Preciosos invernaderos en casas abandonadas (transformando el destino de lo olvidado)

Concreto, fuerza de trabajo, plomería y recuerdos… Tomar lo olvidado y convertirlo en nuevos puntos de acceso a la agricultura urbana: de eso se trata Afterhouse.

Mismos cimientos, nuevas y verdes edificaciones. Bajo esa idea el arquitecto Steven Mankouche ha creado Afterhouse, un invernadero a ras del suelo. Una nueva forma de aprovechar el suelo urbano abandonado, para el cultivo con energía natural.

invernaderos urbanos casas abandonadas proyecto Afterhouse 5

Tomar lo olvidado y convertirlo en nuevos puntos de acceso a la agricultura urbana. De eso se trata Afterhouse: casas irreparablemente dañadas por el desuso, el vandalismo o los desastres naturales, cuyos cimientos pueden aprovecharse para construir un invernadero geotérmico semisubterráneo. En lugar de demoler las ruinas y dejar las tierras abandonadas, la propuesta es deconstruir la casa y devolverle la vida en verde.

Concreto, fuerza de trabajo, plomería y recuerdos. Luego podremos, de seguro, recoger algunos frutos.

 

invernaderos-urbanos-casas-abandonadas-naturaleza-0
Flower House

Mankouche se inspiró en la Bolivia contemporánea y la Italia del Renacimiento, donde en los invernaderos se utiliza el calor de la tierra y se expanden considerablemente las posibilidades de cultivo sin el uso de energía adicional. Así, los plátanos crecen en los Andes y los limones crecen en Milán.

En Bolivia, actualmente se usan los Walipini, ingeniosas huertas subterráneas que pueden resistir el clima extremo del Altiplano. Con su aspecto tosco de tejados casi al ras del suelo, pueden pasar fácilmente desapercibidos en medio del paisaje árido y sepia del Altiplano boliviano.

invernaderos urbanos casas abandonadas proyecto Afterhouse 1

Erradicar los terrenos baldíos y arruinados de toda la ciudad podría ofrecer una alternativa a las demoliciones totales y reducir los costos ecológicos y económicos que producen.

El desmontaje de cada cimiento en una construcción abandonada conlleva el tratamiento de una gran cantidad de contaminantes como el plomo y el asbesto, y la necesidad de acarrear tierra fresca para estabilizar el terreno.

 

Rescatar lo abandonado y darle un nuevo valor

invernaderos-urbanos-casas-abandonadas-naturaleza
Flower House

Una idea que puede servir de ejemplo para todos. Particularmente para las grandes ciudades, que cada vez suman más concreto a sus espacios y que por diversas razones no pueden plantar más árboles (aunque esto también ayudaría), es esencial. Rescatar los espacios públicos es parte de las acciones que se deben llevar a cabo como parte de una estrategia libre de violencia, contaminación y fragmentación social.

 

* Imagen principal: Flower House



De la biodiversidad depende lo que comes (y de lo que comes depende la biodiversidad)

Una dialéctica de la naturaleza para comprender por qué defender la biodiversidad es urgente.

Todo esta interconectado: la vida se sustenta en los intercambios que día a día se realizan entre las 1,4 millones de especies vegetales y animales que poblamos la Tierra. Ya sea entre peces y aves, entre aves e insectos o entre insectos y flores… todos tenemos una relación de dependencia mutua, porque la naturaleza es un gran organismo vivo. Y eso es la biodiversidad.

De este delicado equilibrio depende una de las cuestiones clave de la vida:
la alimentación.

Mucho hemos oído de la “cadena trófica”, o “cadena alimenticia”, y normalmente la concebimos como un proceso que sucede en un ecosistema dado. No obstante, si pensamos a la naturaleza como un gran todo holístico, también podemos pensar que el planeta entero tiene su propia gran cadena trófica. Ésta cadena vendría siendo la biodiversidad total de planeta, de la cual depende también nuestra alimentación. Así que también depende de ello nuestra cultura, pues mucho de ella se sustenta en la variedad alimenticia.

La biodiversidad es clave para la agricultura y la producción de alimentos.
Por tanto, también lo es de nuestra cultura.

Si de la biodiversidad depende nuestra alimentación eso quiere decir que de nuestra alimentación también depende la biodiversidad. Sería muy arrogante pensar que nosotros estamos fuera de esta gran cadena trófica que une a todas las especies. No hay mejor ejemplo de ello que los cultivos de arroz. Porque los arrozales, según ha podido comprobar la FAO, son un microcosmos de vida. Ahí se han encontrado 700 especies de insectos y otros organismos.

Así que no somos sólo un mal para el planeta, siempre y cuando la agricultura como práctica no se entrometa con los ciclos de la naturaleza –algo que, lamentablemente, ocurre cada vez con más frecuencia–. Pero en la dialéctica que supone la biodiversidad, nosotros también somos necesarios. Si queremos conservar esta cadena trófica funcionando y seguir nutriéndonos como es necesario, defender la biodiversidad es un imperativo.

¿Qué está poniendo en riesgo a la biodiversidad?

