Slavoj Žižek: WikiLeaks simboliza la resistencia contra la censura en los medios digitales

Por eso, el arresto a Julian Assange es un presagio de tiempos oscuros para la libertad de expresión (a menos que hagamos algo).

Los medios digitales llegaron para cambiar al mundo radicalmente. 

Quizá ahora hemos normalizado el abundante acceso a la información que nos proveen los entornos digitales, o la posibilidad que nos ofrecen de que seamos algo más que receptores pasivos de información –y pasemos a ser quienes la generan–. Quizá ahora demos por sentado tener acceso a más conocimiento que cualquier generación en la historia de la humanidad.

Pero lo cierto es que los medios digitales son poderosos por las posibilidades que han desplegado ante nosotros. Ellos representan la posibilidad de un futuro compartido, libre y más democrático. Aunque  también nos pueden hacer caer en la enajenación y convertirnos en sujetos acríticos, susceptibles al engaño. Incluso, como sabemos, las redes sociales han servido para filtrar nuestra información, robar nuestra data y venderla con fines políticos.

En ese sentido, ¿qué significa para nosotros la captura de Julian Assange?

julian-assange-detencion-wikileaks-slavoj-zizek

Slavoj Žižek responde

Para el filósofo esloveno, Slavoj Žižek, la reciente captura y extradición del hacker australiano Julian Assange, debe ser analizada bajo estas coordenadas. Es decir, a partir del peso que tienen los medios digitales en la sociedad contemporánea.

El constante hostigamiento que ha habido en contra del fundador de WikiLeaks –el medio independiente que filtró miles de documentos clasificados– y que ha terminado en su extradición a Estados Unidos, no puede sino leerse como una campaña contra la libertad de expresión, lo que a su vez es una afrenta contra toda la humanidad ya que, como dijo Žižek para RT el día de hoy:

Todas nuestras vidas están, de alguna manera, reguladas por los medios digitales. Así que es absolutamente crucial el hecho de quién controla estos medios digitales. Esta es la más grande amenaza a nuestra libertad.

Por eso, la captura de Assange no tiene nada de coyuntural. Se trata de una campaña de largo aliento, no sólo contra él, sino contra todos nosotros. Ésta ha incluido, según Žižek, un “sofisticado intento por deshumanizar, deslegitimar y encarcelar” a Assange, a través de linchamientos mediáticos e incluso de chismes sobre su higiene personal y su personalidad.

¿Puede haber algo más bajo? –se pregunta Žižek.

Y es que, más allá de la figura del propio Assange –a quien Žižek “tiene el honor de considerar su amigo”, como dijo en este video– , la inquisición que se desató en su contra es algo que nos atañe a todos. No sólo por el expreso retroceso en materia de derechos humanos que implica, o por toda la podredumbre que devela sobre el sistema político global, sino por lo que simboliza WikiLeaks en un mundo de comunicaciones digitales.

Porque, a decir de Žižek, dentro de este juego:

WikiLeaks representa una resistencia.

No sólo una resistencia pasiva, sino activa, tendiente a crear nuevas formas de sociabilidad más allá de los propios medios digitales.

 

Por eso, nos toca defender los entornos digitales

Debemos navegar los entornos digitales y usar los medios que nos proveen de manera responsable, inteligente y consciente, evitando a toda costa caer en las trampas de las fake news y, por supuesto, sin ceder a la ansiedad y adicción que provocan las redes sociales, intentando siempre aplicar lo que se ha dado a conocer como “minimalismo digital”.

No debemos olvidar que la manera como nos expresamos, compartimos y creamos en las redes sociales no es en absoluto inocente. Todo lo que hagamos o dejemos de hacer con los medios digitales y en los entornos virtuales tiene el potencial de trastocar la realidad, porque la información y las ideas pueden cambiar al mundo, materializándose en consecuencias reales.

Por eso también es crucial  fortalecer estos espacios virtuales, así como apoyar a los medios, agencias, periódicos y portales que lo merezcan, ya sea por su ética hacia el mundo o por su práctica consecuente.

