¿Magia o neurociencia? Genial ilusión óptica en video te hará ver lo que no existe

Después de ver esto, quizá no vuelvas a confiar en tu cerebro.

Vivimos una época donde escasea el asombro. Aun así, las ilusiones ópticas son algo que siempre logra despertar nuestra curiosidad y, querámoslo o no, también nuestro asombro.

Además, las ilusiones ópticas tienen la capacidad de educarnos, pues nos ayudan a entender cómo funciona el cerebro y los sentidos. Todas son producto de los avances en campos de la física y la neurociencia, y surgen a partir de estudios sobre los movimientos y cómo estos son captados cognitivamente.

Así que no son sólo cosa de niños…

ilusion-optica-video-neurociencia

Por eso aquí te mostramos una original ilusión óptica en video que consiste, no en ver algo desvanecerse, sino en ver algo… ¡que ni siquiera existe!

Investigadores de Caltech llevaron a cabo un estudio sobre los efectos que la luz y el sonido tienen en el cerebro, generando una ilusión óptica llamada el Illusory Rabbit, la cual demuestra lo que nuestro cerebro es capaz de hacer –y que no debemos confiar tanto en él–.

Sólo concéntrate en la cruz y cuenta el número de luces que veas debajo de ella:

¿Qué fue lo que realmente viste?

Dos luces. Aunque no lo creas, tu cerebro produjo la tercera luz. Todo es cuestión de la repetición de un mismo acontecimiento. Según la investigadora encargada del estudio y creadora de la ilusión, Noelle Stiles:

Cuando los últimos pares de luz y sonido son presentados, el cerebro asume que debe haber “perdido” una de las luces, porque la asocia al sonido que, no obstante, sí se escuchó. Así que, literalmente, el cerebro se cuenta a sí mismo la historia de que debió de haber “perdido” la luz.

Así, el cerebro puede “inventarse” la luz que en realidad no existió, haciéndonos creer que el patrón visto anteriormente se repitió de manera idéntica y que no verlo fue “su error”. Es por eso que vemos la luz en el mismo lugar donde debía aparecer, según un patrón de repetición que el cerebro asume debido a que, además, lo relaciona al sonido.

Esto es importante para indagar en cómo funciona la predicción y la toma de decisiones a nivel neuronal, y comprueba que ciertas estimulaciones pueden jugar un papel clave en estas conductas cerebrales. 

¿Sigues creyendo que las ilusiones ópticas son cosa de niños?



Un sencillo experimento para viajar en el tiempo

La posdicción ocurre cuando un evento futuro altera la percepción de un evento pasado. ¿Crees que puedes confiar ciegamente en lo que ves?

El tiempo es una frontera que ningún medio de transporte ha logrado atravesar todavía. Sin embargo, nuestros cerebros pueden experimentar extraños desfases en la manera en la que sentimos el paso del tiempo.

Y es que el conjunto de nuestra percepción está ligeramente desfasado con respecto a la velocidad del mundo exterior. Al momento de unir la información visual y auditiva, nuestro cerebro puede rearmarla de un modo extraño, de manera que percibimos cosas que realmente no ocurrieron.

viaje-en-el-tiempo-ilusion-optica-post-diccion
Michael Hoppen

Este fenómeno es el tema de un reciente estudio sobre la percepción. El fenómeno estudiado recibe el nombre de posdicción, y al contrario de la predicción, que se anticipa a los eventos, la posdicción ocurre cuando un estímulo futuro cambia la manera en que percibes un estímulo pasado.

Entenderlo parece difícil, pero sentirlo no lo es. Fíjate en el siguiente video:

¿Cuántos flashes eres capaz de ver?

El video tiene tres partes: 1) un sonido y un flash del lado izquierdo de la pantalla; 2) un sonido; 3) otro sonido y un flash del lado derecho de la pantalla. Cada parte del video está separada por 58 milisegundos. Así, aunque sólo aparecen dos flashes en pantalla, crees que viste tres porque los asociaste a los tres sonidos de “beep”. Pero tu cerebro te engañó.

Noelle Stiles es una ingeniera biológica que estudia las modalidades y plasticidad de la percepción en el Instituto de Tecnología de California. Para ella, “las ilusiones son una ventana realmente interesante al cerebro. Al investigar las ilusiones, podemos estudiar el proceso de toma de decisiones del cerebro”.