El alto consumo de carne

Según la WWF, los cultivos para alimentar al ganado dañan el ecosistema. Esto ha ocasionado la extinción de más de 30 especies en el mundo. Es por ello que comer menos carne verdaderamente salva especies y ecosistemas. Por tanto, es una forma de proteger la biodiversidad y asegurar nuestra alimentación, que no debe basarse en la proteína animal.

La modificación genética

La tecnología genética pretende adueñarse de la naturaleza, e incluso de sus bases más profundas. Y por si eso no fuese suficiente motivo de indignación, hay que agregar que, a dicho crimen, se suma el hecho de que los transgénicos son una sentencia de muerte para cientos de cultivos. Entre ellos las 64 razas de maíz que hay en México, ya que el maíz modificado es capaz de matar y sustituir a las especies nativas para siempre.

Por eso es muy importante evadir a toda costa los transgénicos. Comprar orgánico es la mejor forma de hacerlo, y de paso le estaremos haciendo un bien a nuestro organismo.

El uso desmedido de pesticidas químicos

La ONU ha sido tajante: los pesticidas son catastróficos para el ambiente, para la salud humana y la sociedad. Éstos sólo han provocado colapsos en miles de cultivos alrededor del mundo, ya que matan indiscriminadamente a toda la población de insectos en los cultivos: incluso aquellos que son necesarios para la salud de las plantas y la tierra. Además, contaminan a los ecosistemas más allá de las granjas, desestabilizándolos por completo.

La poca variación en lo que comemos

Según la FAO, sólo 14 especies de mamíferos y aves componen el 90 por ciento del suministro de alimentos de origen animal que consumen las personas. Y apenas cuatro especies –el trigo, el maíz, el arroz y las patatas– proporcionan la mitad de la energía que obtenemos de las plantas. Estas prácticas, al no promover la diversidad genética, pueden provocar colapsos ambientales a mediano plazo, algunos de los cuales ya se han dejado sentir.

Por eso es importante variar lo más posible nuestra propia dieta y, sobre todo, incluir insectos en ella. Entre otras cosas, los insectos son el alimento del futuro por ser de gran ayuda para conservar la biodiversidad.

Un planeta biodiverso es un planeta donde todos los seres vivos podemos alimentarnos dignamente.

*Imágenes: 1) BiodiversidadLA; 2) Madras Courier; 3) Neil Palmer



Japón está regalando 8 millones de casas abandonadas (y al parecer no es un truco inmobiliario)

Hay una crisis de casas vacantes en este país, y esto es lo que está haciendo el gobierno para deshacerse de ellas.

Quizá no esté dentro de tus planes mudarte a Japón. Pero si de casualidad habías pensado en vivir en este país, o ha pasado por tu mente darle un giro radical a tu vida y estás buscando dónde asentarte, hacerlo podría ser más fácil de lo que creías.

En la actualidad existen 8 millones de casas abandonadas en Japón.

japon-regala-casas-vacantes-abandonadas-3

El gobierno ha puesto en marcha diversos programas para reducir esa exorbitante cifra, que es enorme si consideramos el tamaño de este país. La razón de que existan tantas akiya (palabra japonesa para “casa vacante”) es, en realidad, multifactorial.

Entre ellos, la más importante es que en Japón las casas no son un mercado en el sentido tradicional, bajo el cual se busca generar plusvalía de las propiedades con el tiempo. Las casas en este país suelen tener no más de 30 años de vida útil: las empresas inmobiliarias están orientadas, más bien, a rehacer hogares casi desde cero, más que a subir la plusvalía de las propiedades ya existentes.

Esto no quiere decir que las casas que el gobierno japonés está regalando sean desechables.

japon-regala-casas-vacantes-abandonadas-3

Muchas están siendo reconstruidas por compañías inmobiliarias, pero son tantas que aún quedan, literalmente, millones. Por eso el gobierno optó por poner en marcha sus propios programas de reconstrucción, para deshacerse de estos hogares lo antes posible y dar nueva vida a áreas rurales y periféricas que están en parcial abandono. Es por eso que la mayoría están en buenas condiciones.

 

Pero, ¿por qué están abandonadas tantas casas en Japón?

Las casas en Japón son fácilmente abandonadas por esa cultura de desapego inmobiliario. Sumado a ello está el hecho de que muchas casas pertenecían a gente recientemente fallecida –pues Japón es un país de adultos mayores: la tercera parte de su población tendrá 65 años en 2040–, mientras que otras eran de personas que optaron por el suicidio, cometido en la propia casa, razón por la cual se desvalorizan aún más las propiedades, debido a las supersticiones. Un tercer elemento es la migración de jóvenes a las ciudades más importantes.

japon-regala-casas-vacantes-abandonadas-3

Probablemente, algunas de estas cosas te hagan pensar que no es buena idea buscar una de estas casas en Japón. Pero las casas nuevas en este país son muy caras, y si tú no crees en la mala suerte, lo cierto es que obtener una casa casi gratis no suena tan mal, ¿no crees? Con suerte y te encuentras con una casa en Okinawa, una de las zonas del mundo donde la gente es más longeva.

Puedes saber más en este sitio, aunque necesitarás un traductor. ¡Cuéntanos qué pudiste averiguar y si te mudarás a Japón próximamente!