En Islandia ya es un delito que las mujeres ganen menos que los hombres

De nuevo, Islandia le muestra al mundo cómo luchar por la igualdad de género.

Durante décadas, las mujeres han luchado por el derecho básico a recibir una paga igual a la de los hombres. A pesar de que ha habido avances al respecto, la brecha salarial sigue perjudicando a las mujeres alrededor del mundo. Según datos del Foro Económico Mundial, las mujeres reciben en promedio $9,000 dólares menos que los hombres por las mismas horas laborales. De acuerdo con la misma organización, cerrar la brecha salarial de género será una tarea difícil, pero países como Islandia ya lo están logrando. 

Islandia se ha convertido en el primer país del mundo en garantizar una paga equitativa para mujeres y hombres. 

Desde 2018, que una mujer islandesa reciba un salario menor al de un hombre se considera un delito ante la ley. La medida se había anunciado el año anterior en el marco del Día Internacional de la Mujer como parte de una legislación que busca erradicar por completo la brecha para el año 2022. Actualmente, las empresas islandesas tienen la obligación de certificar que sus empleadas reciben la misma paga que sus compañeros; de lo contrario, se someten a multas de 350 euros diarios.

Esta nación nórdica cuenta con un impecable expediente en asuntos de género: ha encabezado la lista de igualdad de género del Foro Económico Mundial por 9 años consecutivos. El informe mide la equidad de género evaluando aspectos como las oportunidades económicas, el empoderamiento y los índices de salud de las mujeres de cada país.

La admirable ejecución de los planes para acabar con la discriminación de género quizá se relaciona con el porcentaje de mujeres que conforman el parlamento de Islandia. El 50% de sus delegadas son mujeres y el compromiso por garantizar sus derechos une incluso a los partidos políticos en oposición.

México, por su parte, se encuentra 48 posiciones por debajo de Islandia en este ranking, reflejando una brecha salarial que aún divide a ambos géneros en un 30%, según reporta El Economista. Esto indica que en todas las entidades del país, los salarios más altos en promedio siguen siendo percibidos por hombres. 

Parece ser que Islandia comprende bien la importancia de cerrar la brecha salarial, lo que no es para menos: la mitad de la población del mundo está compuesta por mujeres. El hecho de que éstas reciban una paga igual a la de sus compañeros beneficia el desarrollo de todas las economías mundiales por igual.

¿Te interesa leer el informe del Foro Económico Mundial sobre igualdad de género? Descárgalo en español aquí



Joven desafía las fronteras del género y baila una danza masculina para honrar a su abuelo

Mira este corto documental aquí.

Alguna vez la poeta Maya Angelou dijo haber aprendido que la gente puede olvidar lo que el otro le dijo, que puede olvidar lo que el otro hizo. Pero que la gente jamás olvida cómo el otro la hizo sentir.

La joven noruega Vilde Westeng parece haber tenido esto muy claro cuando decidió deshacerse de los rígidos estereotipos que constriñen todo –el arte incluido– y comenzó a entrenar para competir en un halling, una danza folclórica noruega tradicionalmente masculina, la cual está repleta de acrobacias.

Por este desafiante acto, la joven sufrió burlas de sus compañeros. Como expresó en el corto documental Sorrow is the Price you pay for love, del director Erlend E. Mo:

Mucha gente cree que las chicas no deberían bailar el halling. Eso es porque las pocas chicas que lo hacen lo bailan al estilo ballet. 

No obstante, las burlas no la hicieron desistir. Al los 12 años ganó una competencia nacional de esta danza en su versión más “varonil”, mostrando que podía bailarla como –o mejor– que los hombres. Ello sin importar que el halling es una danza particularmente ruda, que requiere de desarrollar gran fortaleza muscular.

Pero Vilde Westeng no sólo quiso ser la mejor para satisfacer su propio deseo. Desde que su abuelo, quien también fue un danzante profesional, enfermó de cáncer, la joven se propuso ganar la competencia nacional para honrarlo y mostrarle su amor.

No te diremos el final de esta historia conmovedora, desafiante y llena de compromiso. Puedes ver el corto documental aquí mismo, cortesía de Erlend E. Mo y The Atlantic. Además podrás ver las asombrosas presentaciones de Westeng bailando esta danza tradicional nórdica, que son simplemente imperdibles.



En Navidad, los islandeses se regalan libros (y leen toda la noche)

En Islandia, un libro es el regalo perfecto.

¿Cuál es tu regalo de Navidad perfecto? Si la respuesta es un libro, tal vez deberías imitar esta bella tradición de Islandia. Cada Nochebuena, los islandeses se regalan libros para luego entregarse el resto de la velada a su lectura. 

Para el islandés promedio, la mejor manera de celebrar estas fiestas es leer toda la noche. Gracias a esta admirable costumbre, las librerías reciben a miles de personas entre septiembre y diciembre que buscan el regalo perfecto para sus familiares.

Esta avidez lectora se debe a que se trata de un país extremadamente literario: casi todos los islandeses aman leer y escribir. De hecho, Islandia tiene más escritores y más libros publicados por cabeza que cualquier otro lugar del mundo. 

La literatura es tan apreciada en Islandia que, de hecho, uno de cada diez islandeses publicará un libro en su vida.

navidad-islandia-libros-regalos

La industria editorial de toda la isla se sostiene gracias a esta tradición, en la que se privilegian los libros físicos. El cautivador aroma de un libro recién abierto, la textura de sus hojas y su perdurabilidad no han sido reemplazados por los e-books en este país. 

No cabe duda de que los islandeses están orgullosos de sus autores. En América Latina, nos sobra literatura para compartir con los demás, y vale la pena hacerlo, pues el hábito de la lectura conlleva grandes beneficios. ¿Qué te parece si este año regalas un libro?