Los 10 hongos más extraños y bellos del mundo

Conoce 10 de los hongos más raros del planeta, y para qué sirven.

Los hongos son sorprendentemente diversos. Pueden proveer deliciosos alimentos, drogas psicotrópicas, medicinas sin igual y venenos mortales. Sus formas, además, no tienen comparación. Estos son 10 de los hongos más raros y hermosos del mundo.

 

1. Entoloma hochstetteri

Encontrado en Nueva Zelanda y la India, este diminuto hongo se reconoce fácilmente por su vívido color azul, el cual viene de tres pigmentos de azuleno. No se sabe si es comestible o no, pero Nueva Zelanda lo celebra en estampillas y en el reverso de su billete de $50.

 

2. Clathrus archeri

Conocido como el pulpo, este raro hongo es nativo de Australia y Tasmania. Los delgados brazos rosas, usualmente cuatro o siete en número, emergen de una estructura en forma de huevo. Cuando se desenvuelven están cubiertos con pequeñas masas de esporas llamadas gleba. Aunque se vea bello, nunca debes acercarte a él cuando madura, pues huele a carne podrida.

 

3. Trametes versicolor

Esta especie es un tipo de hongo en estante que se puede encontrar en todo el mundo. Sus patrones multicolor son fáciles de reconocer. Los colores varían dependiendo de la región y la edad. Se considera que es medicinal y tiene muchos beneficios de protección contra el cáncer, aunque esto aún es tema de debate.

 

4. Hydnellum peckii

Este extraño hongo encontrado en Norteamérica y Europa tiene varios nombres que incluyen “fresas con crema”, “diente sangrante”, “diente de jugo rojo” y “diente del Diablo”. Las especies jóvenes sangran un jugo rojo que tiene propiedades anticoagulantes. Y aunque no son tóxicos, su sabor es extremadamente amargo, lo cual los hace incomibles.

 

5. Gyromitra esculenta

Una de las muchas especies de morchellas falsas, esta especie es comúnmente llamada el hongo cerebro. En Escandinavia y el este de Europa se le considera una delicatessen, pero sólo si es preparado correctamente. Es potencialmente fatal si se consume crudo, así que aquellos que planeen comerlo tienen que ser especialmente cuidadosos y remover la giromitrina venenosa.

 

6. Phallus indusiatus

La delicada dama con velo se encuentra en jardines y bosques de Asia, África, América y Australia. Aunque sea la falda de encaje la que llame la atención, el hongo está cubierto de un limo verde lleno de esporas que atrae insectos para ayudarle a diseminar sus esporas. Es comestible y sano, y se usa en varios platillos de la comida china.

 

7. Laccaria amethystina

La engañosa amatista se encuentra en los bosques de América, Europa y Asia. Es intensamente morada cuando es joven, pero pierde su brillo cuando madura. Aunque es comestible, no es una buena opción porque absorbe contaminantes de la tierra, como arsénico.

 

8. Hericium erinaceus

Este raro hongo tiene varios apodos, entre los cuales están “melena de león” y “hongo barba”. Nativo de Norteamérica, puede encontrarse en troncos de madera dura. Aunque se vea tan raro, es comestible, y a veces se sirve como una alternativa al puerco o al borrego en la comida china.

 

9. Chorioactis geaster

Un hongo extremadamente raro llamado “el cigarro del Diablo”, que se encuentra sólo en locaciones selectas de Texas y Japón. En Texas, el cuerpo crece en las raíces de cedros muertos; en Japón, en las raíces de robles muertos.

 

10. Lactarius indigo

Lactarius_indigo_48568_edit

Este hongo se encuentra en bosques coníferos de Norteamérica, Asia y Centroamérica. Cuando el hongo es cortado o se rompe, la leche (o látex) que surge de su interior es de un hermoso azul índigo que lentamente se vuelve verde mientras se expone al viento. Aunque se vea venenoso, es comestible y vendido en mercados de China, Guatemala y México.



5 hongos comestibles que alivian el estrés

Los hongos, además de ser deliciosos, cuidan la salud en momentos de estrés.

La magia de los hongos ha sorprendido a los seres humanos durante siglos. La antigua China reconocía sus propiedades curativas y los incluía en el extenso arsenal de su medicina tradicional. Los hongos medicinales se utilizaban para tratar condiciones tan variadas como la infertilidad y el estrés postraumático. Ahora, hay cada vez más pruebas de que este delicioso alimento puede mantenernos sanos en momentos de estrés.

Algo que todos los hongos comestibles tienen en común, además de su versatilidad en la cocina, es la regulación de los niveles de cortisol. Nuestro cuerpo libera esta hormona cuando sentimos estrés, y aunque es benéfica para el cuerpo en cantidades moderadas, su producción excesiva puede hacernos daño. Por fortuna, los hongos medicinales vienen al rescate. Estas cinco especies de hongos te ayudarán a recobrar energías, sanar tu cuerpo y aliviar los efectos nocivos del estrés

 

1. Reishi

comer-hongos-medicinales-propiedades-estres-reishi

El hongo reishi tiene el beneficio de aliviar el insomnio, uno de los problemas más comunes provocados por el estrés. Cuando el cerebro trabaja a mil por hora, es difícil conseguir la paz necesaria para que el cuerpo descanse apropiadamente. Al no dormir suficiente, el estrés de la vida diaria aumenta, dando lugar a un ciclo vicioso.

