La función de todo nuestro metabolismo (incluso sanar) depende de la luz

¿Cómo influye la luz en la mente? Anadi Martel explora la naturaleza vibratoria de la luz y la interacción entre la luz, la biología y la conciencia.

El científico Anadi Martel ha estudiado los increíbles efectos de la luz en las dimensiones físicas, energéticas y cognitivas de la vida. Sus estudios refuerzan la premisa que propuso el científico alemán Fritz-Albert Popp:

Ahora podemos decir enfáticamente que la función de todo nuestro metabolismo depende de la luz.

En este sentido, Martel está convencido de que hay una relación directa entre la luz y la conciencia y de que los efectos de la luz en la mente son como el que ocurre durante la meditación. Según su libro Therapies: A Complete Guide to the Healing Power of Light, hay tres maneras en las que la luz influye en la mente: de manera física, cognitiva, y la más interesante, la subjetiva.

Con este descubrimiento, la luz y su uso pueden servir para redescubrir el equilibrio natural, y abrir la puerta a un mecanismo de sanación siempre listo para cuando le demos oportunidad.

A partir de los aspectos históricos, científicos y espirituales de la luz y su papel en la medicina energética, Martel explora la naturaleza vibratoria de la luz y la interacción entre la luz, la biología y la conciencia.

 

Antes de la luz, la influencia del color

la-funcion-de-todo-nuestro-metabolismo-depende-de-la-luz

Ya existen estudios y terapias que revisan la influencia fisiológica del color en su aspecto biofísico y su impacto cognitivo a través de su capacidad de evocar el mundo interno de las personas.

El cerebro reacciona a la percepción del color, y sobre eso se sigue estudiando. Sin embargo, ¿podría el color ser un estímulo que permita el aumento de la energía cerebral y que calme la mente al mismo tiempo? Tal fenómeno ocurre con la meditación.


La percepción del color no sólo influye en la mente; la mente también influye en la percepción del color. Ambos están íntimamente relacionados.

Existen dos áreas importantes donde el color ejerce su influencia: el dominio objetivo (que trabaja a través de los canales fisiológicos y biofísicos) y el dominio cognitivo (que anima los pensamientos y la conciencia).

la-funcion-de-todo-nuestro-metabolismo-depende-de-la-luz kiki-falconer-608549-unsplash
Unsplash

 

La luz y su influencia en la mente

Tenemos muchas formas de usar la luz, que puede actuar en uno u otro de estos dominios, el objetivo y el cognitivo. En cuanto al dominio objetivo, la fotobiomodulación es un ejemplo. En esta técnica, la luz actúa directamente a nivel celular, estimulando la cadena respiratoria mitocondrial y modulando la producción de moléculas de alta energía metabólica.

Por otro lado, el dominio cognitivo de la luz es aquello que pasa por el sentido de la visión; esta influencia es una de las más profundas, ya que a través de la visión se construye una representación interior del mundo. La visión se relaciona con las facultades cognitivas superiores: puede evocar todas las emociones, sensaciones y pensamientos que nos definen.

la-funcion-de-todo-nuestro-metabolismo-depende-de-la-luz val-vesa-396666-unsplash
Unsplash

 

La luz y la influencia subjetiva

Pero, ¿qué sucede en el límite entre estos dos? El libro llama a esta influencia el dominio subjetivo porque interviene en el nivel de la percepción interior, que es subjetiva. Esto tiene que ver con cualquier actividad cognitiva capaz de inducir un estado del ser armonioso y positivo.

Tal actividad puede tomar varias formas: cualquier emoción que evoca belleza o placer, la sensación de unidad con el flujo de la vida, la relajación profunda, o una impresión de inmensa paz y seguridad. Esta es una de las regiones más fértiles, y tiene profundas implicaciones para la aplicación terapéutica del color.

Con este descubrimiento, la luz y su uso pueden servir para redescubrir el equilibrio natural y abrir la puerta a un mecanismo intrínseco de sanación, siempre listo para entrar en acción cuando le demos la oportunidad.



Gobierno de Bolsonaro llama “mala brasileña” a modelo por defender la Amazonía

…y con esta sofisticación respondió la defensora ecologista.

Sabemos que Jair Bolsonaro es un peligro para la Amazonia. Pero también lo es para la libertad de expresión.

