitación para que las mujeres no le teman a decidir sobre su destino; un filme contracultural, y un acto de rebeldía en tiempos donde lo femenino (seas hombre o seas mujer) todavía no ha podido ser valorado en ti. 

 

Los adioses (o El eterno femenino) se estrena este 24 de agosto en salas Cinépolis.



Conjunción de Venus y Júpiter ocurrirá la madrugada de este 22 de enero

Una conjunción particularmente favorable entre dos de los cuerpos más brillantes del cielo nocturno: Venus y Júpiter.

La fiesta astronómica de este 2019 sigue, tras el reciente eclipse superluna de sangre , ahora con una sugerente conjunción planetaria. Poco antes del amanecer, este 22 de enero si miras hacia el este encontrarás dos planetas coqueteando, se trata de Venus y Júpiter. 

Generalmente esta conjunción ocurre una vez al año, pero curiosamente durante 2019 se registrara en dos ocasiones –la otra ocurrirá el 24 de noviembre–; y si consideramos que Venus es el tercer cuerpo más brillante de nuestros cielos nocturnos, y Júpiter el cuarto, entonces tenemos un espectáculo lumínico garantizado. 

Pero eso no es todo, ya que en esta ocasión la conjunción ocurrirá en el punto más lejano que Venus alcanza respecto al sol del amanecer, lo cual aumentará en intensidad la luminosidad de este astro. 

En Ecoosfera te invitamos a que este año retomes uno de los hábitos más antiguos del ser humano: la contemplación del cielo nocturno. Y esta conjunción planetaria es un increíble pretexto para reconectarte con la observación de los astros. 

venus-jupiter-conjuncion-planetas-a



Consejos para evitar que la adicción a las redes sociales acabe con tu vida profesional

La dopamina nos vuelve adictos a ver las notificaciones de nuestro celular, pero retrasar ese momento de recompensa puede beneficiarnos a la larga.

Hoy en día, las redes sociales nos brindan grandes oportunidades para relacionarnos con otras personas, e incluso para encontrar empleos. El problema viene cuando las redes se vuelven un fin en sí mismo, en lugar de un medio para alcanzar nuestros propósitos.

Según informes de Facebook, el usuario promedio pasa al menos una hora en la página al día. Y aceptémoslo, es lo primero que muchos hacemos apenas al despertar, incluso antes de salir de la cama. Las investigaciones muestran que, de hecho, mientras más tiempo pasas en redes sociales, más puede verse afectada tu autoestima y tu salud mental.

En una encuesta a 1,300 padres, más de la mitad consideró que sus hijos son adictos a las redes sociales.

Entender el mecanismo fisiológico que nos hace adictos a las redes sociales puede ayudarnos a darle propósito a nuestras interacciones, y a utilizar mejor nuestro tiempo en línea.

La dopamina nos vuelve ratones de laboratorio

Querámoslo o no, somos parte de un experimento social inédito en la historia humana. Millones de seres revisando compulsivamente un aparato electrónico que suena y vibra, exigiendo atención constante, mucha más atención que nuestras relaciones personales o nuestros retos intelectuales.

El mecanismo de estímulo-respuesta es el mapa neuronal que entra en juego cada vez que tu teléfono te envía una notificación. En menos de un segundo, tu cerebro produce una hormona llamada dopamina, la cual está involucrada en distintos procesos de atención, pero también produce una sensación placentera.

Dicha sensación puede ser adictiva, pues tendemos a buscar el placer y evitar el dolor. Mientras más notificaciones tenemos, más placer sentimos, aunque revisarlas nos distraiga de estudiar para un examen o terminar un trabajo.

Lee también: Minimalismo digital: simplifica tu vida digital y recupera la realidad

¿Podemos desconectarnos de la matrix?

El problema es que no podemos simplemente bloquear todas nuestras notificaciones y desconectarnos para ser más productivos: ¿qué pasa si ocurre una emergencia? ¿O si recibimos un e-mail de un cliente importante, o un mensaje de texto de la persona que nos interesa románticamente?

Hay que comprender que somos seres humanos, y que no podemos programarnos como una app para evitar todas las tentaciones de este mundo distractor.

Pero también hay que entender que podemos ganar mucho más en el largo plazo si aprendemos a retrasar el momento de la recompensa neuronal.

Tal vez tengamos que interrumpir nuestro trabajo si recibimos un mensaje de emergencia; pero si se trata solo de que alguien comentó nuestra nueva selfie o que apareció el tráiler de esa nueva serie que tenemos tantas ganas de ver, podemos intentar retrasar conscientemente el momento de picar el botón de notificación para más tarde.

Aprender a priorizar tiene que ver con ganar agencia en nuestras vidas, es decir, con ser agentes activos y no pasivos de los eventos que ocurren a nuestro alrededor.

Pero tampoco es necesario recurrir a la culpa y la lamentación por pasar algunas horas de vez en cuando (énfasis en de vez en cuando) en YouTube viendo videos de gatitos: somos personas de nuestra época, y a menos que elijamos recluirnos en un monasterio y dedicarnos a la meditación, encontrar el equilibrio entre las responsabilidades y las recompensas es una lucha diaria.

Lee también: 5 hacks para que dejes atrás la dependencia a las redes sociales

 

*Imagen principal: Matt Chase/Washington Post