¿Magia o neurociencia? Genial ilusión óptica en video te hará ver lo que no existe

Después de ver esto, quizá no vuelvas a confiar en tu cerebro.

Vivimos una época donde escasea el asombro. Aun así, las ilusiones ópticas son algo que siempre logra despertar nuestra curiosidad y, querámoslo o no, también nuestro asombro.

Además, las ilusiones ópticas tienen la capacidad de educarnos, pues nos ayudan a entender cómo funciona el cerebro y los sentidos. Todas son producto de los avances en campos de la física y la neurociencia, y surgen a partir de estudios sobre los movimientos y cómo estos son captados cognitivamente.

Así que no son sólo cosa de niños…

ilusion-optica-video-neurociencia

Por eso aquí te mostramos una original ilusión óptica en video que consiste, no en ver algo desvanecerse, sino en ver algo… ¡que ni siquiera existe!

Investigadores de Caltech llevaron a cabo un estudio sobre los efectos que la luz y el sonido tienen en el cerebro, generando una ilusión óptica llamada el Illusory Rabbit, la cual demuestra lo que nuestro cerebro es capaz de hacer –y que no debemos confiar tanto en él–.

Sólo concéntrate en la cruz y cuenta el número de luces que veas debajo de ella:

¿Qué fue lo que realmente viste?

Dos luces. Aunque no lo creas, tu cerebro produjo la tercera luz. Todo es cuestión de la repetición de un mismo acontecimiento. Según la investigadora encargada del estudio y creadora de la ilusión, Noelle Stiles:

Cuando los últimos pares de luz y sonido son presentados, el cerebro asume que debe haber “perdido” una de las luces, porque la asocia al sonido que, no obstante, sí se escuchó. Así que, literalmente, el cerebro se cuenta a sí mismo la historia de que debió de haber “perdido” la luz.

Así, el cerebro puede “inventarse” la luz que en realidad no existió, haciéndonos creer que el patrón visto anteriormente se repitió de manera idéntica y que no verlo fue “su error”. Es por eso que vemos la luz en el mismo lugar donde debía aparecer, según un patrón de repetición que el cerebro asume debido a que, además, lo relaciona al sonido.

Esto es importante para indagar en cómo funciona la predicción y la toma de decisiones a nivel neuronal, y comprueba que ciertas estimulaciones pueden jugar un papel clave en estas conductas cerebrales. 

¿Sigues creyendo que las ilusiones ópticas son cosa de niños?



Investigadores podrían haber hallado cura del VIH

6 pacientes parecen haber eliminado el virus de su sistema, comprobando que la esperanza sigue ahí (después de todo).

Científicos españoles están avanzado hacia lo que sería uno de los hallazgos más importantes de nuestro joven siglo: la cura del VIH. Tras ser sometidos a trasplantes de células madre hace dos años –y bajo ciertas condiciones específicas–, seis pacientes pudieron haber eliminado el Virus de Inmunodeficiencia Humana de su sangre y tejidos.

Así, los científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, encargados de esta investigación especial, podrían haber encontrado por fin la vía hacia la cura del SIDA.

Según la OMS, 37 millones de personas viven con VIH.

Y cada año, cerca de 2,5 millones más son diagnosticadas con VIH.

vih-cura-eliminacion-celulas-madre

Por eso, este hallazgo podría ser trascendental, y más aún para los países en vías de desarrollo y sus habitantes –normalmente más vulnerables económicamente. Y es que más de la mitad de quienes padecen VIH no tienen acceso a la terapia antirretrovírica, lo que les da una esperanza de vida de poco más de 10 años.

¿Por qué encontrar la cura del VIH ha sido tan difícil?

El VIH genera un reservorio viral formado por células infectadas del virus. Estas permanecen en estado latente y  no pueden ser detectadas ni destruidas por el sistema inmune. Por eso los tratamientos antirretrovirales no son capaces de eliminar el virus, sino sólo de contrarrestarlo y evitar que mute en SIDA.

No obstante, el remplazo completo de células receptoras por células madre –procedentes del cordón umbilical y la médula ósea– parecen haber contribuido a la desaparición del VIH en estos primeros seis pacientes. ¿Cómo se llegó hasta aquí?

vih-cura-eliminacion-celulas-madre

El Paciente de Berlín: primer caso de VIH curado

La hipótesis de que las células madre pueden ayudar a la erradicación del VIH proviene de la mutación CCR5 Delta 32 que contenían las células que el paciente Timothy Brown –el “Paciente de Berlín”– utilizó como tratamiento contra la leucemia en 2008. Tras el trasplante, Brown se curó del VIH, pues 11 años después éste no volvió a manifestarse pese a que Brown no volvió a tomar el medicamento antirretroviral.

