Los humanos estamos causando la alteración del equilibrio energético de la Tierra, en el sentido más físico posible. La naturalidad con la que funciona el planeta podría llevarnos al grave de error de infravalorar los mecanismos que sustentan su equilibrio. Al no ser conscientes de lo que ocurre a gran escala, quizá por la imposibilidad de pensar en grandes magnitudes y otro tanto de inconciencia, la energía de todo el planeta está experimentando un cambio ¿cuál? 

La vida y naturaleza son perfectas, sorprendentemente nuestro planeta nos cuida y protege de las fuerzas exteriores que podrían causarnos daño. La Tierra constantemente está tratando de equilibrar la energía radioactiva proveniente del Sol. Para cumplir este cometido, tiene varios filtros que, por desgracia, la humanidad ha dañado poco a poco.

equilibrio energético de la Tierra

La capa de ozono es uno de ellos, encargada de filtrar los rayos ultravioletas, se mantiene en equilibrio alimentándose de ellos. Lo hace a través de la disociación de moléculas de oxígeno y formando otras de ozono, como si de un proceso dialéctico y sempiterno se tratara. Pero la Tierra tiene otras formas de desviar la radiación solar; aquella que llega hasta la superficie terrestre, caliente el planeta y luego se emite en forma de energía térmica de regreso al espacio.  

Lamentablemente tanto la capa de ozono como el libre tránsito de la energía térmica hacia el espacio, se han visto severamente afectados por las actividades antropogénicas. La emisión de gases de efecto invernadero alteran este equilibrio energético de la Tierra. Esto porque forman nubes que impiden que la energía térmica producida por el calentamiento de la superficie terrestre, regrese de nuevo al espacio.

equilibrio energético de la Tierra
Laboratorio de imágenes conceptuales del Centro de vuelos espaciales Goddard de la NASA

Por el contrario, la energía queda atrapada en los gases tóxicos y se devuelve de nuevo a la superficie, lo que ocasionará que el planeta se caliente cada vez más en una espiral sin salida. A este proceso donde la Tierra absorbe más energía térmica de la que es capaz de liberar, se conoce como forzamiento radiativo. Un nuevo estudio de la NASA ha confirmado que el forzamiento radiativo va en aumento como consecuencia de las actividades humanas.

“Este es el primer cálculo del forzamiento radiativo total de la Tierra utilizando observaciones globales, teniendo en cuenta los efectos de los aerosoles y los gases de efecto invernadero”, explicó el Dr. Ryan Kramer, líder de la investigación. “Es una evidencia directa de que las actividades humanas están provocando cambios en el presupuesto energético de la Tierra”, agregó.

forzamiento radiativo
NASA

Forzamiento radiativo en aumento

Clouds and Earth’s Radiant Energy System (CERES), es un programa de la NASA que desde 1997 ha ayudado a estudiar el flujo de radiación en la parte superior de la atmósfera terrestre. Distintos instrumentos CERES circundan el planeta y en conjunto miden cuánta energía ingresa a la Tierra, y cuánta egresa de ella, lo que se conoce como la variación neta general de radiación.

forzamiento radiativo
Esta imagen muestra cómo la diferencia entre la energía de onda corta entrante y reflejada (energía solar absorbida) se puede comparar con la radiación de onda larga emitida para determinar el cambio neto de energía de la Tierra.
Créditos: Estudio de visualización científica de la NASA

Para lograr conocer el forzamiento radiativo, los expertos calcularon cuánto del desequilibrio de la energía terrestre, fue causado por las fluctuaciones naturales. Incluyeron factores como el vapor de agua, nubes, temperatura y la reflectividad de la superficie de la Tierra. Posteriormente calcularon la diferencia de este resultado con la variación neta de radiación y obtuvieron el crecimiento del forzamiento radiativo generado por el hombre.

Según sus conclusiones, los humanos somos responsables de que el forzamiento radiativo de la Tierra aumentara en 0.5 watts por metro cuadrado entre 2003 y 2018. Detrás de este aumento se encuentran principalmente las emisiones de gases de efecto invernadero. Aunque también la reducción de gases reflectantes naturales de la atmósfera, tiene un papel importante.

equilibrio energético de la Tierra
NASA

Los daños ocasionados al planeta por el estilo de vida de los humanos, una vez más salen a relucir y las consecuencias son inminentes. El calentamiento global sigue en aumento, tan sólo el año 2020 tuvo una temperatura media 1.02 °C más elevada que la referencia histórica de 2016.

Referencias:
Kramer, R. He, H. Soden, B. Oreópoulos, L. Myhre, G. Foster, P. Smith, C. (2021). Observational evidence of increasing global radiative forcing. Geophysical Research Letters. DOI

Sigue leyendo: El Océano Ártico podría quedar libre de hielo para el 2055 (necesitamos actuar)