La era de las selfies podría estar llegando a su fin

Las selfies han entrado al museo: ¿son el documento de una época que termina o un recurso para contar tu propia historia?

Las selfies parecen ser una de las maneras de documentar la realidad más propias de la era digital. Es imposible navegar por las redes sociales sin encontrar imágenes del rostro de conocidos, seres queridos o celebridades, a menudo intervenidas con filtros, lo que en sí mismo constituye una novedosa forma de captar el instante –forma que, sin embargo, podría estar llegando al agotamiento–.

la-era-de-las-selfies-llegando-a-su-fin
Arvida Bystrom

Antes de que las cámaras fueran una herramienta a la que casi cualquier persona del globo podía tener acceso, hacerte una foto era un evento único y particular. Las familias se vestían para ser capturadas por el ojo del fotógrafo en un estudio, en lo que probablemente fuera la única imagen que conservaran de sí mismos durante su vida. Tener un retrato del ser amado en el escritorio o la mesa de noche es algo que ya sólo vemos en las películas. Con la masificación de la tecnología y la reducción de su costo, la cantidad de imágenes que la gente produce se incrementó a niveles inimaginables, y el primer objetivo del fotógrafo aficionado suele ser su propio rostro, la imagen de sí mismo según se la devuelve el espejo.

Pero hoy, entrar a Instagram y observar una selfie es, sin duda, menos emocionante que en sus inicios. Una prueba de esto es que las selfies ya están entrando al museo, como piezas de historia moderna.

 

 

🍎🍌🍏🍒+🤳= @themuseumofselfies ♥️ #themuseumofselfies #TMoS 📷: @adaorahchantel

Una publicación compartida de The Museum of Selfies (@themuseumofselfies) el

El Museo de las Selfies es una exposición interactiva que busca incluir las domésticas imágenes digitales de rostros en el amplio espectro de la historia del arte occidental. Tommy Honton, uno de los curadores de la muestra, afirma que “las selfies son solamente otra forma de autorretrato, así que decir que la selfie ha muerto es como decir que la fotografía ha llegado a su fin”.

La selfie moderna, al igual que los retratos al óleo de siglos pasados, no sólo da cuenta de la tecnología (y la moda) de la época, sino que captura un instante de la subjetividad de quienes aparecen en la imagen: cómo se perciben, al igual que cómo desean que otros los vean. Esto es una diferencia importante con respecto al arte del pasado, donde el modelo de la pintura pasaba por el tamiz de la capacidad artística del pintor; a diferencia de entonces, ahora el sujeto y el objeto de la imagen se funden en un mismo yo.

“Las selfies son poderosas porque nos vuelven autores de nuestras propias historias”, añade Honton, pues “incluso aunque vivamos como avatares de nosotros mismos… probablemente seguiremos queriendo tomar una selfie de la experiencia de nuestros ‘yo’ virtuales”.

 

* Fotografía principal: Exhibición “Ego Update”, de Alain Bieber



Los adolescentes más influyentes del 2018: ¿por qué están inspirando al mundo?

Estos muchachos están literalmente construyendo los nuevos paradigmas…

En nuestra cultura es poco común que se tome en cuenta a los más jóvenes. Quizá la evidencia más certera sobre este punto sea que en la mayoría de los países no se adquieran responsabilidades hasta los 18 años. Por eso, los jóvenes tenemos preocupaciones que los políticos no acaban de entender.

Muchos mitos se han tejido alrededor de los jóvenes, como que son irresponsables y no saben tomar decisiones, y que por eso necesitan de la supervisión adulta. No obstante, muchos adolescentes han demostrado una lucidez y una energía mucho mayor que los adultos. Y ni hablar de las lecciones de creatividad que nos otorgan, y que vienen a irradiar un poco de luz en muchas vidas que, a veces, se encuentran llenas de desencanto.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Por fortuna existen canales desde los cuales se visibiliza a la juventud y sus logros. Un ejemplo de ello es la lista anual de la revista Time, Los jóvenes más influyentes del 2018, en la cual se reconoce la corta pero contundente carrera de jóvenes activistas, deportistas, científicos y artistas, cuya edad oscila entre los 13 y 19 años.