Los medios digitales son nuestros porque son de todos. Por eso la extradición de Julian Assange es algo que nos indigna colectivamente, y contra lo cual debemos protestar bajo todos los medios a nuestro alcance, lo que incluye rescatar las buenas prácticas en los entornos digitales para salvarlos de las garras de quienes buscan monopolizarlos.



México deja en la calle al 70 % de sus mascotas

México ocupa el 1 er lugar de América Latina en animales en situación de calle.

Tener animales de compañía literalmente nos regala vitalidad, pero también puede ser difícil. Mucho más difícil que tomar la decisión de tenerlos. Por eso –y porque se trata de un ser vivo–, es importante repensar con seriedad, antes de adquirir una mascota, si podremos cuidarla con todas las necesidades que implica. 

Tan sólo este dato tan desolador como gravoso nos hará pensarlo dos veces: en México, el 70 % de las mascotas son abandonadas, de cuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Y no sólo eso: 

México ocupa el 1 er lugar de América Latina en animales en situación de calle.

mascotas-mexico-animales-abandonados-calle

De acuerdo con la organización Adoptare, se trata de un problema común en las grandes capitales de latinoamérica que obliga a dichas ciudades a enfrentar graves retos en torno a los animales en abandono. Alan Rozz, fundador de Adoptare México, explica que, aunque las adopciones de animales han aumentado en los últimos años, todavía se compran cachorros y se regalan como objetos, por lo que el abandono también continúa aumentando.

El censo del INEGI de 2016, la cifra de perros en el país es de aproximadamente 19.5 millones; por su parte, la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios y Especialistas en Pequeñas Especies estima que este número podría ascender a 28 millones.

También en Ecoosfera: Aliviar el sufrimiento animal es nuestro imperativo ético y moral

perros-depresion-anisedad-depresivas-mejores-razas-terapias

Adopta, no compres

Numerosas investigaciones han comprobado los beneficios mentales, emocionales (e inclusive físicos) que las mascotas pueden detonar en nosotros. Los perros, especialmente, figuran en las terapias contra la depresión y la ansiedad, así como en la sanación rápida de las enfermedades, precisamente por demostrarnos esa fidelidad natural digna de su especie. 

Con tanta dicha que los canes son capaces de ofrecer, resulta difícil entender cómo es que existen tantos de ellos en situación de calle. Se piensa que la razón principal es que no se ha logrado cultivar una cultura de la esterilidad. Sin embargo, la cría de perros de raza sigue siendo un negocio y aún nos queda mucho por hacer en cuanto a la educación colectiva que demanda tener un perro en casa.

Por ello, siempre es importante adoptar en vez de comprar. Darle la oportunidad a un ser vivo que está dispuesto a darlo todo por quien se atreva a cuidar de él.  

En la Ciudad de México, muchos albergues, asociaciones y ONG se dedican a rescatar a estos animales en espera de un dueño. En este link puedes revisar algunos.

perro-olfato-emociones-vinculo-afectivo-perros-huelen-miedo

Existe una arraigada (y muy obsoleta) idea de que los animales no pueden sentir. O que al no poderse comunicar mediante un lenguaje de palabras no tienen conciencia de sus sentimientos, por ejemplo del dolor. Actualmente son muchos los estudios científicos que han desmentido este mito infundado,  y que pretenden informar a la sociedad para que, de una vez por todas, entendamos que se trata de una vida, de la que nos hacemos cargo.



La interpretación de “Roma” de Slavoj Žižek

¿Todos estábamos equivocados?

Alfonso Cuarón sigue estremeciendo al mundo entero con Roma, película que le ha valido dos Critic’s Choice Awards y que es una candidata segura para los Óscares. Casi nadie se ha aguantado las ganas de opinar sobre el filme en redes sociales: todos tienen su propia interpretación, desde Guillermo del Toro hasta tu tía. 

