Los 10 hongos más extraños y bellos del mundo

Conoce 10 de los hongos más raros del planeta, y para qué sirven.

Los hongos son sorprendentemente diversos. Pueden proveer deliciosos alimentos, drogas psicotrópicas, medicinas sin igual y venenos mortales. Sus formas, además, no tienen comparación. Estos son 10 de los hongos más raros y hermosos del mundo.

 

1. Entoloma hochstetteri

Encontrado en Nueva Zelanda y la India, este diminuto hongo se reconoce fácilmente por su vívido color azul, el cual viene de tres pigmentos de azuleno. No se sabe si es comestible o no, pero Nueva Zelanda lo celebra en estampillas y en el reverso de su billete de $50.

 

2. Clathrus archeri

Conocido como el pulpo, este raro hongo es nativo de Australia y Tasmania. Los delgados brazos rosas, usualmente cuatro o siete en número, emergen de una estructura en forma de huevo. Cuando se desenvuelven están cubiertos con pequeñas masas de esporas llamadas gleba. Aunque se vea bello, nunca debes acercarte a él cuando madura, pues huele a carne podrida.

 

3. Trametes versicolor

Esta especie es un tipo de hongo en estante que se puede encontrar en todo el mundo. Sus patrones multicolor son fáciles de reconocer. Los colores varían dependiendo de la región y la edad. Se considera que es medicinal y tiene muchos beneficios de protección contra el cáncer, aunque esto aún es tema de debate.

 

4. Hydnellum peckii

Este extraño hongo encontrado en Norteamérica y Europa tiene varios nombres que incluyen “fresas con crema”, “diente sangrante”, “diente de jugo rojo” y “diente del Diablo”. Las especies jóvenes sangran un jugo rojo que tiene propiedades anticoagulantes. Y aunque no son tóxicos, su sabor es extremadamente amargo, lo cual los hace incomibles.

 

5. Gyromitra esculenta

Una de las muchas especies de morchellas falsas, esta especie es comúnmente llamada el hongo cerebro. En Escandinavia y el este de Europa se le considera una delicatessen, pero sólo si es preparado correctamente. Es potencialmente fatal si se consume crudo, así que aquellos que planeen comerlo tienen que ser especialmente cuidadosos y remover la giromitrina venenosa.

 

6. Phallus indusiatus

La delicada dama con velo se encuentra en jardines y bosques de Asia, África, América y Australia. Aunque sea la falda de encaje la que llame la atención, el hongo está cubierto de un limo verde lleno de esporas que atrae insectos para ayudarle a diseminar sus esporas. Es comestible y sano, y se usa en varios platillos de la comida china.

 

7. Laccaria amethystina

La engañosa amatista se encuentra en los bosques de América, Europa y Asia. Es intensamente morada cuando es joven, pero pierde su brillo cuando madura. Aunque es comestible, no es una buena opción porque absorbe contaminantes de la tierra, como arsénico.

 

8. Hericium erinaceus

Este raro hongo tiene varios apodos, entre los cuales están “melena de león” y “hongo barba”. Nativo de Norteamérica, puede encontrarse en troncos de madera dura. Aunque se vea tan raro, es comestible, y a veces se sirve como una alternativa al puerco o al borrego en la comida china.

 

9. Chorioactis geaster

Un hongo extremadamente raro llamado “el cigarro del Diablo”, que se encuentra sólo en locaciones selectas de Texas y Japón. En Texas, el cuerpo crece en las raíces de cedros muertos; en Japón, en las raíces de robles muertos.

 

10. Lactarius indigo

Lactarius_indigo_48568_edit

Este hongo se encuentra en bosques coníferos de Norteamérica, Asia y Centroamérica. Cuando el hongo es cortado o se rompe, la leche (o látex) que surge de su interior es de un hermoso azul índigo que lentamente se vuelve verde mientras se expone al viento. Aunque se vea venenoso, es comestible y vendido en mercados de China, Guatemala y México.



Los sorprendentes beneficios de comer hongos

Además de ser un alimento delicioso, que tiene sabores diversos según su especie, se trata de un poderoso vegetal con beneficios varios. 

Desde que se tiene memoria, el hongo es un vegetal “mágico”; las culturas de todo el mundo han comido o utilizado hongos medicinalmente durante siglos, siendo su principal tierra de origen el antiguo Egipto. Es decir, estamos hablando de un alimento tan viejo como la civilización más antigua de la que tiene conocimiento nuestra época actual. 

Este alimento inmortal ha probado tener numerosos beneficios para la salud, sobre todo relacionados con su contenido proteínico, vitamínico y de otros compuestos que se hallan especialmente en los hongos. Quién ha vivido toda su vida comiendo hongos sabrá que, además de ser un alimento delicioso y que tiene sabores diversos según su especie, se trata de un poderoso vegetal con varios beneficios

Existen muchas clases de hongos y setas en todo el mundo, algunos comestibles y otros altamente venenosos. Entre los comestibles, cerca de un millar de especies y variedades forman parte de las costumbres culinarias de la humanidad, según la FAO. Tan sólo en México existen 100 mil tipos de hongos, de los que sólo se conocen 3 mil. 