A decir de la investigadora:

cuando el último beep y flash aparecen al final, el cerebro asume que debió de haberse perdido el flash intermedio, asociado con el beep sin flash, y literalmente se inventa que debió de haber un segundo flash que no pudo ver. Esto ya muestra el mecanismo posdictivo en acción. Pero lo más importante es que la única manera en la que podrías percibir el flash ilusorio perdido sería si la información que aparece posteriormente en el tiempo (la última combinación de beep y flash) fuera usada también para reconstruir la ubicación más probable del flash ilusorio.

ilusión óptica auditiva post-dicción
Tu cerebro combina caprichosamente los estímulos para producir un patrón reconocible (Laboratorio Shimojo, 2018)

En el “conejo ilusorio”, el flash intermedio nunca aparece, pero nuestro cerebro nos hace creer que hay tres flashes que corresponden a los tres sonidos que escuchamos.

Por otra parte, en el “conejo invisible”, no hay sonido intermedio, y por lo tanto nuestro cerebro cree que tampoco hay flash intermedio.

Esto muestra que al manipular el flash o el sonido intermedio, nuestro cerebro utiliza la posdicción para establecer un patrón reconocible, alterando en el futuro lo que percibimos 58 milisegundos en el pasado.

Para Shinsuke Shimojo, investigador en jefe del Instituto de Tecnología de California, “la importancia de este estudio es doble. Primero, generaliza la posdicción como un proceso clave en el procesamiento perceptual tanto para uno como para múltiples sentidos”.

“La segunda importancia”, continúa Shimojo, “es que estas ilusiones están entre los muy extraños casos en los que el sonido altera la visión, y no al revés, lo que indica aspectos dinámicos del procesamiento neuronal que ocurren a través del espacio y el tiempo”.

Nuestros sentidos, y la forma en que procesamos la información que obtenemos a través de ellos, son nuestro vínculo primario con el mundo. Los sentidos son confiables en el día a día; sin embargo, al someterlos a pruebas tan sencillas como esta, nos damos cuenta de que no podemos confiar ciegamente en lo que vemos…

 

* Collage principal: Kevin Kurecki



Las ilusiones ópticas son fascinantes (mira esta que hace desaparecer los colores de tu vista)

Con sólo mirar este video durante 15 segundos, puedes experimentar la magia de un curioso efecto que modifica la percepción visual.

Cualquier ilusión óptica tiene la cualidad de ser fascinante. Cualquier ilusión no sólo nos permite transgredir momentáneamente la realidad, sino que también puede ser una manera de entender cómo funciona el cerebro y los sentidos.

En el caso de la ilusión óptica que te presentamos aquí, el efecto perceptivo podría ser cercano a los míticos estados psicodélicos que pueden provocar, por ejemplo, los estados de profunda meditación. Pero sin más preámbulo, mejor comprueba tú mismo cómo los colores desaparecen al quedarte viendo fijamente un punto central en la siguiente imagen por lo menos durante 10 segundos:

ilusion-optica-colores-desaparecen-troxler-fading

Esta ilusión óptica funciona por un principio llamado Troxler fading, nombrado así por el físico y filósofo suizo Ignaz Paul Vital Troxler, quien descubrió en 1804 que mirar fijamente un elemento en un campo visual puede ocasionar la lenta desaparición de la imagen en cuestión. Esto es conocido como filling-in: cuando experimentamos algo aunque no nos sea dado de manera directamente sensorial.

La ilusión óptica que te compartimos demuestra la existencia de movimientos involuntarios de los ojos, que ocurren incluso cuando nuestra vista parece estar fija en algo. Esto es lo que permite que las neuronas no se desensibilicen frente a los estímulos, ni dejen de enviar señales al cerebro: si no fuera por ello, los conos y las células ganglionares de la retina se adaptarían a todo aquello que enfocáramos, haciéndolo desaparecer lentamente.

El efecto Troxler también aparece en animaciones como la siguiente. Observa fijamente el centro y veras cómo el espacio entre los puntos rosas se vuelve verde y, poco a poco, parece que “borra” los puntos rosas por completo:

Es realmente sorprendente que el mundo, y nuestra percepción de él, dependan de cosas tan extravagantes e insospechadas. Algo en lo que incluso una simple ilusión óptica nos puede poner a pensar.

 

*Referencias: Illusion Index