Júpiter en oposición: este fin de semana podrás verlo (y también a sus lunas) ✨☄️

Con unos binoculares podrás apreciar incluso a, por lo menos, 4 lunas de Júpiter.

Júpiter es un masivo y hermoso planeta que fácilmente se puede ver, como una joya roja, en la bóveda celeste. Pero este mes será el mejor mes para observarlo, pues en general estará más cerca de nuestro planeta. Además, el lunes 10 de junio, Júpiter entrará en completa oposición, lo que significa que se encontrará perfectamente alineado con la Tierra y el sol no perturbará nuestra visión.

Júpiter en ojupiter-oposicion-2019-lunas-visibles-como-ver-fenomenos-astronomicosposición: una oportunidad para ver a este masivo planeta (y a sus lunas)

La oposición sucede cuando un planeta se posiciona de manera casi opuesta al sol, alineándose con la Tierra en una danza de milimétrica perfección. Así se forma una línea recta entre el sol, la Tierra y este masivo planeta, que ostenta 61 lunas. O bueno, eso creemos: lo cierto es que hasta hace poco se han seguido descubriendo satélites que orbitan alrededor de Júpiter.

El punto es que la oposición de Júpiter nos permitirá verlo como nunca, e incluso admirar a algunas de sus lunas, siempre y cuando miremos con binoculares o con telescopio hacia el cielo.

 

¿Cómo ver a Júpiter en oposición?

Júpiter entrará en oposición a las 15:27 horas UTC el 10 de junio, lo que significa que en México y parte del hemisferio sur será de día. No obstante, el efecto de la oposición se observará en su mayor magnitud desde el fin de semana y durante varias noches, así que puedes contemplarlo este fin de semana en toda su grandilocuencia.

Te recomendamos ir a un lugar con poca luz, quizá un sitio natural cerca de tu hogar, y llevar binoculares o un telescopio. Debes buscar a Júpiter en la constelación de Ofiuco, que puedes buscar con alguna de estas apps.



¿Qué es la “luna de fresa” y por qué no debes perderte esta delicia cósmica? 🌕🍓

La luna llena de junio será muy especial, pero, ¿qué es lo que presagia?

Dependiendo el mes del año, la fase llena de la luna adopta distintos nombres. Hay una luna llena de sangre de lobo, una de nieve, una de flores… pero sólo una se antoja más que cualquier otra: la “luna de fresa”. Se trata de la luna llena de junio, que este año ocurrirá la noche del lunes 17.

 

¿Por qué “luna de fresa”?

La luna llena de junio fue por primera vez llamada “luna de fresa” por las tribus indígenas del este de América del Norte, quienes tras la señal de esta luna comenzaban las tareas de recolección de las fresas salvajes. Según el Old Farmer’s Almanach, también es conocida como la “luna de miel” y, en Europa, como la luna llena rosa.

Nombrar a la luna a partir de elementos naturales es una bella costumbre ancestral que varios pueblos adoptaron alrededor del mundo. Afortunadamente, muchos de los nombres asignados a nuestro bello satélite siguen siendo recordados hasta hoy, en gran parte porque muchos seguimos esperando estas fechas como una sutil excusa para escaparnos a mirar el cielo.

 

Observa la “luna de fresa”

Ver esta “luna de fresa” la noche del 17 de junio es una forma de mantener vivas las tradiciones antiguas, que nos vinculan con el tiempo de otra manera, quizá más primigenia. Así que te recomendamos ver este espectáculo por el puro placer de mirar la luna, la cual siempre nos recuerda que somos seres universales, y como una forma de preservar la historia.

Puedes hacerlo con algún ritual de por medio, incluso alguno que te vincule con su significado antiguo. ¿Por qué no vas al bosque y disfrutas algunas fresas, que por ser de temporada están mucho más ricas? O puedes simplemente subir a tu azotea para admirar la luna llena, que en días despejados como los de junio se deja apreciar mejor.



El planeta enano más pequeño podrá verse este 28 de mayo (y brillará como nunca)

Aunque es muy pequeño y demasiado oscuro para ser visto, en esta ocasión podrás admirarlo.

Ceres es el cuerpo celeste más grande del cinturón de asteroides: la zona del sistema solar que se encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter. Hoy es considerado un “planeta enano”, debido a la reclasificación llevada a cabo por la NASA en años recientes.

No obstante, Ceres engañó a más de uno durante años…

Ceres le hizo creer, ni más ni menos que al más importante astrónomo alemán del siglo XVIII, Johann Bode, que aquello que estaba, según los cálculos, entre Marte y Júpiter, debía de ser un planeta frío. Esta hipótesis hizo de varios astrónomos auténticos Marcos Polo del espacio, quienes durante décadas buscaron al planeta en vano. No fue sino hasta 1801 que Ceres fue descubierto por Giuseppe Piazzi, mientras trabajaba en un catálogo estelar.

Ahora sabemos que Ceres no es un planeta ni un asteroide, sino un planeta enano. Y, por cierto, el más pequeño de todos. Esto, y su interesante historia, hacen de Ceres un cuerpo celeste con un encanto particular.

Si esto ha despertado tu curiosidad, te alegrará saber que
Ceres estará en oposición al sol el día 28 de mayo.

Esto significa que Ceres estará alineado con la Tierra y el sol, lo que te permitirá verlo quizá a simple vista, o utilizando ya sea binoculares o un telescopio. Y es que la oposición significa que Ceres también estará muy próximo a la Tierra.

Si quieres observarlo debes buscarlo en la constelación de Ofiuco –aquí tienes un mapa virtual de las constelaciones para guiarte– y esperar a la medianoche, que será cuando el sol haya alcanzado su mayor distancia en el horizonte y Ceres se muestre en todo su esplendor –que, por cierto, será mucho, pues su magnitud de brillo será positiva, alcanzando el grado 6.9–. Puedes ayudarte de Júpiter y la estrella Antares para encontrar a Ceres en la bóveda celeste.