El reishi calma el sistema nervioso y ayuda a conciliar el sueño. Para sacarle jugo a sus propiedades, prepárate una taza de reishi unos minutos antes de dormir. Agrega un poco de miel para mitigar su sabor amargo. 

 

2. Cordyceps

comer-hongos-medicinales-propiedades-estres-cordyceps

El Cordyceps ha sido utilizado en la medicina tradicional tibetana y china durante años. Además de reducir los niveles de cortisol, este hongo estimula los procesos cognitivos del cerebro, que suelen verse afectados ante el estrés. No es raro que nuestra memoria falle en condiciones de alta tensión, o que nos cueste trabajo concentrarnos. El Cordyceps alivia estos problemas y nos energiza por su alto contenido de beta-glucano, un tipo de azúcar que se encuentra en las paredes de sus células. 

 

3. Chaga

comer-hongos-medicinales-propiedades-estres-chaga

Este hongo reduce la inflamación, otra de las consecuencias que puede tener el estrés en el cuerpo. La inflamación incrementa el riesgo de padecer diabetes, obesidad y enfermedades neurodegenerativas, y tiene alguna incidencia en el desarrollo de cáncer. El chaga es rico en fibra y antioxidantes; además, reduce la inflamación del tracto gastrointestinal. Esto es especialmente útil para las personas que sufren de colitis nerviosa. 

 

4. Melena de león

comer-hongos-medicinales-propiedades-estres-melena-leon

Otro hongo que mejora los procesos cognitivos del cerebro es el llamado melena de león. Trabaja estimulando la producción de un neuropéptido encargado de mantener y regular el crecimiento de las neuronas. Para conseguir sus beneficios, es necesario tomar dosis diarias por un período largo de tiempo. 

 

5. Cola de pavo

comer-hongos-medicinales-propiedades-estres-cola-de-pavo

Este hongo, llamado así por su forma, tiene propiedades antibacteriales y antivirales; es un buen suplemento en el alivio de los resfriados y las infecciones de las vías respiratorias. Pero eso no es todo: quizá la propiedad más especial de este hongo son sus beneficios para el sistema inmune. La cola de pavo ayuda en la regeneración de las células blancas en la sangre. Por eso, en países como Japón es utilizado como un suplemento para tratar el cáncer, que acompaña a la quimioterapia y la radioterapia.



La Tierra estuvo poblada por hongos gigantes (y eso formó al mundo como lo conocemos)

Los hongos fueron, mucho antes que los árboles, los primeros pobladores gigantes del mundo.

Los hongos son un vibrante reino natural que nos sigue intrigando. Sabemos que con ellos podemos curarnos, alimentarnos y hasta salvar a las abejas de la extinción. Y también que algunos son venenosos –incluso mortales–, mientras que otros abren compuertas desconocidas de nuestra psique. Pero tan sólo en México existen más de 100,000 tipos de hongos, de los cuales únicamente han sido estudiados 3,000.

Esto quiere decir que aún desconocemos muchísimo de los hongos: esos seres que el profesor Gerry Wright llama “químicos notables”, ya que producen moléculas que todavía no es posible reproducir en un laboratorio.

No obstante, también sabemos otra cosa: que los hongos fueron una de las primeras formas complejas de vida.

hongos-gigantes-prehistoricos-reino-fungi-fosil

Hace aproximadamente 400 millones de años, la Tierra estuvo poblada por hongos gigantes que medían hasta 9 metros de alto. Estos hongos prehistóricos, como los de hoy en día, también extraían los nutrientes de la tierra, lo que favoreció la formación del suelo. De esta forma también proporcionaron minerales esenciales para las plantas terrestres, los cuales permitieron a éstas expandirse y volver verde al planeta.

Esto fue esencial para la evolución… pero se trata de un hallazgo sobre el que aún se sabe muy poco.

El primer fósil de hongo gigante, llamado Prototaxites, fue descubierto en Canadá en 1859 –país donde, por cierto, existe una sinfonía multicolor de hongos endémicos–. Pero en aquel entonces, los paleontólogos no pudieron descifrar la anatomía del extraño fósil en forma de espina. Fue así que, según la Universidad de Chicago, el misterio sobre qué era el Prototaxites permaneció vigente durante 130 años, tiempo durante el cual la comunidad científica siguió debatiendo si el fósil era realmente un hongo prehistórico, un tipo de árbol primigenio o un alga.

hongos-gigantes-prehistoricos-reino-fungi-fosil

No fue sino hasta 2007 que un estudio concluyó que el Prototaxites sí era un hongo prehistórico, ya que diversos estudios sobre nuevos fósiles ayudaron a concluir que esta especie careció de fotosíntesis y, contrario a las plantas, absorbía su carbono de fuentes distintas a la de la atmósfera. Sin embargo, aunque este organismo fue catalogado como parte del reino fungi, el verdadero hongo sólo estaba bajo tierra, en forma de filamentos.

¿De qué servía entonces la estructura gigante del Prototaxites? Ese es uno de los tantos misterios que todavía falta esclarecer. Algunas hipótesis apuntan a que el Prototaxites es una especie de híbrido de hongo y liquen; pero lo que es seguro es que estos ancestros de los hongos fueron esenciales en la evolución, lo cual demuestra que sin el reino fungi ni siquiera existiríamos.

Así, esto nos recuerda algo que solemos olvidar: todo empieza y acaba con los hongos. Son ellos el ciclo primigenio de la vida.

 

* Imágenes: 1) Blender; 2) Edward Weston; 3) CC