Lo que todos estos chicos tienen en común es que son agentes de cambio, y que son la promesa de nuestra evolución como sociedad. Para quienes sean pesimistas sobre el futuro, saber la fugaz pero contundente carrera de estos jóvenes podría renovar su optimismo. Y es un recordatorio de que es urgente volver a trabajar en colectividad, como muchos de ellos lo hacen, negándose a ser parte de las cifras de muchachos depresivos.

Aquí te mostramos a 8 de los jóvenes influyentes
que más nos inspiran
:

Marley Dias, 13

Mi objetivo es que los niños sepan que cambiar el mundo no debe ser algo que se sienta como imaginario, sino algo que tienes el poder de hacer ahora y siempre.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Es fundadora del movimiento #1000BlackGirlBooks. Para ello, Dias se dedicó a recolectar mil libros con protagonistas negras, para después distribuirlos en las comunidades necesitadas. Desde 2015 ha regalado más de 11 mil libros en todo el mundo, para fomentar la cultura y el orgullo por la cultura negra.

Rishab Jain, 14

He llegado a ver cómo los médicos pueden hacer una diferencia inmediata en la vida de las personas.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Estudiante de octavo grado en Oregon, Jain desarrolló una herramienta de software que, durante las simulaciones de operaciones, demostró ser de ayuda para los médicos. Este software ayuda a matar a las células cancerígenas en el páncreas, unas de las zonas más difíciles donde atajar la enfermedad. Jain ganó con su algoritmo el premio mayor en el Reto de Jóvenes Científicos Discovery Education.

Thandiwe Abdullah, 15

Quiero cambiar la percepción mundial de los jóvenes negros y empoderar a los jóvenes negros para reclamar su propio espacio y exigir que se satisfagan nuestras necesidades.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Cofundadora de Black Lives Matter LA Youth Vanguard, Abdullah es una de las voces más potentes del movimiento. Ha ganado visibilidad dando discursos en marchas y actividades políticas, y ha escrito sobre las necesidades actuales de los movimientos contra el racismo y la violencia hacia las minorías.

Greta Thunberg, 15

En lugar de preocuparte por el futuro, debes intentar cambiarlo mientras puedas.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Thunberg es estudiante en Suecia, un país que es modelo para muchos en el mundo. Pero la joven, ya que no puede votar, comenzó una huelga escolar de tres semanas, con el fin de instar al gobierno a actuar sobre el cambio climático, lo que no estaba haciendo con la urgencia que debería. Desde entonces, Thunberg ha inspirado cientos de huelgas escolares similares en todo el mundo, incluida una huelga escolar masiva en Australia. Fue nominada para un premio internacional por su activismo y recientemente se reunió con el Secretario General de los Estados Unidos en la cumbre climática COP24 en Polonia.

Billie Eilish, 16

No puedo imaginar una vida que no implique creatividad.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Junto a su hermano, Billie Eilish grabó una canción que subieron a Soundcloud en 2016, titulada “Ocean Eyes”. La canción se hizo viral, y ahora la primera gira de Eilish ha agotado boletos. La creatividad de Eilish es innegable, y el hecho de que por sí misma haya creado todo un nuevo universo estético es tan estimulante como inspirador.

Ahed Tamimi, 17

No hice nada malo de lo que debería arrepentirme.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

El conflicto palestino tiene muchos más años que Ahed Tamimi, pero esta chica ha participado en las protestas contra la invasión israelí desde que tiene memoria, aunque en ellas les disparen con balas de goma y les lancen gases lacrimógenos. El 15 de diciembre de 2017, Tamimi abofeteó en la cara a un soldado, lo que le valió su encarcelamiento (cumplió 17 años en una prisión israelí). Ahora Tamimi es libre y es aclamada como líder de una nueva generación palestina, e insta a un nuevo enfoque para poner fin a la ocupación israelí de 51 años.

Jack Cable, 18

Hace diez años, la gente iría a la cárcel por cosas como esta … no hay manera de que obtuviera la misma respuesta.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Jack Cable es un hacker. Pero no es de esos que utilizan su conocimiento para afectar a terceros, sino que es de esos programadores que utilizan su experiencia técnica para encontrar e informar sobre errores y vulnerabilidades. Hace tres años, el joven encontró una vulnerabilidad en un sitio de criptomoneda, lo que le permitía retirar dinero de las cuentas de las personas simplemente ingresando un número negativo. Desde entonces se abocó a ser un hacker contra estos errores que pueden costar millones de dólares, afectar a las democracias y hasta cobrar víctimas. En octubre pasado, Cable voló a Ucrania y ganó la Copa HackIT donde el cofundador de Apple, Steve Wozniak, le entregó un premio.

