La serie Lost ocurre en una isla aparentemente desierta que cambia de ubicación. Sin embargo, esa idea es frecuente en el pasado. Las historias de los navegantes europeos expandieron los límites de los territorios conocidos e impulsaron la cartografía y la geografía para darnos una nueva imagen del mundo. Las islas fantasma son una mezcla de historias fantásticas junto a relatos fidedignos.

Un fenómeno frecuente en los relatos de navegación de estos exploradores fueron las islas que aparecían y desaparecían. En ocasiones, se trata de confusiones o errores que se copiaban de un mapa a otro; pero en otros casos, se trata de territorios fantásticos que nos llevan a navegar por los mares de la imaginación.

Aquí algunas de estas fascinantes islas fantasma:

 

islas-fantasma-mapas-frislandia
Mapa de Frislandia, por Nizolás Zeno (1558)

Frislandia

Aparece en los mapas del Atlántico Norte desde 1560 hasta el siglo XVIII. Los historiadores creen que Frislandia fue uno de los primeros nombres de Islandia. El mapa de Nicolás Zeno de 1558 la ubica al sur de ésta y de Groenlandia; junto a Drogeo, Icaria y otras, se le conoce por los relatos de navegación de Zeno, quien trabajó como mercenario y dejó numerosas cartas.

 

islas-fantasma-mapas-tule

Tule

También llamada Tile, es una isla mitológica en el Atlántico Norte mencionada por el geógrafo Piteas en el siglo IV a. C. En la mitología griega, su capital es Hiperbórea. Un estudio de 2007 concluyó que pudo ser la isla de Smøla, territorio noruego. Tule, al igual que otras islas del Atlántico, suele ser confundida con la isla fantasma más famosa de todas: la Atlántida.

 

También en Ecoosfera: Esta isla tiene su propia nube (y la envidiamos) ☁️

 

islas-fantasma-mapas-brasil
Detalle de la Isla Brasil en un mapa de Ortelius, siglo XVI

Isla Brasil

No confundir con el país de América del Sur. La Isla Brasil (o Hybrasil) figura por primera vez en un mapa de 1367 y suele ser ubicada frente a las costas de Irlanda. En el siglo XVII, John Nisbet afirmó que la isla estaba habitada por grandes conejos negros propiedad de un mago, con quienes vivía en un gran castillo de piedra. También se dice que aparece cada 7 años, luego de pasar por un banco de niebla. Probablemente se trate de un banco de arena que aparece y desaparece con las mareas.

 

islas-fantasma-mapas-san-brandan

Isla de San Brandán

Aunque figura en el famoso mapa Typus Orbis Terrarum de Ortelius (1570), San Brandán fue un monje y navegante irlandés del siglo VI, que dio con la isla al buscar el paraíso terrenal junto a un grupo de monjes. En relatos como las Navigatio Sancti Brandani del siglo X se cuenta que, mientras Brandán celebraba la misa de Pascua, la isla comenzó a moverse, y todos se dieron cuenta de que se trataba del pez gigante Jasconius (probablemente una ballena).

 

islas-fantasma-mapas-bermeja

Isla Bermeja

Ubicada supuestamente a 100 kilómetros de la península de Yucatán, el islote de Bermeja aparece en mapas antiguos (e incluso en modernos mapas mexicanos) hasta el siglo XX. Varias expediciones oceanográficas mexicanas han buscado la isla infructuosamente, incluido un equipo de la UNAM con avanzada tecnología. Algunos científicos creen que “la Bermeja”, las Negrillas y otras islas que aparecen en mapas antiguos pudieron haberse hundido por causas naturales o por la crisis climática. Otros creen incluso que Estados Unidos pudo haberla destruido para quitarle a México el derecho a explotar el petróleo de la zona (lo cual puede ser una teoría de conspiración).

 

islas-fantasma-mapas-california2
Isla de California según Vinckeboons (1650)

Bonus track: Isla de California

La península mexicana de California apareció en mapas como una isla desde el siglo XVI y hasta el XVIII. Es uno de los errores cartográficos más propagados. La creencia de que el golfo de California era el estrecho de Anián (que supuestamente conectaría el mar de Cortés con el Pacífico por el norte) probablemente surgió a través de la literatura de caballerías. En Las sergas de Esplandián de 1510, su autor cuenta que la isla de California estaba habitada por amazonas negras con armaduras completamente hechas de oro, “porque en toda la isla no había otro metal que el oro”.