Una investigación de 2017 demuestra que los humanos están perdiendo la capacidad de procrear y nos encaminamos hacia una humanidad infértil para 2045. La profesora en medicina ambiental Shanna Swan, ha encendido las alarmas para hacer visible la creciente problemática de infertilidad que ya aqueja a millones de personas en el mundo.

Infertilidad en el mundo va en aumento

Según la Organización Mundial de la Salud, la infertilidad afecta a millones de personas en edad reproductiva. Sus estimaciones sugieren que 186 millones de personas viven con infertilidad en el mundo. Estipula que la infertilidad “es una enfermedad del sistema reproductivo masculino o femenino definida por la imposibilidad de lograr un embarazo después de 12 meses o más, de relaciones sexuales sin protección”.

humanidad infértil

Por su parte Shanna Swan, formó parte de la investigación de 2017 que ahondó en el análisis de infertilidad en países occidentales. En ella se descubrió que el recuento de espermatozoides entre hombres, se redujo en más del 50% en las últimas décadas. Swan, preocupada por esta situación, además lanzó un libro titulado Count Down (Cuenta regresiva), que profundiza en cómo y por qué los humanos están perdiendo la capacidad de procrear.

fecundación in vitro

Según Shanna, la creencia popular es que la infertilidad se debe al retraso en la maternidad o al estilo de vida. Sin embargo, ella está profundamente convencida de que hay factores químicos que inciden directamente en la infertilidad generalizada en la población, que nadie quiere ver.

“Los productos químicos juegan un papel causal importante”.

Swan argumenta que los productos químicos juegan un papel causal importante. Sobre todo aquellas sustancias que interfieren o imitan las hormonas sexuales del cuerpo. Además, también incluye dentro de la lista roja a los ftalatos, utilizados en la creación de plásticos.

comemos plásticos

“Los ftalatos, que se utilizan para hacer que el plástico sea suave y flexible, son de suma importancia. Están en todo el mundo y probablemente estemos expuestos principalmente a través de los alimentos, ya que utilizamos plástico blando en la fabricación, procesamiento y envasado de alimentos”, explica Swan.

Los ftalatos tienen la característica de disminuir la testosterona cuando entran en el cuerpo. Por lo tanto, podrían ser los culpables de la dramática reducción de recuento de espermatozoides en hombres. Las mujeres no están a salvo, estos compuestos también ocasionan insuficiencia ovárica prematura, abortos espontáneos y nacimientos prematuros.

Humanidad totalmente infértil 

Las cifras no son para nada alentadoras, desde la perspectiva de Swan, la infertilidad representa una amenaza para la subsistencia de la raza humana. Según ella, proyecta que para 2045 tendremos una humanidad completamente infértil y habremos perdido en su totalidad la capacidad de procrear.

La visión de la investigadora quizá suena más a futurismo y ciencia ficción que realidad, no obstante, es una verdad con la que debemos tener cuidado. El uso de plásticos dentro de la industria alimenticia debería estar regulada. Productos como el teflón, el BPA utilizado en botellas y latas, así como los ftalatos representan una gran amenaza para el organismo. Debemos tener cuidado de dónde provienen los alimentos que consumimos y apegarnos a lo más natural posible.

botellas con BPA

Referencias: 
Levine, H. Jørgensen, N. Martino-Andrade, A. Mendiola, J. Weksler-Derri, D. Mindlis, I. Pinotti, R. Swan, S. Temporal trends in sperm count: a systematic review and meta-regression analysis, Human Reproduction Update, Volume 23, Issue 6, November-December 2017, Pages 646–659. DOI

Sigue leyendo: BVO: químico causante de infertilidad, presente en refrescos y bebidas energetizantes