El acceso al agua potable es un derecho humano. Hoy, cerca de 15 millones de mexicanos no tienen acceso a ella y la esperan como todos esperamos el amanecer. Para México se ha vuelto especialmente complejo distribuir el agua; sin embargo, la iniciativa de la Ley General de Aguas propone una transformación en infraestructura para ahorrar el vital líquido, así como para garantizar su conservación.

agua-privatizacion-mexico-ley-general-aguas

En el país, el derecho al agua forma parte de la Constitución desde el 8 de febrero de 2012:

Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. El Estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos (…).

A la par, el artículo tercero transitorio del mismo documento señala que “el Congreso de la Unión contará con un plazo de 360 días para emitir una Ley General de Aguas”. Hasta ahora se han cumplido más de 7 años y la ley sigue sin promulgarse.

A partir del 12 de febrero de 2020 la Ley General de Aguas consiguió la firma de 12 diputados y cuatro partidos en la Cámara de Diputados. Mientras tanto, en el Senado el 23 de febrero se acumularon 22 firmas de senadores de tres partidos. No obstante, la ley sigue detenida.

escasez-agua-ley-general-aguas-mexico-derecho

También en Ecoosfera: ¿Por qué hay un problema complejo de agua en México?

 

Ley General de Aguas: el impulso hacia venerar el agua

La Ley General de Aguas necesita una reforma urgente por la simple razón de que 15 millones de mexicanos no tienen acceso a un derecho básico. Manuel Perló Cohen, investigador y ex director del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, asegura que en 2018 el 91.6% de la población en México contaba con agua.

No obstante, el tiempo pasa y los sistemas de agua necesitan mantenimiento. En el territorio mexicano, los recursos hídricos se distribuyen de forma desigual. “La mayoría está en el sur-sureste, pero en el centro y norte, donde se encuentra la mayor cantidad de población y economía, hay menos”, agrega Cohen.

Es hora de encender las alarmas respecto a nuestra relación con el agua. Los acuíferos están siendo sobreexplotados y si no se rediseña la forma de usar el agua, ésta se acabará. La Ley General de Aguas continúa con la campaña para que se apruebe el plan de 12 lineamientos que reestructura los sistemas de distribución y uso de este recurso.

Hoy, más que nunca, es necesario venerar el agua, pues es parte de nuestra existencia, del mundo y la vida en él. El cuidado del agua es en muchos sentidos el principio de un cambio más grande, una misión que corresponde a cada uno de nosotros: pedir una disculpa por la contaminación y el desperdicio y actuar para garantizar su presencia en el planeta.

 

Sigue leyendo: Ayutla mixe a un paso de que su derecho humano al agua sea reconocido