Te compartimos algunos beneficios de comer hongos:

  • 1. Propiedades para combatir el cáncer

En un estudio del 2010 publicado en la revista Experimental Biology and Medicine, se evaluaron cinco tipos de hongos (maitake, cremini, portobello, ostra y botón blanco) y se descubrió que “suprimían significativamente” el crecimiento y la reproducción celular del cáncer de mama, lo que sugiere que estos hongos –muy comunes– pueden fungir como quimioprotectores naturales contra este tipo de cáncer.

Además, los hongos shiitake contienen lentinan, compuesto que, según el Memorial Sloan Kettering Cancer Center, puede ayudar a extender la supervivencia de los pacientes con algunos cánceres, cuando se usa con quimioterapia. De hecho, desde 1985 ha sido aprobado como un adyuvante para el cáncer de estómago en Japón, ya que tiene efectos antitumorales. De acuerdo con este centro oncológico:

el compuesto de lentinan no mata las células cancerosas directamente. En cambio, mejora el sistema inmunológico, lo que puede ayudar a frenar el crecimiento de tumores. El compuesto también mata virus y microbios directamente.

 

  • 2. Estimulan el sistema inmune

Está comprobado que el lentinan estimula el sistema inmonológico, al igual que el beta-glucano, un tipo de azúcar que se encuentra en las células de las paredes de los hongos. El beta-glucano se encuentra en muchas especies de hongos, incluso en las más comunes, como los champiñones.

 

  • 3. Ayudan a reducir el colesterol

En general, los hongos no contienen colesterol, pero también son una buena fuente de quitina y betaglucano, que son fibras que reducen el colesterol. En un estudio del 2012, publicado por el International Journal of Medicinal Mushrooms, se encontró que las setas de ostra rosa reducen el colesterol total y el LDL (colesterol “malo”). Por otro lado, los hongos shiitake contienen un compuesto que ayuda al hígado a procesar el colesterol y eliminarlo del torrente sanguíneo, según Andrew Weil, fundador del Centro para la Medicina Integrativa de Arizona. Otros estudiosos señalan que los hongos contienen potentes fitonutrientes que ayudan a evitar que las células se adhieran a las paredes de los vasos sanguíneos, lo que mantiene la presión arterial saludable.

 

  • 4. Tienen un alto contenido de vitaminas B y D

Los hongos son un fontanal de vitamina D, debido a que estos cultivos se encuentran expuestos a pequeñas cantidades de luz ultravioleta. Los champiñones y los hongos cremini en particular son ricos en vitamina D, pero además, los cremini también tienen una gran cantidad de vitamina B12 (un punto a favor para los vegetarianos, ya que dicha vitamina se encuentra con mayor frecuencia en productos de origen animal). La vitamina B tiene la capacidad de convertir los alimentos en combustible para nuestros cuerpos, dándonos energía. Esta energía además, es buena para combatir el cansancio y en ciertas dosis la depresión y la ansiedad. Por otro lado, la vitamina D ayuda a nuestros cuerpos a absorber el calcio y promover el crecimiento óseo.

 

  • 5. Tienen poderes antiinflamatorios

Se ha encontrado que los champiñones contienen ergotioneína, un poderoso antioxidante que contribuye a reducir la inflamación del cuerpo. Los hongos reishi, en particular, se han utilizado medicinalmente en Asia durante miles de años, esencialmente para aliviar padecimientos relacionados con la inflamación. Por otro lado, otras investigaciones han demostrado que los hongos reishi son benéficos también para mitigar las respuestas alérgicas vinculadas con la inflamación, así como el crecimiento de tumores.

 

  • 6. Los hongos “mágicos” pueden ayudar a los pacientes con cáncer

La Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York analizaron las propiedades de los hongos en 80 pacientes con cáncer que padecían ansiedad, depresión o miedo a la muerte. Los participantes recibieron dosis de psilocibina, el compuesto psicodélico que naturalmente se encuentra en cierto tipo de hongos. Alrededor del 80% de ellos experimentó “un aumento en el optimismo, un sentimiento de conexión con otras personas y experiencias místicas y espirituales. Los efectos persistieron durante el período de seguimiento de 6 meses”, según se señala en el Washington Post. La investigación, publicada en el Journal of Psychopharmacology, sugiere que la psilocibina podría ser beneficiosa para las personas con depresión o trastorno de estrés postraumático.

 

  • 7. Podrían ayudar a combatir el envejecimiento

En un reciente estudio de la Universidad Estatal de Pensilvania se encontró que los hongos tienen altas cantidades de dos antioxidantes importantes, la ergotioneína y el glutatión, que están asociados con propiedades antienvejecimiento: “Lo que encontramos es que, sin lugar a dudas, los hongos son la fuente dietética más alta de estos dos antioxidantes en conjunto, y que algunos tipos de hongos están realmente repletos de ellos”, advierte el profesor que lideró el proyecto. Las cantidades de antioxidantes varían según la especie; el ganador por mucho, fue el hongo porcini salvaje, dijeron los investigadores.

