Una lluvia prehistórica duró 2 millones de años sin parar (VIDEO)

Si el cambio climático te parece drástico, esto te parecerá radical.

Aunque el relato –muy verosímil– sobre las eras geológicas indicaba que la lluvia no podía haber acontecido hasta el período Jurásico, ahora se tiene evidencia de que una lluvia de 2 millones de años asoló a la Tierra en el Triásico, la época que vio nacer a los primeros dinosaurios.

Pero, ¿cómo se puede saber esto? Los arqueólogos y paleontólogos son sin duda viajeros del espacio, y sus máquinas para acceder al remoto pasado prehistórico son las plantas y los fósiles. No obstante, en 1990 dos geólogos británicos encontraron evidencia de que no todo fue calor y sequedad en el período Tríasico, el cual comenzó hace 250 millones de años.

lluvia-prehistoria-2-millones-anos-cambio-climatico

El Evento Pluvial del Carniense

Los geólogos británicos hallaron rocas correspondientes a ríos y pantanos en zonas insólitas que, según pudieron constatar, tenían 250 millones de años de existencia. Es decir, eran del período que, hasta ese momento, se suponía que había sido seco y árido.

Por eso, los geólogos hicieron su propio viaje en el tiempo a partir de las rocas, generando un nuevo relato que no sólo desmiente lo que la comunidad científica daba por hecho respecto a las eras geológicas, sino que deja en ridículo la idea del cambio climático contemporáneo. Este acontecimiento, llamado Evento Pluvial del Carniense, permite saber más sobre la mayor transformación biótica de la Tierra.

Antes del Tríasico –y según se creía, también durante éste– los océanos hervían y todo el territorio era más árido que cualquier desierto debido a que todo el mundo era un supercontinente, conocido como Pangea. Tal vastísimo territorio no comenzó a fracturarse hasta hace 200 millones de años; antes de eso era imposible que lloviera sobre él, pues las nubes no podían ir mucho más allá de las costas del supercontinente.

No obstante, las rocas estudiadas por los geólogos británicos demostraron que hubo ríos, lagos, pantanos y todo tipo de suelos mojados en la profundidad del territorio, en lo que hoy es Italia, Japón y Australia. ¿Cómo se originaron? Por la lluvia de 2 millones de años. Pero, ¿cómo llovía sin nubes en Pangea?

https://ecoosfera.com/2017/11/cambio-climatico-soluciones-efectos-tiempo-tres-anos-revertir-salvar-planeta/

Bueno, justo antes de que llegara el Evento Pluvial del Carniense, hace 235 millones de años, hubo una gran actividad volcánica en lo que hoy es Alaska y Columbia Británica: erupciones de 5 millones de años de duración. Esto produjo una capa de 6km de grosor que liberó suficiente CO2 y provocó que la temperatura subiera entre 3 y 10 grados, lo cual evaporó el agua de la superficie a la atmósfera, creando tantas nubes que alcanzaron los rincones más profundos de Pangea.

Así se generó el Evento Pluvial: el punto de arranque de la biodiversidad prehistórica, que ocasionó la diversificación de la vida en muchas formas y promovió una mayor fauna de herbívoros.

¿Quieres saber cómo acabo esta lluvia? Este excelente video del canal PBS Eons explica más sobre este asombroso –y un poco escalofriante– cambio climático prehistórico.

 

* Imágenes: James Gilleard



Mira estos trineos atravesando un fiordo derretido en Groenlandia

Los perros de trineo no están caminando sobre las aguas: los milagrosos animales atraviesan lo que solía ser una gruesa capa de hielo de 1.2 m de ancho.

Un equipo oceanográfico tuvo problemas para recuperar implementos técnicos de investigación en Groenlandia. Y es que ni los científicos ni sus guías habían visto algo así antes en el fiordo Inglefield Bredning: debido a las altas temperaturas registradas durante los últimos días, el fiordo ha formado una pequeña alberca de agua derretida. El resto del fiordo sigue abajo.

En la imagen que está dando la vuelta al mundo no se ven trineos mágicos surfeando un lago, sino al equipo de científicos y guías locales del Instituto Meteorológico Danés. El autor de la foto es Steffen Olsen del Centre for Ocean.