María Salgado, investigadora de IrsiCaixa, señaló en la investigación publicada por Annals of Internal Medicine:

Nuestra hipótesis era que, además de la mutación CCR5 Delta 32, otros mecanismos asociados con el trasplante influyeron en la erradicación del VIH en Timothy Brown

Por eso, las células de los donantes para los seis pacientes a cargo de  los investigadores españoles no tenían la mutación CCR5 Delta 32. Éstos querían centrarse en otras posibles causas que puedan hacer a las células madre contribuir a la eliminación del VIH.

Los análisis mostraron que 5 de los pacientes ya no presentaban el VIH en sangre ni tejidos, mientras que en el sexto los anticuerpos virales habían desaparecido por completo. El único paciente en el que el reservorio continuó siendo detectable fue el que no había recibido células madre procedentes de médula ósea, sino sólo de cordón umbilical. Además, dicho paciente había tardado más meses en reemplazar todas sus células por las del donante.

Factores comunes y prueba de fuego

vih-cura-eliminacion-celulas-madre

Esto va dejando claro que hay factores asociados al trasplante que son cruciales para la cura del VIH, y no sólo el factor de la mutación CCR5 Delta 32. Uno de ellos es la procedencia de las células madre –que al parecer deben provenir preferentemente de la médula ósea–, así como el tiempo en que se logre el remplazo completo.

Sin embargo, la prueba final vendrá cuando paren el tratamiento antirretroviral. Si el virus no reaparece, entonces podría ser oficial que la cura al VIH se haya encontrado parcialmente, y que en poco tiempo conduzca a encontrar una cura definitiva.

Por eso, los investigadores realizarán en los próximos meses un ensayo clínico controlado, interrumpiendo el tratamiento antirretroviral de los pacientes para comprobar si el virus ha sido definitivamente eliminado.

 

 

 



Las ilusiones ópticas son fascinantes (mira esta que hace desaparecer los colores de tu vista)

Con sólo mirar este video durante 15 segundos, puedes experimentar la magia de un curioso efecto que modifica la percepción visual.

Cualquier ilusión óptica tiene la cualidad de ser fascinante. Cualquier ilusión no sólo nos permite transgredir momentáneamente la realidad, sino que también puede ser una manera de entender cómo funciona el cerebro y los sentidos.

En el caso de la ilusión óptica que te presentamos aquí, el efecto perceptivo podría ser cercano a los míticos estados psicodélicos que pueden provocar, por ejemplo, los estados de profunda meditación. Pero sin más preámbulo, mejor comprueba tú mismo cómo los colores desaparecen al quedarte viendo fijamente un punto central en la siguiente imagen por lo menos durante 10 segundos:

ilusion-optica-colores-desaparecen-troxler-fading

Esta ilusión óptica funciona por un principio llamado Troxler fading, nombrado así por el físico y filósofo suizo Ignaz Paul Vital Troxler, quien descubrió en 1804 que mirar fijamente un elemento en un campo visual puede ocasionar la lenta desaparición de la imagen en cuestión. Esto es conocido como filling-in: cuando experimentamos algo aunque no nos sea dado de manera directamente sensorial.

La ilusión óptica que te compartimos demuestra la existencia de movimientos involuntarios de los ojos, que ocurren incluso cuando nuestra vista parece estar fija en algo. Esto es lo que permite que las neuronas no se desensibilicen frente a los estímulos, ni dejen de enviar señales al cerebro: si no fuera por ello, los conos y las células ganglionares de la retina se adaptarían a todo aquello que enfocáramos, haciéndolo desaparecer lentamente.

El efecto Troxler también aparece en animaciones como la siguiente. Observa fijamente el centro y veras cómo el espacio entre los puntos rosas se vuelve verde y, poco a poco, parece que “borra” los puntos rosas por completo:

Es realmente sorprendente que el mundo, y nuestra percepción de él, dependan de cosas tan extravagantes e insospechadas. Algo en lo que incluso una simple ilusión óptica nos puede poner a pensar.

 

*Referencias: Illusion Index