Amika George, 19

No podemos confiar en que nuestros “formuladores” de políticas tomen medidas en asuntos que nos parecen tan obvios. Si queremos ver un cambio, nos corresponde a nosotros crear ese cambio.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Amika George ha dirigido las protestas, de más de 2 mil personas, que exigen la distribución de productos menstruales para mujeres y niñas de escasos recursos. George visibilizó una cuestión que nunca se había puesto a discusión, y es la de la mercantilización de productos básicos de higiene para mujeres. Lanzó la campaña #FreePeriods, reuniendo en poco tiempo cerca de 200,000 firmas en su petición para ayudar a erradicar la pobreza del período. El movimiento finalmente obtuvo el apoyo de más de una docena de responsables políticos del Reino Unido, lo que impulsó al gobierno a asignar fondos al tema por primera vez.



Qué es la dismorfia Snapchat y por qué está invadiendo la psique juvenil

Editar “selfies” nos puede llevar a una psicosis dismórfica sin retorno.

El reflejo es la génesis de la dismorfia, un trastorno quizá tan antiguo como los espejos, pero que apenas en 1987 fue catalogado como un auténtico trastorno psiquiátrico. En la actualidad es imposible saber cuántas personas padecen trastorno dismórfico corporal (TDC), ya que la mayoría de los afectados no busca ayuda.

No obstante, es indudable que cada vez más jóvenes tienen una percepción negativa de sus cuerpos.

Resulta paradójico que, en la modernidad, las obsesiones corporales invadan tantas psiques, y que sean los espejos donde sucede esa especie de catarsis negativa.

arte-ilustraciones manias-comportamiento redes-sociales

Porque históricamente los espejos han cargado otro simbolismo. En el mundo místico, los espejos reflejaban el espíritu; en la literatura, son puertas a mundos inversos o superficies en las cuales adivinar el futuro. Pero sólo ahora se han vuelto un espacio de repudio, obsesión y autoexclusión, entre otros fenómenos de talante negativo.

La era digital ha exacerbado las peores patologías, y el TDC es un ejemplo de ello. Ahora no es sólo el reflejo, sino la fotografía la que desata obsesiones.

Cada vez más jóvenes se realizan cirugías estéticas para lucir como en sus fotografías y selfies, editadas con aplicaciones como Facetune.

Estos jóvenes acuden con cirujanos plásticos con una inquietud: si es posible lucir tan perfecto en la realidad como en las selfies repletas de filtros. Son los rostros digitalmente alterados los que están provocando un inédito tipo de TDC, ahora llamado “dismorfia Snapchat”.

El 55% de los pacientes en EE.UU. se operan para verse mejor en las selfies

dismorfia-snapchat-trastorno-dismorfico-jovenes-selfies

Para los especialistas se trata de un inquietante fenómeno psicológico, donde la línea entre la fantasía digital y la realidad concreta se desvanece. Lo más grave es que ahora no son sólo los estándares de belleza de las celebridades lo que detona mayores obsesiones corporales, sino la aparente perfección de nuestros conocidos, tal como señala un artículo en JAMA Facial Plastic Surgery.

 

Pero, ¿tiene cura la dismorfia Snapchat?

El fenómeno de la generación selfiey sus malas aproximaciones a lo que debiera ser la autoestima–, así como el TDC y la nueva dismorfia Snapchat, no son sino el correlato de algo mucho más grande: el desarrollo del individualismo como culto al yo, que en el capitalismo se ha exacerbado.

Por ello, tanto el TDC como la dismorfia Snapchat y muchos otros trastornos asociados, como la depresión, sólo pueden curarse si cambiamos los paradigmas que rigen el entendimiento de lo que es bello y deseable, y sólo si extirpamos el individualismo de raíz egocéntrica –que, dicho sea de paso, no es una actitud inherente al ser humano–.

Debemos aprender a ser entendiendo que somos parte de un todo, lo que conlleva cambios sociales, espirituales y psíquicos de gran envergadura. De otra manera, trastornos como la dismorfia Snapchat sólo podrán tratarse, más no curarse.

 

* Imágenes: 1 y 3) Arvida Bystrom; 2) Mike Campau