La supermodelo y activista medioambiental, Gisele Bündchen, es una de las primeras víctimas mediáticas del gobierno de Bolsonaro. Se le intentó callar aunque –por ahora– sólo con sutiles amenazas. La ministra de Agricultura del nuevo gobierno, Tereza Cristina Dias, realizó un acto de censura camuflada al declarar en una entrevista que la modelo no debería “andar por ahí criticando a Brasil sin conocer los hechos”, pues la supermodelo se ha pronunciado en contra de los planes del nuevo gobierno en temas de agricultura y conservación.

Cristina Dias llamó a Bündchen una “mala brasileña” 
y afirmó que Brasil es una “vanguardia de la conservación”.

gisele-bundchen-bolsonaro-brasil-agricultura-mala-brasilena

Lo cierto es que ninguna vanguardia ecologista que verdaderamente lo sea podría tener un presidente que piense que el cambio climático es producto de un “mala planificación familiar y no de, por ejemplo, la deforestación en la Amazonía ocasionada por la tala legal e ilegal. Ni mucho menos aún un “país vanguardia” podría salirse de los Acuerdos de París.

Pero Gisele Bündchen respondió en su cuenta de Twitter con una gran sofisticación. Nos recordó que, ante los arranques de gobernantes como Trump y Bolsonaro –y de sus colaboradores–, nosotros tenemos la cortesía:

Me causó sorpresa ver mi nombre mencionado de forma negativa por defender y manifestarme a favor del medio ambiente. Desde el 2006 vengo apoyando proyectos y me he volcado a causas socioambientales, lo que siempre he hecho con mucha responsabilidad.

Siempre estoy buscando el conocimiento a través de lecturas y el contacto con científicos, pescadores, agricultores, organizaciones corporativas y ambientales, de forma que en mi camino he podido aprender mucho y sigo aprendiendo todos los días. Estoy de acuerdo en que la producción agropecuaria y la conservación ambiental deben juntarse, estar lado a lado. Nuestro desarrollo, prosperidad y bienestar dependen de ese equilibrio y la agricultura, tan importante para nuestro país, también depende de las condiciones climáticas adecuadas para su crecimiento.

Brasil tiene todo para liderar el movimiento en pro de un desarrollo más sustentable, capaz de suplir las necesidades de la generación actual sin comprometer a las futuras generaciones. Hago un llamado a divulgar acciones positivas en este sentido.

Necesitamos entender que los recursos naturales son finitos, que los bosques tienen un papel fundamental en el equilibrio del clima y la tierra. Y, consecuentemente, también en nuestras vidas.

Preservar la naturaleza, por tanto, significa preservar la vida.

Por cierto, Giselle recibirá un premio por su activismo ecologista en febrero, por parte del UCLA Institute of the Environment & Sustainability. Así que mejor que Bolsonaro y su gobierno se preparen. Porque esta agente de cambio cuenta con mucho respaldo y censurarla no será cosa fácil.



¿Por qué ver el amanecer y anochecer es bueno para tu salud?

Distintos estudios han comprobado los beneficios físicos y emocionales de esta hermosa actividad.

Por intuición, sabemos que la naturaleza nos hace mucho bien. A la par, gracias a la ciencia, podemos confirmar los beneficios que el solo hecho de posarnos sobre la naturaleza nos comparte. También intuimos que apreciar momentos hermosos en la natura, como un atardecer o amanecer, es bueno para la salud, sobre todo mental, pero asimismo, algunos estudios han comprobado sus beneficios para el cuerpo.

Más allá de que dedicar momentos a la contemplación y a la relajación de la mente para mitigar el estrés diario es benéfico, en un estudio de la Universidad del Noroeste se encontró que la exposición a la luz temprana del día mejora tu metabolismo e incluso está ligada a la pérdida de peso.

Por otro lado, en el aspecto psicológico, darle tu atención al atardecer y al anochecer hace que hagas consciente el ciclo natural del día; con ello, tus actividades también van acoplándose a esta dinámica que influye en nuestro verdadero reloj, el natural (recordemos que la creación del tiempo es tan sólo una medida aceptada socialmente).

Igualmente, está comprobado que exponerte a la luz del sol mejora tu humor y tu salud, y el atardecer y amanecer son los momentos más amables para recibir los rayos del sol sin que dañes tu piel.

Si a lo anterior le añadimos la experiencia estética de este milenario ritual, su generosidad no demanda más explicaciones.