Un informe de Human Rights Watch denuncia el abuso de los policías chilenos en las recientes manifestaciones. Los errores de los carabineros han sido graves y las denuncias de los ciudadanos son preocupantes: hay un excesivo uso de la fuerza y violencia sexual.

A través de su máximo representante, José Miguel Vivanco, la ONG informó que se ha hecho un llamado “urgente” al presidente Sebastián Piñera sobre el comportamiento de los policías chilenos.

chile-carabineros-manifestaciones-human-rights-watch
Agencia Uno

“Los abusos durante el período de detención y las graves lesiones sufridas por cientos de manifestantes ocurrieron en gran medida debido a las falencias estructurales para asegurar una adecuada supervisión y rendición de cuentas por las actuaciones de carabineros, que ya existían antes de las manifestaciones del último mes” –HRW.

Chile se ha sumado a la lista de países en Latinoamérica con una intensa jornada de manifestaciones. La injusticia y la opresión policíaca se han vuelto formas sencillas de esconder el hartazgo social. La libertad de salir a las calles sin ser amedrentado es una práctica en extinción.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos tiene 442 denuncias por violaciones de derechos humanos; entre ellas, 341 por señalamientos de tortura y 74 por denuncias de abusos sexuales. Los testimonios apuntan al uso de gases lacrimógenos, atropellamiento con vehículos oficiales, perdigones de plomo y despojamiento de ropa. 

Lorena Recabarren, subsecretaria de Derechos Humanos, declaró que el gobierno de Chile recibía con dolor y preocupación las denuncias presentadas. Asimismo, señaló que el “gobierno ha comprometido todos sus esfuerzos para que estos hechos sean investigados de forma transparente por el ministerio público y juzgados por los tribunales de justicia”.

 

Presión internacional sobre violencia de policías chilenos 

Human Rights Watch llegó a Chile con el propósito de ser un denunciante externo de la situación que vive ese país desde el 18 de octubre pasado. Y lo único que han observado son una serie de “golpes feroces” a los manifestantes.

Chile vive una ola de descontento provocada por la desigualdad económica y el abandono de la protección social. En ocasiones suena absurdo pedir el apoyo de organizaciones internacionales cuando la violencia es tan latente y visible, pero si los gobiernos generan un espacio para que otro venga y les diga lo que tienen que arreglar, entonces será bienvenido. 

chile-carabineros-human-rights-watch-denuncias
AFP

Parecería que sólo la opinión externa importa: lo que los otros digan de nosotros o lo que el mundo pueda pensar. La presión internacional causa un efecto distinto a la presión interna. Pero esto no quiere decir que las manifestaciones no funcionen, ya que éstas son un recordatorio del poder colectivo.

Son una oportunidad de que la conciencia ciudadana crezca, de que los representantes sepan que algo se está haciendo mal y que es necesario escuchar, prestar atención a lo que sucede fuera de ellos y equilibrar la balanza. 

 

Sigue leyendo: Kit de Libertad de Expresión: participa en manifestaciones en todo el mundo a través de este cartel interactivo