En un análisis filosófico de la ciencia, la Inteligencia Artificial ofreció facilitar la vida de las personas, pero con la condición de olvidar la naturaleza del ser humano. La tecnología ha estado presente en la vida del humano desde que este tuvo las habilidades cognitivas para generar herramientas. En muchas ocasiones se piensa que tecnología es sinónimo de modernidad y esto no es del todo cierto. De hecho, muchos siglos atrás, ya los griegos se planteaban problemas filosóficos complejos respecto de la techné.

El término techné para los griegos tuvo un significado muy elevado. Pese a que cada filósofo le dio un carácter ligeramente distinto, coinciden en que es el ideal del saber aplicado a la praxis. Es decir, la techné no es sólo un saber ser, es un saber hacer en búsqueda del bien. La tecnología, por tanto, proviene de los términos griegos techné y logos, es decir, es la técnica aplicada con el más alto sentido de conocimiento. Y que como lo dijo Platón, es de un carácter de la más alta excelencia y valores morales.

inteligencia artificial ser humano
Ana Kova

La presencia de tecnología dentro del contexto humano, data de hace miles de años, aunque ha ido evolucionando acorde a los menesteres sociales. Cada día se desarrollan nuevos prototipos tecnológicos que están intrínsecamente ligados con el sentido de humanidad. Conforme las tecnologías se integran a la vida cotidiana, remodelan a las personas a medida que se les utiliza para transformar el entorno.

La Inteligencia Artificial, es una tecnología relativamente nueva, aunque ya permea gran parte del campo social. Quizá no seas consciente del poder de esta herramienta, que hoy en día incluso decide qué programas mostrarte en tu selección de plataformas o que te muestra una parte sesgada de la realidad en redes sociales, acorde a tus movimientos dentro del mundo virtual.

inteligencia artificial
Al y VR

Las IA también son capaces de detectar tumores malignos, transacciones fraudulentas, aprobaciones de préstamos e incluso para el reconocimiento facial. Suena bastante idealista y utópico, pero ¿cómo altera la definición de humanidad?

El Centro de Ética Aplicada de la Universidad de Massachussets, se ha encargado de estudiar esta pregunta por algunos años ya. Y han llegado a la conclusión de que el proceso de utilizar Inteligencia Artificial como parte de la vida, podría reconstruir lo que significa ser humano.

Capacidad de elección comprometida

Por más que quiera plantearse una visión dicotómica entre la filosofía y la ciencia, lo cierto es que ambas están íntimamente ligadas. La ciencia trae consigo sus propios planteamientos filosóficos e incluso, la ciencia es producto de las cuestiones de reflexión más grandes de la humanidad. ¿Quiénes somos? ¿Qué hacemos aquí? ¿Cuál es nuestro lugar en el universo? El origen es el mismo; la reflexión sobre la existencia misma. Entonces no sería descabellado pensar que la aplicación de tecnología también incida en el sentido de lo que significa ser humano.

Según el filósofo Aristóteles, la capacidad de emitir juicios prácticos depende de ejercerlos con regularidad. Pero en un contexto posmoderno donde las IA se encargan de hacer este trabajo por nosotros, su uso representa una amenaza donde la capacidad de elección se ve comprometida.

Claire Merchlinsky

Transformación de la realidad

Emitir juicios de valor es una necesidad que alimenta la mente. Así es como decidimos que nos gusta más el cereal con leche que el yogur con cereal. Pero estos juicios no se limitan a los gustos superfluos, sino que en conjunto construyen una identidad del ser, son quienes dan forma a lo que somos.

La predicción de las IA rompe con el poder de decisión sobre lo que queremos observar, experimentar y en un caso extremo, en cómo queremos entender el mundo. Quizá ya hayas notado que las redes sociales te muestran sólo una parte limitada de lo que en realidad sucede allá afuera. Este es tan sólo un ejemplo de lo que sucede si basamos nuestra vida en las IA.

inteligencia artificial podría cambiar sentido ser humano

La imprevisibilidad y los juicios de valor surgidos de esta, son parte fundamental de cómo las personas se entienden a sí mismas. Si perdemos esa chispa de realidades imprevistas a consecuencia de la Inteligencia Artificial, entonces el sentido de ser humano cambiará y se volverá más plano.

Sigue leyendo: Chatbots: la app que te permite hablar con personas fallecidas