Ahora, el controvertido filósofo Slavoj Žižek le ha entrado a la discusión como sólo él podría: afirmando que todos estamos mal. En su reseña, publicada por la revista The Spectator, el esloveno comienza diciendo que Roma le dejó un mal sabor de boca:

Sí, la mayoría de los críticos está en lo correcto al celebrarla como un clásico instantáneo, pero no puedo sacarme de la cabeza que esta percepción está sostenida por una aterradora, casi obscena malinterpretación, y que la película está siendo celebrada por todas las razones equivocadas.

Žižek procede a resumir brevemente la trama de la película, al mismo tiempo que critica sus lecturas más comunes. Cleo, la protagonista interpretada por Yalitza Aparicio, es una empleada doméstica de una familia de clase media-alta en la década de los 70. Su personaje ha sido celebrado por la humildad con la que se entrega a las personas que la emplean. Para el filósofo, esto es un foco rojo:

¿Podemos realmente reducirla al objeto de afecto de una familia mimada de clase media-alta, que la acepta como parte de sí misma sólo para explotarla mejor, física y emocionalmente? 

La bondad inherente a Cleo es una trampa que se revela sutilmente a través del filme. Como detalla: 

Hay una crítica implícita a su dedicación, que es más bien resultado de su ceguera ideológica. Me vienen a la mente las disonancias obvias en el trato de la familia hacia Cleo: inmediatamente después de demostrarle su amor y hablarle ‘como a un igual’, le piden que se encargue de alguna labor doméstica o que les prepare algo. 

Žižek procede a describir una escena específica de Roma: Sofía, la madre de familia, destruye el Ford Galaxy de su marido como venganza por su infidelidad. Mientras que ella puede darse el lujo de actuar así desde su posición económica dominante, Cleo debe seguir con su trabajo, a pesar de enfrentarse a situaciones mucho más traumáticas

También en Ecoosfera: 10 películas fundamentales en lo que va del siglo XXI

Cerca del final de Roma, Cleo salva a los hijos de esta familia de ahogarse en el mar. Este acto heroico se considera el punto más dramático del filme, pero al esloveno le llama la atención la composición de la toma:

La forma (en que se filmó) ignora por completo este contexto dramático. No hay un intercambio de tomas entre Cleo y los niños que salva, nada de tensión dramática entre el peligro de los chicos y su esfuerzo por salvarlos, ninguna toma que nos muestre lo que ella ve. Esta extraña inercia de la cámara, su renuencia a involucrarse en el drama, refleja de forma palpable el extrañamiento de Cleo ante su rol patético de sirvienta leal, lista para sacrificarse. 

¿Qué quiere decir esto? Que las acciones de Cleo, por más sinceras que parezcan, realmente son el fruto de la explotación a la que está sometida. Para el filósofo, el afecto que esta familia de clase media-alta le profesa es falso; es parte de la trampa que la esclaviza. 

¿Cleo estará destinada para siempre a ser explotada? Žižek encuentra un atisbo de emancipación en la última escena del filme. Después de salvar a los niños en la playa, Cleo regresa a la casa de la familia. Ahí se encuentra con Adela, otra de las trabajadoras domésticas, y le dice que “tiene mucho que contarle”:

Tal vez esto significa que Cleo se está preparando para salir de la trampa de su propia bondad, haciéndose consciente de que su entrega desinteresada a la familia es la forma misma de su servidumbre. En otras palabras, la indiferencia total de Cleo ante las preocupaciones políticas, su dedicación al servicio, es la forma misma de su identidad ideológica, es como ella ‘vive’ su ideología. Tal vez explicarle su predicamento a Adela es el principio de su ‘conciencia de clase’, el primer paso que la hará unirse a la gente que protesta en las calles. 

Una nueva figura de Cleo surgirá de esta manera, una mucho más fría e implacable -una Cleo liberada de sus cadenas ideológicas-.

¿Tiene razón Žižek, o está delirando? ¿Qué opinas?

Autor: Marcela Santos
Twitter: @marcesant