La innovación suele surgir de los problemas. Un toque de creatividad puede hacernos victoriosos ante cualquier adversidad y así fue como nació la idea de un joven mexicano que inventó un pavimento antibaches.

Israel Antonio Briseño, alumno de la Universidad Autónoma de Coahuila, desarrolló un pavimento capaz de soportar el paso del tiempo y el desgaste. Este invento obtuvo el premio James Dyson 2019 de Mexico, un concurso que reúne a jóvenes de 31 países diferentes que cuenten con proyectos innovadores.

En esta ocasión, México tuvo 18 participantes que desarrollaron proyectos en torno al ahorro de agua y la utilización de materiales reciclados para construcción. Pero el primer lugar se lo llevó el pavimento de goma autorregenerativo creado por el joven coahuilense.

 

El futuro del joven que inventó un pavimento “antibaches” 

Lo que sucede con el pavimento normal es que cuando el agua de lluvia se hunde hasta llegar a las bases del concreto, éste colapsa con el peso de los autos por una falla en su composición. Fue por ello que Israel consideró transformar el agente químico. El joven mexicano creó un pavimento antibaches con base en una reacción química que permite su autorregeneración. El pavimento “antibaches” fue creado a partir de llantas de carros, las cuales funcionan como un excelente suelo que cierra grietas.

Después de que Briseño certifique la creación del pavimento Pafelc ante el Organismo Nacional de Normalización y Certificación de la Construcción y Edificación, podrá presentarlo a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para determinar su uso.

 

Sigue leyendo: Revolución en la moda: mexicanos inventan piel vegana de nopal