 

  • Para aprovechar todos estos beneficios de salud, realmente debes cocinar tus hongos

Los hongos a menudo contienen compuestos químicos que pueden interferir con la digestión y la absorción de nutrientes. Una cocción suficiente rompe las paredes de las células, inactiva los elementos antidigestivos y destruye muchas toxinas. En una investigación realizada en España en el 2017, se descubrió que la forma más saludable de cocinar los champiñones es hornearlos o asarlos a la parrilla. A diferencia de freír o asar a la parrilla, hornear los hongos hace que se pierdan menos nutrientes durante el proceso de cocción. Y a pesar de que la parrilla puede causar cierta pérdida de nutrientes, el uso de un poco de aceite en el proceso agrega antioxidantes.



Las personas que consumen psicodélicos tienen mayor conciencia medioambiental (ESTUDIO)

Según estudio liderado por el Journal of Psychopharmacology, el uso de sustancias psicodélicas puede exteriorizar una renovada conciencia ecológica en nosotros.

No es la primera vez que escuchamos hablar de las bondades que ofrece el consumo de psicodélicos, ya sea por su uso terapéutico o incluso medico. Al entrar en contacto con este tipo de sustancias, nuestro organismo entero se entrega a un estado de sensibilidad mayor que, en la mayoría de los casos, puede resultar en una toma de conciencia positiva, tal vez de nuestro entorno, de quienes nos rodean o de nosotros mismos. Y es precisamente ese estado de éxtasis –al igual que los sueños–, el que invita a reflexionar en las propiedades que tienen las sustancias psicodélicas para despertar, quizá, una ancestral conexión con la naturaleza.

En un estudio liderado por el Journal of Psychopharmacology, psicólogos de las universidades de Yale e Innsbruck observaron las conductas de 1487 personas que, al haber consumido psicodélicos (LSD, psilocibina y mezcalina), demostraron tener mayor sensibilidad hacia la naturaleza y el medio ambiente, una reacción que llevó a los sujetos estudiados a generar una conciencia evidente sobre el cuidado de todo lo que estaba vivo a su alrededor. 

peyote-droga-psicodelicos-naturaleza

Los investigadores encontraron que las personas que habían usado estas sustancias reportaron comportamientos más respetuosos con el medio ambiente, tales como el reciclaje y la importancia en reducir su huella de carbono. Muchos también reportaron un mayor sentido de unidad con la naturaleza. También descubrieron que cuanto más psicodélicos se usan, mayor es el sentido de conexión, y mayores son las actividades pro-ambientales reportadas: “Cuanta más gente tenía experiencia con psicodélicos clásicos, más les gustaba pasar tiempo en la naturaleza y más se consideraban parte de la naturaleza”, se lee en el estudio.

Comprobaron, además, que los sujetos no tenían esa percepción previamente, y que el uso de psicodélicos fue decisivo en su cambio de perspectiva. Y es que estas sustancias, como explica el doctor británico Robin Carhart-Harris (el primer científico en 40 años en estudiar sustancias psicoactivas alucinógenas), liberan al cerebro de sus funciones estructurales y permiten un flujo sensorial sin precedentes.

psicodelicos estudio conciencia ecologica-maps of the mind

Esto podría ser el equivalente científico al trabajo de Aldous Huxley sobre los alucinógenos, que describe en su libro Las puertas de la percepción, mismas que sólo pueden destrabarse, según el autor, con el uso de cierto tipo de sustancias portentosas extraídas desde la naturaleza. Para escribir este ensayo el autor inglés se basó en la frase del poeta William Blake: “Si las puertas de la percepción se purificaran, todo se le aparecería al hombre como es: infinito”.

Y así es como muchos consumidores y estudiosos de estas sustancias describen el momento en que contactaron la naturaleza –con su entorno–: como algo infinito, como un cosmos repleto de posibilidades, de texturas, aromas y sabores que a veces el cerebro bloquea en su afán de poder seguir funcionando, pero que siempre han estado ahí, en toda su magnificencia. 

El escritor Alfonso Reyes, por su lado, realizó una ecuación para entender el estado de alucinación que generan estas sustancias, y entre líneas nos hace un llamado a reconocer que no se trata de una ilusión, sino de la posibilidad –dada por una sensibilidad tal– de entablar el mismo lenguaje con, por ejemplo, el reino vegetal.  

peyote-droga-psicodelicos-naturaleza

Los mismos pueblos originarios de América han venido practicando, desde hace siglos, la ingesta de ciertas sustancias naturales para comunicarse con la tierra y las plantas, para descodificar el lenguaje feral de los elementos naturales y para interceder, en voz de la colectividad, con una plegaria o una oración frente a un escenario indeseable para los mismos.

No cabe duda de que el uso de sustancias como el LSD, el DMT, la mezcalina o la psilocibina, regalan numerosas experiencias que vinculan la vida humana con la de la naturaleza. A nosotros nos queda hacer un uso respetuoso de ellas. 


*Imágenes: 2) Flickr Ariana Escobar; 3) Maps Of The Mind