El próximo domingo 28 de marzo de 2021, tendremos que adelantar nuestros relojes una hora para sincronizarnos con el horario de verano. Perderemos una hora de sueño, pero a cambio hay un beneficio de por medio.

El objetivo principal del horario de verano, es reducir el tiempo transcurrido entre el atardecer y el momento en el que nos vamos a dormir. Esta reducción de tiempo implica el aprovechamiento de una hora de luz natural cada día durante la tarde y así se reduce el uso de energía eléctrica. Pero el ahorro de energía también está sujeto a otros factores, sólo es posible en verano en las zonas templadas, donde los días son más largos y es posible iniciar las actividades humanas con luz natural, pese al cambio de horario. De ahí que no todos los países implementen este cambio en sus relojes.

Defensores y detractores

Pese a que muchos argumentan que el horario de verano nos permite ahorrar energía, existen detractores que no le ven sentido y, de hecho, representa un debate mundial. Como sea, muchos países siguen implementando este cambio. Se utiliza en América del Norte, Europa (excepto Rusia), Chile, Paraguay, Cuba, Las Bahamas, Haití y algunos países de Oceanía. El resto del mundo no lo aplica.

horario de verano

¿Cuándo debemos adelantar el reloj?

El horario de verano no comienza el mismo día para todas las naciones, depende de la latitud donde se encuentren, será el momento indicado para aplicar el cambio en el reloj. En el caso de México, el cambio de horario comenzó desde el 14 de marzo, aunque únicamente en los 33 municipios de la franja fronteriza norte del país, repartidos entre Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

cambio de horario de verano

El resto del país, exceptuando Sonora y Quintana Roo, deberá hacer el ajuste en sus relojes el día 4 de abril a las 02:00 horas, tiempo del Centro de México. Momento en el que debemos adelantar una hora en nuestros relojes.

El horario de verano de 2021, como cada año, tendrá una duración de seis meses: de abril a octubre, en donde podremos aprovechar en mayor medida la luz natural. Este lapso de seis meses es el momento idóneo para cumplir el objetivo principal del horario de verano: ahorrar energía. 

Origen del horario de verano

El pionero que lanzó la idea al mundo fue el inglés William Willett, un constructor que concibió el horario de verano mientras divisaba el amanecer durante un paseo a caballo en 1905. En ese instante, Willett se sorprendió al comprender que la mayoría de los londinenses dormían durante la mejor parte de un día de verano.

amanecer

Más tarde publicó la propuesta de implementar un cambio de horario durante el verano, de esta forma las actividades humanas iniciarían una hora antes y así se aprovecharía la mejor parte del día durante esta época. Pese a su entusiasmo, la idea no se aplicó de inmediato, tuvieron que transcurrir casi 10 años para que alguien la tomara en cuenta.

El horario de verano se aplicó por primera vez un 30 de abril de 1916, en Alemania, en plena Primera Guerra Mundial. Posteriormente Reino Unido y muchos de los países europeos siguieron el ejemplo del país germano. Dos años más tarde, Estados Unidos se unió al cambio de horario de verano.

Sigue leyendo: ¿Y si elimináramos el tiempo? Países europeos buscan hacerlo