La popularidad de los alimentos alternativos a los productos de origen animal ha ido creciendo. Y aunque esto es un avance en materia del cuidado de los animales y el medio ambiente, también hay verdades ocultas detrás de estos. No todas las leches de origen vegetal o llamadas veganas son necesariamente la opción más sustentable. Son menos contaminantes que la leche de vaca, eso es un hecho, pero entre leches vegetales también hay opciones dañinas para el medio ambiente, sobre todo para las abejas. Para tener un consumo responsable, hay que entender cuáles de las leches vegetales contaminan menos el medio ambiente.

leches vegetales contaminan menos

¿Animal o vegetal?

Según investigaciones de la Universidad de Oxford, producir un vaso de leche de vaca genera casi tres veces más emisiones de gases de efecto invernadero que cualquiera de origen vegetal. También consume nueve veces más tierra que cualquier alternativa vegana. La primera aseveración clara aquí es que consumir cualquiera de las variedades de leches vegetales contamina menos el medio ambiente, que consumir leche de origen animal.

leches vegetales contaminan menos

Pero la producción de leches vegetales también requiere de recursos naturales y también contaminan el medio ambiente. Así que tener claro cuáles leches vegetales contaminan menos es clave para elegir la opción más sostenible.

desperdicio agua

La investigación de Oxford nos da un panorama más claro sobre el consumo de leches. Consumir un vaso de leche de vaca diariamente durante un año, es equivalente a 650 metros cuadrados de terreno. Esto es, 10 veces más de lo que se requiere para producir la misma cantidad de leche de avena.

Pero entre las propias leches vegetales están las que contaminan más, requieren más agua o mayores cantidades de terreno. La leche de arroz, por ejemplo, es la que más emisiones de carbono emite al medio ambiente y utiliza la mayor cantidad de agua (54 litros por vaso), sólo detrás de la leche de almendras (74 litros por vaso). Aunque ciertamente es la que menos tierra invade.

monocultivo

La leche de soja y la de avena, quizá sean las opciones más sostenibles. Si bien producen un poco más de emisiones carbono que la de almendras que es la que menos CO2 emite, consumen pocos litros de agua para su producción.

¿Es sostenible la leche de almendras?

La leche de almendras es una historia aparte. De todas, es la que menos emisiones de carbono emite al medio ambiente, la tierra utilizada para su producción tampoco se dispara, pero es la que más agua consume. Aunque detrás de ella se esconde un lado oscuro relacionado con la explotación de las abejas, insectos importantes para el mundo y que se encuentran en peligro de extinción.

abejas

Esta bebida se obtiene del árbol Prunus dulcis, que se encuentra en todo el mundo. Aunque la mayor producción de leche de almendras proviene del Valle de California, de donde se obtiene el 80% de la producción mundial. Ahí las abejas se encargan de polinizar los árboles para su cultivo y extracción de leche de almendras.

Pero como consecuencia del aumento de demanda del producto, ahí las abejas literalmente mueren del cansancio. 50 mil millones de abejas perdieron la vida el invierno de 2020, como consecuencia del uso indebido de pesticidas que debilitan a las abejas hasta la muerte.

abejas muertas zika

No sólo se trata del uso de pesticidas, sino que también es un caso de explotación. Las abejas polinizadoras deben descansar durante el invierno, tiempo que utilizan para recuperarse. No obstante, los campos de producción no respetan este biorritmo, afectando en gran medida la salud de las poblaciones de abejas. En gran medida esto se debe al aumento en la demanda del producto y las malas gestiones con prácticas poco amigables con el medio ambiente.

leche de almendras abejas

La próxima vez que tomes un vaso de leche, por favor sé consciente del gran trabajo que hay contenido ahí. Sabemos que la industria alimentaria es una de las más contaminantes y pese a que no podemos bajar la demanda, sí podemos adoptar prácticas más amigables con el medio ambiente. Los productores deben gestionar de mejor manera sus cultivos y métodos. Y como consumidores también tenemos una gran responsabilidad, buscar las opciones menos contaminantes y más sostenibles.

Sigue leyendo: Estos son los alimentos más y menos buenos para el ambiente según su procedencia