Hacer un huerto en interiores no es nada complicado, pues no todas las plantas necesitan un jardín, estar bajo el sol o en espacios abiertos. De hecho, existen muchas especies que bien podrían convertir en un jardín nuestra casa, departamento u oficina. 

Un huerto en interiores es la oportunidad de crear un vínculo más profundo y cercano con las plantas, y de paso producir tu propia comida. Ya sea porque no tienes espacio, un jardín o porque los exteriores no son adecuados, cualquier excusa es perfecta para desarrollar un huerto de potencial ilimitado.

como-hacer-huerto-urbano-consejos-tips-guia

Más allá de la decoración: consejos para construir o crear desde cero un huerto en interiores

Las plantas no funcionan sólo como elementos decorativos, también son ideales para ayudarte a mejorar tu dieta. Un huerto en interiores garantiza que lo que consumes es de la mejor calidad, pero como sabemos que puede ser difícil desarrollar un jardín sin experiencia, te damos 7 consejos para que lo desarrolles con éxito.

Pero antes, y para recordar la importancia de cosechar parte de tu alimento, checa aquí cuáles son las frutas y verduras que más pesticidas tienen:

 

1. Elige lo que vas a plantar 

Hay alimentos como el brócoli, papas, lechuga, tomates, setas, chícharos y varios más, que se adaptan muy bien a los interiores y disfrutan crecer en ellos. 

plantas-organico-siembra-semillas-huerto

Lo único que deberás hacer es colocar contenedores cerca de las ventanas o en prácticamente cualquier espacio de tu casa (menos el baño) con las semillas que elegiste. No dejes muy escondidas las macetas porque puedes olvidar regarlas, trata de que estén a la vista. 

 

2. Únete a una comunidad de jardines 

Si no estás seguro de cómo iniciar tu jardín de interiores, acércate a una comunidad que se especialice en esos espacios. 

El proceso puede ser más sencillo si te unes a personas que ya tengan su jardín o huerto, ya que éstas podrán darte recomendaciones sobre el proceso de siembra o sobre cualquier otro detalle del que no estés seguro. 

 

3. Comparte los espacios 

Si tienes un buen espacio en tu apartamento o ves que alguien busca personas para que se hagan cargo de su jardín, hazlo. 

Hay personas que están dispuestas a ceder espacios en sus jardines u otros lugares para sembrar alimento siempre y cuando tengan acceso a los productos que se obtienen. 

huerto-interiores-plantas-casa-alimentos

Es una especie de trueque: intercambia aquello que tienes por lo que los demás necesitan y viceversa. Un tipo comercio que se remonta a tiempos prehispánicos, ¿lo sabías? 

 

4. Intégrate a grupos especializados 

Afiliarte a una comunidad especializada o a alguna institución relacionada con la producción de alimentos puede brindarte los materiales y ayuda que necesites: semillas de calidad, intercambio de productos y conocer gente con experiencia en el campo. 

 

5. Usa la tecnología

La tecnología no es sinónimo de contaminar o adulterar, aunque tienes que elegir bien los instrumentos para evitar corromper el proceso natural. Vegetales, frutas o hierbas, o lo que sea que quieras producir, puede acompañarse de tecnología bien desarrollada con el objetivo de mejorar el proceso y ahorrar en otros insumos. 

 

6. Voluntario en otros jardines 

La mejor forma de explorar este proyecto es acercándote a aquellos con más experiencia. Sé voluntario en otros jardines, aprende de la forma en que llevan sus huertos, platica con los productores y ve mejorando tus habilidades. 

Participa en ferias, mercados, exposiciones o venta de alimentos para conocer las nuevas formas de consumo y fíjate muy bien en todo lo que puedes mejorar y ofrecer.

 

7. Visita mercados con productos locales

La mejor prueba de que estos huertos interiores funcionan es porque los integrantes de los mercados locales viven y mueven la economía local a través de ellos. 

Producir el propio alimento ayuda contrarrestar el consumo masivo y sin conciencia, además que desarrollas un posible negocio sustentable que no sólo trae beneficios para ti, sino también para aquellos con quien lo compartes.