Según Olsen, los perros están atravesando lo que solía ser una capa de hielo de 1.2 metros de ancho. Rasmus Tonboe, colega de Olsen, escribió en sus redes sociales que “el rápido derretimiento y el hielo marino de baja permeabilidad y pocas grietas permite que el agua derretida se quede en la superficie.”

El equipo de oceanógrafos lleva casi una década midiendo el grosor de los fiordos, junto a los cazadores locales y cuadrillas de trineos. Según Olsen, hay unos 870 m de agua debajo del hielo.

Y es que los científicos siguen dependiendo del conocimiento tradicional de los guías y de trineos tirados por perros para transportarse a través de las frías llanuras de Groenlandia, pues sigue siendo el medio más práctico para moverse durante la mayor parte del año. Las expediciones se planean con apoyo de satélites y GPS, pero debido a la superficie cambiante, nadie mejor que los guías.

Ruth Mottram de Instituto Meteorológico Danés afirmó en entrevista que “el hielo de esta zona es bastante confiable en esta época del año, además de muy grueso, lo que significa que hay relativamente pocas fracturas por las que podría colarse el deshielo.”

fiordo-groenlandia-derretimiento
Las temperaturas siguen aumentando en el pronóstico para esta semana en el Círculo Polar Ártico (imagen: Lars Kaleschke)

Las temperaturas alcanzaron los 17.3º C la semana pasada, inusualmente altas incluso para el verano groenlandés. Otras zonas menos gruesas permiten que el deshielo se cuele por las grietas, por lo que no forman este tipo de lago de derretimiento.

Según Mottram, se esperan temperaturas elevadas para los próximos días, por lo que los derretimientos seguirán: “Desde la semana pasada fuimos testigos de condiciones muy cálidas en Groenlandia, y de hecho en gran parte del Ártico, a causa de las corrientes de aire cálido que suben desde el sur.”



Descubren ejemplar intacto de “poni” prehistórico en Siberia (Fotos)

El potro vivió en el Pleistoceno y pertenece a una especie extinta de caballos que habitaron la zona.

Los hielos perpetuos en las zonas polares son como el congelador que guarda vestigios de otras eras planetarias. Fue gracias a este clima de frío extremo que un ejemplar de Equus lenensis (caballo Lena) pudo ser recuperado en un extraordinario estado de conservación, con las pezuñas, el pelo y el tracto digestivo casi intacto.

encuentran restos pony prehistorico

El director adjunto de la Universidad Federal del Noreste de Yakutsk (en Siberia), Grigory Savvinov, afirmó que “los restos del potro no presentan daño alguno, incluso su pelo se ha preservado, lo que es increíblemente raro en ejemplares tan antiguos”.

En una entrevista con el Siberian Times, Savvinov indicó que al momento de su deceso el animal tenía aproximadamente 2 meses de edad, y tenía una altura de 98 centímetros hasta la línea del hombro. La teoría de los expertos que desenterraron los restos es que la causa de muerte pudo haber sido que el potro cayó en una “trampa natural”, como una zanja, o bien, que pudo haberse ahogado.

El contenido de su aparato digestivo será examinado durante la autopsia para conocer su dieta en los cortos meses de vida que tuvo. Un equipo internacional de paleontólogos rusos y japoneses trabajó en la depresión Batagay, a 100 metros de profundidad, en la zona de Verkhoyansky, ubicada en la República de Sajá-Yakutia. El descubrimiento se reportó el día 11 de agosto, y unos días después también encontraron el esqueleto de un mamut lanudo con algunos tejidos, gracias a los testimonios de los pobladores.

El director del Mammoth Museum de Yakutia, Semyon Grigoryev, hizo énfasis en que este potro pertenece a una especie extinta que vivió en la región hace 30,000 o 40,000 años, y que los actuales caballos salvajes de la zona pertenecen a otra especie. Cabe aclarar que la palabra pony (en inglés; poni en español) deriva del francés antiguo poulenet, que significa potro o caballo joven; los ponis actuales pertenecen a razas distintas de caballos.

En años recientes, los hielos perpetuos de la zona han sido lugar del descubrimiento de otros especímenes de la Era de Hielo, como un pequeño gato de las cavernas y una cría de rinoceronte lanudo.