Con un ligero toque de labios, dos mascarillas de arcilla se unen en un beso. Irónicamente, el artista Johnson Tsang capturó la esencia de la nueva intimidad que ocurre en medio de la pandemia. Una escultura de porcelana en forma de cubrebocas fue el resultado de haberse inspirado en el prohibido contacto que implica el nuevo coronavirus.

Still in One Piece III es el último trabajo de Tsang, y muestra la desesperación con la que dos máscaras faciales unen sus labios. Revelando la transformación en la forma de interactuar de los seres humanos, estas dos almas están separadas por delgadas telas.

cubrebocas-intimidad-pandemia-arte
Johnson Tsang

La distancia física ha marcado el nuevo estilo de intimidad en la pandemia. En un momento en el que el contacto parece primordial, lo último que debemos hacer es tocar a otra persona.

Estos cubrebocas realizan un gesto en todo sentido conmovedor. Necesitamos guardar distancia por el bien de todos pero a la vez, aun con la distancia, podemos disfrutar de momentos de cercanía distintos a lo que conocíamos. Para muchos, esta escultura tienen un impacto emocional fuerte. En particular, la fina capa de porcelana alude tanto al cuidado de la salud como a la pequeña franja que actualmente existe entre unos y otros.

distanciamiento-social-pandemia-coronavirus-arte-esculturas

 

Recordando la intimidad en tiempos de pandemia

Este es un delicado pero dinámico mensaje sobre las nuevas formas de relacionarnos. El mundo actual es distinto a como lo conocíamos. Es posible que las sociedades no vuelvan a ser las mismas después de esta pandemia, pero eso no significa que debamos ser peores, sino todo lo contrario.

Una crisis mundial como esta y esculturas como las de Tsang nos ayudan a pensar en nuestros sentimientos. Hemos dejado de lado el contacto entre seres humanos y hemos apostado por la tecnología. Ahora, la distancia nos recordó lo necesario que es tener cerca a otros.

cubrebocas-beso-pandemia-coronavirus

Es fundamental sentir a los que más queremos y nos quieren. No demos por sentada la existencia de todos los seres, es momento de valorar las presencias en nuestro entorno. Hoy más que nunca, reconoce la importancia del otro. Abraza el cariño y la atención de los que te rodean, cuida tu salud y la de otros y, sobre todo, explora las nuevas formas de intimidad en esta pandemia. ¿Tú cómo demostrarías tu amor?

 

Sigue leyendo: Distanciamiento social: ¿Cómo establecer un aislamiento colaborativo y empático?