El entretenimiento digital ofrece videojuegos que, sin dejar de lado el aspecto lúdico, proveen experiencias de inmersión únicas en el formato audiovisual interactivo. Con ejemplares como Tree o Sea of Solitude, la escena independiente vive un momento sumamente interesante. Con una primera entrega en 2011, Kentucky Route Zero de Cardboard Computer ha llegado a su quinta secuela, que más bien debe leerse y jugarse como el quinto acto de una extrañísima puesta en escena donde el usuario se transforma en el protagonista.

La crítica especializada no escatima elogios para KRZ: aunque es difícil de definir, se trata de un point and click donde tomas el papel de un transportista que debe hacer una serie de entregas en una autopista subterránea de Kentucky. Quien espere acción y acertijos probablemente deba buscar otro juego. Sus diseñadores se inspiraron en el imaginario de David Lynch (al menos en las atmósferas y la falta de secuencias lógicas), el movimiento artístico Southern Gothic y el realismo mágico para ofrecer algo completamente diferente.

 

Road movie para soñar despiertos

KRZ es un juego que se lee pero donde tú, como jugador, tienes que escoger los diálogos y, por decirlo así, definir el estilo de lo que vas experimentando. No se trata de un juego donde debas agotar todos los finales y encontrar todas las piezas de un rompecabezas que no existe, sino que debes elegir la letra que se canta en un musical, navegar en un barco en forma de mamut o recibir instrucciones sobre cómo sobrevivir a los errores pasados en una oficina llena de osos grizzly.

kentucky-road-zero-videojuego

La experiencia se parece a la lectura y se parece a un sueño lúcido, donde el soñador/jugador se ve en medio de escenas que guardan relación con otras pero las palabras pierden su sentido usual. Al subvertir las expectativas “normales” de un videojuego (como resolver tareas o seguir instrucciones), KRZ se inclina por cambiar continuamente el punto de vista, interpelar directamente al jugador en su calidad de usuario informático, e incluso llevarlo a cuestionarse la idea del destino y el libre albedrío.

Kentucky Route Zero está disponible en varios idiomas, entre ellos el castellano, para Windows, Mac y Linux. Aquí un análisis más a fondo de lo que te espera en esta extraña aventura:

 

También en Ecoosfera: Jugar para enfrentar a tus demonios: la nueva ola de videojuegos para tratar la depresión