En medio de destrucción y extracción de recursos de manera irresponsable, están también aquellos dispuestos a arriesgar sus vidas para preservar el bienestar del planeta y por ende, de la humanidad. Reclamar el derecho de la naturaleza y la libertad, se ha vuelto el sentido de vida de muchos activistas que se entregan en cuerpo y alma para lograr este objetivo. Así es la historia de Liz Chicaje, defensora de la Amazonía peruana, cuyos esfuerzos lograron la creación del Parque Nacional Yaguas y que ahora le valió el reconocimiento del Goldman Enviromental Prize, el ‘Nobel Verde’.

Liz Chicaje nobel verde
Goldman Enviromental Prize

En un remoto rincón al noreste de Perú, yace una franja de selva amazónica que se extiende por más de dos millones de acres. Es un espacio con gran biodiversidad, donde habitan 500 especies de aves y 550 especies de peces. Pero entre sus terrenos, también se pueden encontrar especies catalogadas en peligro de extinción. Salvar este fragmento de tierra se vuelve entonces imperante. Manatíes, delfines de río, nutrias gigantes y monos lanudos, son tan sólo algunas de los animales que habitan en la región.

También en Ecoosfera: Defensores ambientales en México: los que arriesgan la vida mientras otros callamos

Pero como todo en la naturaleza, es en realidad el conjunto de sus partes lo que logra la armonía y el equilibrio para la supervivencia del todo. Los humedales que se esparcen por la selva amazónica de Perú, son uno de los ecosistemas más valiosos. Preservarlos no sólo es sinónimo de subsistencia para las criaturas que los habitan, sino también porque son responsables de suministrar agua potable a las 29 comunidades de indígenas que habitan en los alrededores de la región.

humedales Perú

Líder de los Bora de Loreto

Liz Chicaje, líder de la comunidad indígena Bora de Loreto, sabe muy bien que la explotación de este valioso recurso sin respeto a la naturaleza poco servirá. Habiéndose criado entre comunidades indígenas, las mayores defensoras del bosque en el mundo, Chicaje sabe que a la naturaleza se le trata con respeto y armonía. Por ello, busca guiar a su comunidad para vivir de manera sostenible.

Liz Chicaje nobel verde
Goldman Enviromental Prize

Ha sido un camino largo, desde hace más de dos décadas se inmiscuyó en el activismo para la defensa del territorio ancestral de los Bora. El mismo año en que se adentró en la lucha por la defensa de la región, a la edad de 16 años, Chicaje se convirtió en madre. Su hija, Cielo, la acompañó desde los 12 días de nacida en las luchas incansables por preservar la selva.

Una batalla ganada y el reconocimiento

Se enfrentó a los explotadores ilegales de los recursos naturales, taladores y mineros instaurados en la región amazónica de Perú. Pero gracias a los esfuerzos de su comunidad, pronto se percató de que el estatuto de un parque nacional, ayudaría con la protección de la selva y sus preciados sistemas fluviales. Y finalmente, años de acciones y esfuerzos constantes por parte de Liz y su comunidad, dieron sus frutos. En 2018 el gobierno de Perú declaró la creación del Parque Nacional Yaguas, que protege más de dos millones de acres de selva amazónica.

Parque Nacional Yaguas

Por este gran logro y todos los esfuerzos invertidos, Liz Chicaje se ha convertido en una de las seis activistas en todo el mundo en ganar el Premio Goldman, que muchos consideran como el ‘Nobel Verde’. Pero Chicaje no se da por vencida y sabe que el Parque Nacional Yaguas, por el que tanto luchó, sólo es el comienzo para preservar las tierras naturales de su natal Perú. Sigue en pie para emprender acciones de conservación y así, preservar la armonía entre las comunidades indígenas y la Madre Naturaleza.

Liz Chicaje nobel verde
Goldman Enviromental Prize

Sigue leyendo: Pueblos indígenas, los mejores guardianes de los bosques (afirma la FAO)