La inteligencia es ese factor que nos hace humanos. A través de la evolución buscamos estructurar el mundo, darle sentido a lo que vemos, olemos, sentimos. Sin embargo, en ocasiones nos gana la visceralidad y dejamos a un lado nuestra inteligencia emocional.

Si lo que quieres es descubrir si actúas con buen juicio y sabes controlar de forma inteligente tus emociones, puedes identificar cuántos de estos cuatro rasgos esenciales de la inteligencia emocional tienes.

inteligencia emocional-personas- mente

En este ejercicio podrás conocer cómo utilizas las emociones y cómo aprender a usarlas a tu favor. Tanto la inteligencia como las emociones son algo en constante correlación, las podemos nutrir y hacer más fuertes.

Científicamente, la inteligencia emocional es la forma en que percibimos, manejamos y expresamos las emociones. Así, es el proceso mental que define nuestro comportamiento ante alguna situación. En ocasiones nos saltamos pasos o simplemente ignoramos las alertas de nuestro cerebro y dejamos fluir nuestro primer instinto.

Por eso, una vez que identifiques los rasgos de la inteligencia emocional podrás saber si vas por el camino correcto o es necesario aplicar una introspección urgente.

 

4 rasgos para saber si tienes inteligencia emocional

1 Piensas en tus reacciones

Si logras identificar la diferencia entre una reacción arrebatada y una reacción tranquila, ese es un gran paso. Abrumarnos ante un hecho no nos sirve de nada, porque terminamos por arrepentirnos de lo que hemos hecho.

No reacciones en el momento, date el tiempo para considerar cada reacción y sus posibles pros y contras, así tomarás una mejor decisión.

 

2 Los problemas son oportunidades

Todos tenemos problemas y cosas que nos hacen perder la calma. No obstante, una persona con gran inteligencia emocional sabrá que cada situación que represente un reto o un desafío es una oportunidad para mejorar.

Las emociones en este caso pueden jugar a tu favor: si te enfocas en lo positivo tendrás frente a ti un mar de soluciones, pero si te dejas llevar por lo primero que cruce por tu mente es posible que sólo veas problemas.

inteligencia-emocional-sentimientos

 

3 Conoces y controlas tus emociones

Una buena inteligencia emocional se mide en la capacidad de la persona para dominar sus emociones. No se trata de que no sientas enojo o tristeza, sino de evitar que eso te controle. Modificar las emociones para aprovechar nuestras habilidades es signo de una excelente inteligencia emocional.

 

4 Empatía

Fácil de decir, pero difícil de llevar a la práctica. Cuando estás frente a un problema con familia, la pareja o en el trabajo, lo último que harás será ponerte en el lugar de la otra persona, y esto es un grave error.

Saber manejar nuestras emociones de acuerdo con el sentir de la otra persona es muy complejo, pero una vez que se logra es casi seguro que la comunicación y las relaciones sean exitosas.

 

Sigue leyendo: ¿Cómo mantenerte en calma frente a los problemas?